Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rosberg, a punto de atropellar a un comisario durante el GP de Singapur de Fórmula 1

Bolsamanía Bolsamanía 19/09/2016
Un comisario corre en el circuito de Singapur, mientras Rosberg se aproxima. © EFE Un comisario corre en el circuito de Singapur, mientras Rosberg se aproxima.

La noche de Singapur volvió a acoger uno de los Grandes Premios del año en la Fórmula 1. La carrerra protagonizada por la rivalidad, los adelantamientos y una nueva victoria para los Mercedes, en este caso para el alemán Nico Rosberg, tuvo en la vuelta tres uno de los momentos más tensos del fin de semana. Un comisario estuvo a punto de ser arrollado por el monoplaza del ganador del Gran Premio justo en el momento en que la carrera era relanzada tras el accidente de Nico Hulkenberg.

La salida en Singapur suele ser uno de los puntos más peligrosos del Gran Premio en cada edición y este año no fue diferente. Tras apagarse el semáforo los monoplazas arrancaron y antes de llegar a la primera curva, el alemán Nico Hulkenberg vio como su Force India acababa contra el muro de boxes. Un toque con el Toro Rosso del español Carlos Sainz daba al traste con las opciones del alemán que estuvo a punto de llevarse por delante al holandes Max Verstappen que con su mala salida fue el causante del giro de Sainz y el choque de Hulkenberg.

Tras el accidente, la dirección de carrera sacó a pista el Safety Car que tras dos vueltas rodando abandono el asfalto para dar comienzo de nuevo al Gran Premio. En el relanzamiento se vivió sin duda uno de los momentos más tensos y comprometidos de todo el fin de semana. Cuando el pelotón se encaminaba hacia la primera curva un comisario fue sorprendido recogiendo aún los últimos trozos de fibra de carbono del Force India de Hulkenberg. La rápida reacción del mismo y su carrera hacia el muro evitaron una tragedia mayor.

Rosberg gana y Alonso es séptimo

El piloto alemán Nico Rosberg (Mercedes) se ha impuesto este domingo en la carrera del Gran Premio de Singapur, que se disputa este fin de semana en el Circuito de Marina Bay, y ha recuperado el liderato del Mundial tras una dura lucha con el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull), mientras que los españoles Fernando Alonso (McLaren) y Carlos Sainz (Toro Rosso) han finalizado en séptima y decimocuarta posición, respectivamente.

Con este resultado, el germano, que iniciaba el fin de semana a dos puntos del británico Lewis Hamilton (Mercedes), recupera la cabeza del Mundial. Mientras, el australiano Daniel Ricciardo, segundo este domingo, afianza su tercera plaza en el campeonato por delante del alemán Sebastian Vettel (Ferrari), que tras salir último por cambiar su caja de cambios sólo pudo ser quinto. Hamilton, tercero, se despide del liderato.

Bajo la noche singapurense y entre los rascacielos que inundan el trazado urbano del país asiático, Rosberg mantuvo la posición de privilegio conseguida el sábado en una salida marcada por la incomparecencia del francés Romain Grosjean (Haas); el equipo del galo no fue capaz de solucionar los desperfectos en su monoplaza tras el accidente sufrido el sábado en la sesión de calificación.

Tras apagarse los semáforos, el alemán Nico Hulkenberg (Force India), que salía por delante de Alonso, se iba contra el muro y provocaba la presencia del primer coche de seguridad; en el accidente se tocaba con Sainz, lastrado una posición, mientras que el asturiano, en una gran salida, ascendía cuatro puestos hasta el quinto.

El madrileño veía entonces la bandera negra y naranja, que obliga, por motivos de seguridad, a pasar por boxes; allí, los mecánicos le retiraban la pieza rota y le ponían neumáticos superblandos. Lejos de la lucha de los españoles, el líder de la carrera era advertido por radio de que debía cuidar los frenos, mismo mensaje que recibía su compañero Lewis Hamilton. Ferrari aprovechó la información para pedirle al filandés Kimi Raikkonen que presionase al británico.

Sin embargo, la gran lucha la protagonizaban el ruso Daniil Kvyat (Toro Rosso) y el holandés Max Verstappen (Red Bull); desde garajes, Toro Rosso instaba a su piloto a dejarse pasar por el representante del 'hermano mayor', apelando a que su pelea debía ser con Alonso, pero el ruso, descendido esta temporada en favor del neerlandés, se resistía. Verstappen optaba entonces por realizar un 'undercut' sobre Kvyat, a la vez que Sainz ponía blandos para tratar de ir hasta el final de la carrera.

Error de Ferrari

A continuación, pasaban por garajes, para cambiar también a gomas amarillas, Rosberg y Raikkonen. De hecho, el escandinavo había superado, una vuelta antes -33-, a Hamilton, y con su parada en boxes pretendía evitar el 'undercut' del piloto inglés. Así, Hamilton trocó neumáticos sólo una vuelta más tarde.

Por delante del duelo anglo-finlandés, el australiano Ricciardo marchaba con una cómoda ventaja de diez segundos sobre el campeón del mundo de 2007 y a menos de cinco de Rosberg, una presión que debería soportar hasta el final de la carrera.

A menos de 15 vueltas para el final, Ferrari erró estrepitosamente su estrategia; con 35 segundos de ventaja para el finlandés, Hamilton paró y en la 'Scuderia' cundió el pánico, obligando a Raikkonen a pasar por garajes y provocando que perdiese la posición. Con menos velocidad punta, el piloto del 'Cavallino Rampante' había perdido el podio.

En la cabeza Rosberg cedía tiempo con sus desgastados neumáticos blandos; Ricciardo, a 25 segundos, se acercaba a una media de tres segundos con superblandos. A siete vueltas, se situaba a sólo once segundos. Sin embargo, el germano consiguió aguantar su envite e imponerse por menos de medio segundo.

El podio lo cerró Hamilton, por delante de Raikkonen, Vettel y Verstappen. Alonso, que iniciaba noveno, logró terminar en séptima posición, mientras que Sainz se vio lastrado por los problemas de su coche y terminó decimocuarto tras salir sexto.

MÁS EN MSN

-Por qué Alonso vale su peso en oro en la Fórmula 1

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon