Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Schroders se cubre y abre cortos sobre Indra en plena OPA sobre Tecnocom

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 03/02/2017 Rubén J. Lapetra

Entre fondos anda el juego. Schroders, la gestora británica de fondos de inversión, ha comunicado a la CNMV la apertura de una posición bajista sobre la compañía española Indra que se extiende al 0,6% del capital, casi 1 millones de acciones, que a los precios actuales valen unos 10 millones de euros. La firma cuenta con el 3% del accionariado de la compañía de defensa y sistemas de información.

Ahora Schroders ha decidido blindar su participación con una posición bajista, que se revaloriza con la caída de la cotización del activo. La firma británica cuenta desde el pasado 20 de enero con una participación en la compañía del 3%, cuyo valor en bolsa roza los 50 millones a los precios actuales de cotización. Se trata de la misma firma que aparece en el capital del grupo que preside Fernando Abril-Martorell entre los inversores estables de la empresa junto a fondos como T-Rowe (3%), Fidelity (10%), la familia March, a través de Corporación Financiera Alba (10%) o el Estado, a través de la SEPI, con un 20%.

El movimiento de la gestora -que tiene las acciones de Indra a través de distintos fondos- sigue los pasos del Norges Bank, el custodio del fondo soberano noruego, que ha realizado un préstamo de acciones masivo en Indra, como informó el miércoles Bolsamanía. Es la antesala de las posiciones bajistas, ya que algunas operativas bajistas requieren del préstamo de acciones para venderlas y recomprarlas más adelante a un precio inferior, obteniendo la diferencia. Los inversores institucionales son habituales en este tipo de movimientos bidireccionales, ya que presencia en los accionariados de empresas cotizadas se produce con vocación de largo plazo.

Por ejemplo, a cambio del préstamo, Norges Bank cobra una remuneración fija a un plazo determinado, que se suma a los dividendos o revalorización potencial que pueda tener la acción -en este caso, Indra- que ha comprado. Por tanto, los noruegos saben que pueden reclamar la devolución de las acciones en préstamo y la cotización subirá porque obligarán a los inversores bajistas a recomprar las acciones al precio al que estén.

TECNOCOM, EN EL PUNTO DE MIRA

© Proporcionado por Bolsamanía

Los movimientos de Schroders y Norges Bank se producen antes de la presentación de resultados anuales de Indra, el próximo 27 de febrero, y en pleno proceso de adquisición de Tecnocom, sobre la que lanzó una OPA en 2016. Indra está pagando 4,25 euros por acción, lo que valora la compañía en 305 millones de euros. La operación se instrumenta mediante una dinero en efectivo (60%) y acciones de Indra (40%).

Pero este movimiento comprador no ha pasado desapercibido para algunos inversores oportunistas, que esperan pescar algo más. El mes pasado, Goldman Sachs declaró su presencia en el capital de Tecnocom a través de derivados financieros, con el 1,68% de la empresa y 1,258 millones de acciones. Días después hizo lo mismo el fondo francés Syquant Capital ha declarado una participación del 3,06% en el capital de Tecnocom a través de CFDs (contratos por diferencias).

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon