Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Se buscan banqueros centrales para manejar los tipos en la 'era Trump'. Razón: Reserva Federal

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 14/02/2017 Pedro Calvo

Yellen comparecerá este martes ante el Senado. El mercado seguirá con atención sus palabras para saber si arroja nuevas pistas sobre el futuro de los tipos de interés en EEUU. Aunque habrá otros temas. Principalmente uno: las sillas vacías existentes en el centro de operaciones del banco central de la mayor economía del mundo.

Ese centro de operaciones recibe el nombre de Junta de Gobernadores. Normalmente, debería contar con siete miembros. Pero estos tiempos se ve que tienen poco de normales, porque ahora sólo cuenta con cinco. Y contará uno menos. Uno de sus componentes, David Tarullo, anunció el pasado viernes que lo deja. Aunque su mandato no expiraba hasta enero de 2022 -y en ese momento aún podría haber sido elegido para otro mandato propio de 14 años-, comunicó que se marchará "el 5 de abril o en torno a esta fecha".

Formaba parte de la Junta desde enero de 2009. O lo que es lo mismo, en un momento clave para el sector financiero, golpeado casi hasta el derrumbe tras la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008. Y precisamente a eso, a la regulación y la estabilidad financiera, se ha dedicado fundamentalmente. Por eso no parece casual que anunciara su marcha pocos días después de que el nuevo presidente de EEUU, Donald Trump, diera los primeros pasos para desmantelar la ley Dodd-Frank, que es como se conoce a la reforma financiera aprobada en 2010.

Así, de un plumazo, la Junta se encontrará hasta con tres puestos libres y la sombra de Trump se ha proyectado ya sobre un banco central, el estadounidense, al que ni su condición de ser el más poderoso e influyente del mundo le libra de sentir la onda expansiva del nuevo inquilino de la Casa Blanca. Y parece que sólo es el principio. Janet Yellen, que preside la Junta de Gobernadores -y, por tanto, ejerce como presidenta de la Fed en su conjunto- desde febrero de 2014, afronta el último año de los cuatro de los que consta su mandato como presidenta. Salvo sorpresa, Trump no la propondrá para un segundo periodo de cuatro años -y aunque lo haga tal vez ella lo rechace-. En ese caso, Yellen no sólo dejaría la presidencia, sino que con toda seguridad abandonaría la Junta. Y lo mismo puede ocurrir con su número dos, Stanley Fischer, cuyo mandato como vicepresidente vencerá en junio de 2018.

© Proporcionado por Bolsamanía

La Fed, por tanto, se enfrenta a una extraordinaria renovación. Y como, tal como establece la ley, "los siete miembros de la Junta son nominados por el Presidente [de los Estados Unidos] y confirmados por el Senado", Trump cada vez tiene más espacio para esculpir una Fed a su imagen y semejanza. O, al menos, lo más acorde posible a sus intereses. En opinión de los expertos de Citi, la marcha de Tarullo ofrecerá a la Administración Trump "otra vacante para impulsar una mayor desregulación financiera y remodelar el futuro de la supervisión financiera y de la política monetaria".

LOS TIPOS TAMBIÉN IMPORTAN

Con la sombra de Trump alargándose sobre la Fed, los inversores tendrán una cita clave este martes para intentar descifrar las intenciones del banco central con respecto a su próximo cónclave monetario, que tendrá lugar los días 14 y 15 de marzo. Las buscarán en la comparecencia que Yellen protagonizará este martes, desde las 16 horas (hora española), ante el Senado estadounidense, intervención que tendrá continuidad este miércoles ante la Cámara de Representantes.

En la primera reunión de 2017, celebrada los días 31 de enero y 1 de febrero, la institución no trasladó la sensación de querer elevar los tipos en marzo. Tras elevarlos en diciembre en un cuarto de punto, hasta el 0,50-0,75%, la Fed los mantuvo en este nivel y dejó la impresión de que tampoco los pensaba tocar en marzo.

Desde entonces, la principal novedad procedió de los datos de empleo de enero, que superaron las expectativas. Durante el mes pasado, la mayor economía del mundo generó 227.000 puestos de trabajo, por encima de los 174.000 previstos y la cifra más alta desde septiembre.

Pese a estas cifras, el mercado sigue sin descontar una subida de los tipos en marzo. Según los datos de CME Group, el mercado sólo otorga una probabilidad del 18% a que la Fed eleve el precio del dinero el próximo mes. Si no son esas las intenciones de la Fed, debería ir preparando el terreno para lo contrario. Y no tendrá mejor oportunidad que las intervenciones que Yellen ofrecerá hoy y mañana.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon