Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Revolución en las carteras de inversión: ¿se ha vuelto el mundo de las acciones y bonos del revés?

Bolsamanía Bolsamanía 14/07/2016 Bolsamanía

La línea de acción de los inversores está cambiando. Así lo constatan los expertos, que explican que en las carteras de inversión ahora se pueden encontrar acciones y bonos casi por igual. La deuda gubernamental se ha convertido en una opción atractiva dada su baja rentabilidad, sostenida por los bancos centrales, aunque los analistas creen que puede acabar por convertirse en un 'brebaje venenoso'. ¿Se ha vuelto el mundo del revés?

En concreto, según recoge Marketwatch, la demanda de acciones de las empresas que ofrecen altos dividendos y de los bonos con una rentabilidad muy baja, e incluso negativa, ha revolucionado el uso tradicional de estos productos en las carteras de inversión. "Los inversores están comprando bonos para revalorizar el capital y acciones para lograr ingresos. El mundo se ha vuelto del revés", ha dicho James Abate, jefe de inversiones en el Centro de Gestión de Activos de LLC.

Este cambio, según Abate, se ha impulsado ante el estímulo de los bancos centrales, que han inflado el precio de los bonos gubernamentales en todo el mundo, llevando los rendimientos de cerca de 12 billones de dólares de deuda pública a territorio negativo. Y mientras el rendimiento de los bonos cae, las acciones están rentando más que la deuda soberana, estimulando la demanda de títulos de las empresas que ofrecen ingresos sostenibles en la forma de pago de dividendos. "Es un brebaje venenoso que los bancos centrales siguen sirviendo".

© Proporcionado por Bolsamanía

Los rendimientos de los bonos corporativos se encuentran actualmente cerca de mínimos históricos, mientras que las acciones de las empresas consideradas como las 'aristócratas de los dividendos', aquellas que han aumentado los dividendos durante al menos 25 años consecutivos, no dejan de subir.

¿Y QUÉ PASA CON LOS BONOS CORPORATIVOS?

Por su parte, el mercado de los bonos corporativos también llama la atención. Aunque la rentabilidad de estos bonos también ha caído, y pese a que una encuesta de Jefferies muestra que al menos una tercera parte de las acciones del S&P 500 ofrecen mayores rendimientos por dividendo que los bonos de la misma empresa, los inversores siguen comprando deuda corporativa. "La demanda parece ser insaciable", ha dicho Aaron Kohli, estratega de tasas de interés en BMO Capital Markets.

Este experto dice que la estrategia de los inversores es comprar bonos con la intención de venderlos posteriormente a un precio más alto. Sin embargo, lo que está impulsando la baja rentabilidad de los bonos es la acción de los bancos centrales, por lo que esta estrategia, sólo puede funcionar a corto plazo. Tal y como explica Chris Molumphy, presidente de inversiones de grupo de renta fija de Franklin Templeton, a largo plazo seguir por esta vía podría ser peligroso, ya que "los bonos deben ser comprados principalmente para la diversificación y la reducción de riesgo de la cartera y sólo secundariamente para la previsión de precios más altos".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon