Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Surgen más evidencias de que Alzheimer podría ser transmisible

Bolsamanía Bolsamanía 27/01/2016 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

Una investigación entre científicos suizos y austriacos, señala que existen placas de beta amiloide en el cerebro de cinco personas fallecidas con la enfermedad de Creutzfeldt–Jakob, la variante humana de la llamada enfermedad de las vacas locas. La acumulación de placas de sustancia beta amiloide en el cerebro, es un signo típico de la enfermedad de Alzheimer.Los investigadores analizaron el cerebro de otras 21 personas fallecidas Como recoge Nature, el problema está en que esas personas no tenían edad suficiente al momento de su muerte para tener una acumulación de placas como la que se identificó durante la autopsia. Más aún, el verdadero punto de polémica está en el hecho de que ellos adquirieron la enfermedad de Creutzfeldt–Jakob décadas antes de su muerte por un trasplante de duramadre, la membrana que cubre el cerebro y la médula espinal.Los injertos se obtuvieron a partir cadáveres humanos contaminados con la proteína, un prion, causante de la enfermedad de Creutzfeldt–Jakob. Y es ese punto donde los investigadores hipotetizan que pudo haberse introducido en el cerebro de las personas, con los implantes de duramadre, “semillas” de beta amiloide.Para comprobar hasta cierto grado su hipótesis, los investigadores analizaron el cerebro de otras 21 personas fallecidas a una edad semejante con enfermedad de Creutzfeldt–Jakob, pero que no habían recibido ningún injerto. En este grupo control no se detectó la presencia de sustancia beta amiloide.En las cinco personas que si se detectó la presencia de beta amiloide, no se tienen informes de que hayan mostrados síntomas visibles de enfermedad de Alzheimer. La información de Nature, señala que ambas enfermedades tienen largos periodos de incubación, pero en el caso de la enfermedad de Creutzfeldt–Jakob, una vez iniciada progresa rápidamente, mientras el alzhéimer lo hace de una forma más lenta.SEGUNDA INVESTIGACIÓN QUE APUNTA ESTA POSIBILIDADEn septiembre de 2015 otro artículo publicado también en Nature encontraba elementos muy semejantes a los de esta nueva investigación. Los investigadores detectaron sustancia beta amiloide en el cerebro de cuatro de las ocho personas que fallecieron con enfermedad de Creutzfeldt–Jakob y de las que ellos estaban analizando muestras obtenidas de autopsias.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon