Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Repsol renace en bolsa por la reducción de la deuda y la subida del petróleo

Bolsamanía Bolsamanía 05/09/2016 Marco Collado

Las empresas petroleras están viviendo uno de sus momentos más difíciles de los últimos años, y es que los bajos precios del petróleo han puesto contra las cuerdas a muchas de ellas. En el caso de la española Repsol, estas condiciones le han llevado a reestructurar su negocio, teniendo que afrontar una serie de desinversiones para mantener su solvencia. El mercado ya lo está premiando.

De hecho, la petrolera ya negocia la venta de parte de su participación en Gas Natural. Tiene un 30% de la gasista y ahora pretende vender un 10%. A pesar de que se lleva especulando ya tiempo con esta posibilidad, era el pasado jueves cuando la propia compañía confirmaba que está en negociaciones para llevar a cabo la operación, lo que aportaría unos 2.000 millones de euros a sus arcas. Con este dinero seguiría fortaleciendo su balance y reduciendo su deuda. O lo que es lo mismo, afianzaría su solvencia, que es lo que pedían los agentes de calificación para no rebajar su rating.

Al mercado esta evolución le convence. Durante lo que va de año, las acciones de la empresa avanzan hasta los 12,52 euros, lo que ha supuesto una subida del 25%. Además, la recuperación de los precios del petróleo, que han pasado de los 28 a los 47 dólares (+70%), mejora sus perspectivas para los próximos meses.

La petrolera española es uno de los valores que más suben en este 2016, gracias, en gran parte, a que se está cumpliendo el plan estratégico 2016-2020 presentado por Repsol en octubre de 2015. Esta hoja de ruta se centra en la reducción de la deuda a través de desinversiones y reordena el sistema productivo para ser más eficientes. Tras estas modificaciones esperan poder producir en beneficios a partir de un nivel de precios más baratos en los próximos años.

© Proporcionado por Bolsamanía

"El mercado está viendo que la compañía está cumpliendo sus compromisos, y eso está siendo un factor determinante en la reacción de las acciones", subrayan fuentes del mercado que prefieren no ser citadas.

La marcha del petróleo también está ayudando al rebote. Haciendo un seguimiento de los precios del crudo durante este último año, se observa una correlación casi perfecta entre el precio del barril Brent y el de las acciones de Repsol. A estos niveles de cotización del crudo, donde muchas de las petroleras se encuentran cerca de su punto de ‘breakeven' (nivel a partir del cual generan beneficio), la influencia sobre las cuentas de la empresa es determinante. Pablo García, analista de Alphavalue, destaca que “el quid de la cuestión es la oferta. Con los beneficios a la baja y los elevados pay-out el sector se enfrenta a una situación financiera algo compleja, pero las valoraciones son aceptables”.

En los últimos resultados presentados para el segundo trimestre del año, la petrolera ha mostrado una caída del beneficio neto del 29,8% con respecto al mismo trimestre de 2015. Este resultado ha ido acompañado de un aumento de la producción de petróleo del 21,3% con respecto al mismo periodo de 2015.

Atendiendo a las recomendaciones de los principales brókers, sólo un 7,9% de ellos recomienda vender, mientras que un 31,6% invita a comprar acciones de la petrolera. El consenso de analistas establece un precio objetivo de 12,33 euros, según Bloomberg, por debajo de los 12,52 euros a los que ha cerrado este lunes.

En cuanto al petróleo, son muchos los analistas que establecen el precio de equilibrio del barril Brent en torno a los 45-50 dólares. Es el caso de Goldman Sachs, que prevé que el crudo se mantendrá en estos niveles hasta el próximo verano. Además muestra su preocupación por la sobreproducción mundial, la cual no tienen claro hasta cuándo durará. Desde Alphavalue creen que el precio “se estabilizará para cerrar 2016 en torno a los 50 dólares por barril, 55 dólares en 2017, 60 dólares en 2018 y para 2019, 70 dólares”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon