Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Santander neutraliza el impacto de la reestructuración, el PPI británico y el petróleo

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 25/01/2017 Rubén J. Lapetra

Banco Santander cosechó en 2016 un beneficio atribuido de 6.204 millones de euros, un 4% más que el año anterior, gracias al fuerte crecimiento de los ingresos por comisiones, la mejora de la concesión de crédito y el fuerte crecimiento registrado en Brasil (+9,5%), su primer mercado con el 21% de los beneficios. Los resultados anuales presentados este miércoles por la entidad baten las previsiones de los analistas, según el consenso de Factset.

La mayor entidad financiera española ha salvado con solvencia varios de los obstáculos que afrontó en 2016, como las provisiones realizadas por su exposición a la deuda del negocio petrolero en EEUU, la dotaciones por el PPI británico y los ajustes de estructura y plantilla realizados en España. También el escenario de tipos negativos al que se enfrenta la banca en Europa. Su margen de intereses se redujo un 3,4%, hasta 31.089 millones de euros, debido a su presencia en mercados con tipos de interés más altos como Brasil o México, que suponen un tercio de su negocio.

PPI EN REINO UNIDO Y REESTRUCTURACIÓN

La entidad que preside Ana Patricia Botín destaca que la debilidad de las divisas de México (el peso ha caído un 20% desde la elección de Trump) o de la libra esterlina (acumula un desplome del 16% desde el Brexit de junio de 2016) han golpeado su cuenta de resultados en ambos países, que agrupan cerca de un tercio (28%) de las ganancias de la entidad en el 2016. En 2015, Santander tuvo que provisionar 600 millones por el Payment Protection Insurance (PPI), un seguro privado de desempleo o baja por enfermedad que es objeto de reclamaciones colectivas en Reino Unido, mientras que en 2016 añadió otra provisión negativa de 137 millones.

En el cuarto trimestre estanco, Santander registró un beneficio atribuido de 1.598 millones de euros frente a los 25 millones de la recta final de 2015, cuando el banco incorporó varios impactos negativos extraordinarios derivados del citado PPI y deterioro de activos intangibles (Software), una de las decisiones estratégicas realizadas por Botín en el frente tecnológico. En 2016, la principal partida negativa fueron los 475 millones de euros asociados a la reestructuración del banco en forma de plan de bajas y cierre de sucursales.

Dentro de Europa, España representa un 12% de los beneficios del banco, con una ganancia atribuida en Santander España en 2016 de 1.022 millones, un 4,6% más. En términos globales, la entidad ganó 355.673 accionistas a lo largo de 2016, un 10% más hasta los 3,93 millones, mientras que redujo su plantilla en un 2,8% (5.371 empleados), hasta 188.492. El número de oficinas activas de la entidad al cierre del ejercicio descendió a 12.235, un 6% menos (795).

© Proporcionado por Bolsamanía

INCERTIDUMBRE EN MÉXICO Y EEUU

Pero si hay un mercado que sigue chirriando para Santander en el último año es el de EEUU, en el que la entidad tiene una fuerte posición en el sector de financiación al automóvil y cuenta con presencia en banca comercial a través del antiguo Sovereign. El beneficio de la entidad en EEUU -que supone el 5% de los beneficios del grupo- se desplomó un 41% respecto a 2015, hasta los 395 millones.

Santander acusa también el mal comportamiento de su filial en EEUU a las inversiones en “tecnología y experiencia del cliente” para cumplir con los “objetivos regulatorios e internos”, en tanto que su filial Scusa “está cambiando su mix de negocio” para reducir el riesgo. La entidad dotó 32 millones por un reajuste contable allí. Al sur y al otro lado de la frontera, Santander sufrió en sus carnes el desplome del 20% en el peso mexicano desde que Donald Trump ganó las elecciones en EEUU y han comenzado a deteriorarse las perspectivas de la economía azteca.

2017, LANZAMIENTO DEL NUEVO OPENBANK

Entre las prioridades destacadas para 2017, la entidad financiera se plantea avanzar en su transformación digital y alcanzar los 17 millones de clientes vinculados. En Brasil, con el lanzamiento de una cuenta digital y tarjeta para personas no bancarizadas, mientras que en España, Santander preanuncia el lanzamiento del nuevo Openbank, su buque insignia en banca digital, cuya puesta en marcha está prevista en el segundo trimestre de este año. El número de clientes digitales en 4,3 millones, hasta 20,9 millones.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon