Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Se cumplen los 18 meses prometidos para la independencia de Cataluña con la amenaza de nuevas elecciones

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 27/03/2017 Noemí Jansana

La hoja de ruta de los soberanistas catalanes, que fijaba la proclamación de la independencia de Cataluña, 18 meses después de la celebración de las elecciones plebiscitarias ha alcanzado su fecha límite sin cumplir con la promesa de secesión. Mucho ha llovido desde el 27 de septiembre de 2015 y la coalición entre el PDeCAT y ERC, Junts pel Sí, ha tenido que sortear numerosas dificultades que podrían llevar el proceso soberanista muy lejos de la creación de un Estado catalán y a la convocatoria de unos nuevos comicios autonómicos.

Aquellos eran los planes del ex president de la Generalitat, Artur Mas, que después se hizo suyos su sucesor en el cargo, Carles Puigdemont. Pero las adversidades, internas y externas, han retrasado estos planes ‘sine die'. La proclamación unilateral de independencia ha sido sustituida por el referéndum pactado con el Estado y con carácter vinculante -lo que quiere decir que su resultado debe aplicarse-, pero la reiterada negativa de Moncloa de acordar una votación que está fuera de los límites de la Constitución podría llevar a los socios de Junts pel Sí a convocar unas nuevas elecciones Parlamentarias en Cataluña, con toda probabilidad en 2018.

Es el rumor que se ha ido extendiendo como la pólvora y que da por hecho el flamante presidente del PP Catalán Xavier García Albiol, quien ha descartado en una entrevista en TV3 que se convoquen este año. En el seno de alguna de las nuevas estructuras de Estado de la Generalitat se está trabajando con el “por si acaso hay elecciones” como un horizonte a cumplir en el medio plazo, y hechos como que el Ejecutivo catalán ya haya sacado a licitación las papeletas y los sobres de unos futuros comicios autonómicos no hacen más que alimentar la idea de que Puigdemont se prepara para pasar la pantalla del referéndum e ir a elecciones anticipadas.

© Proporcionado por Bolsamanía

Obviamente el ejecutivo catalán lo niega todo y se remite al referéndum de independencia como el destino de la legislatura. Una votación que sigue prevista para septiembre de 2017, a la que se supedita el acuerdo con los socios de gobierno de Junts pel Sí, la CUP.

De hecho, los cuperos ya han avisado a Puigdemont que harán todo lo posible para que “esta legislatura acabe" si no se celebra un referéndum sobre la independencia de Catalunya como muy tarde en septiembre de 2017, según ha afirmado la diputada de la CUP Eulàlia Reguant. Después de esta votación sí hay previstas unas nuevas elecciones constituyentes.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon