Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Telefónica mantiene el dividendo pese al veto de Bruselas a la venta de O2 a Hutchison: cierra con una caída del 1,07%

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 11/05/2016 Bolsamanía

Telefónica ha ratificado su objetivo de mantener sus metas financieras, el ratio de apalancamiento y la política de dividendos propuestas pese al revés que ha sufrido con el veto de la Comisión Europea a la venta de su filial británica O2 al Grupo Hutchison Whampoa. No obstante, la decisión de Bruselas ya había sido descontada por el mercado por lo que el impacto no se ha dejado sentir en la bolsa. Las acciones de la operadora han cerrado con una caída del 1,07% hasta los 9,26 euros en niveles similares a los que cotizaba antes del comunicado.

La operadora española en todo caso confirmaba la noticia en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el que "informa que la Comisión Europea ha anunciado su decisión de prohibir la transacción conforme al reglamento de control de concentraciones de la Unión Europea". No obstante, asegura que la empresa que preside desde marzo José María Ávarez-Pallete "mantiene los objetivos financieros, el ratio de apalancamiento y la política de dividendos propuesta".

Por su parte, la agencia de calificación crediticia Fitch ha comentado que "el rating de Telefónica se basa en el desarrollo orgánico del negocio y excluye el impacto de cualquier actividad potencial de fusiones o adquisiciones".

VETO DE BRUSELAS

La Unión Europea ha decidido finalmente bloquear la oferta de CK Hutchison Holdings a Telefónica para adquirir su filial británica O2 e impide así que se cree un gigante de las telecomunicaciones en Reino Unido, a pesar de las advertencias desde el sector sobre la necesidad de realizar movimientos de consolidación para hacer más eficiente el negocio. La operación, que fue anunciada en marzo de 2015, estaba acordada en 12.500 millones de libras (unos 13.000 millones de euros).

Con una semana de margen respecto a la fecha límite del 18 de mayo que tenía la Comisión Europea para tomar su decisión, ha llegado el veredicto sobre el acuerdo que alcanzaron Telefónica y Hutchison para traspasar el negocio de O2. El análisis de la competencia ha pesado sobre Bruselas, que finalmente ha rechazado la operación, como esperaba la mayoría de analistas.

En todo caso, pese al revés que ha supuesto el rechazo de Bruselas a esta operación, Telefónica ha ratificado los planes anunciados, que no prevén cambios ni en sus objetivos financieros, ni en su nivel de deuda ni en su política de retribución al accionista. El veto de Bruselas era una posibilidad que la operadora ya contemplaba en las últimas semanas y que los mercados daban prácticamente por descontada, por lo que Telefónica ha indicado que cuenta con varias alternativas que le permitirán alcanzar todas las metas que se ha marcado. "Es más, José María Álvarez Pallete ha asegurado, en varias ocasiones, que la operadora ha puesto en marcha recientemente otras medidas que garantizaran la fleixibilidad financiera del grupo una vez que se ha confirmado el fracaso de la operación", apunta EP.

Telefónica cae menos que el Ibex 35 tras mantener los objetivos pese al veto a la venta de O2

En ese sentido, los analistas creen que "el plan B" establecido por la compañía, según la agencia, que incluye opciones como el 'scrip dividend', la salida a Bolsa de Telxius, desinversiones o la emisión de bonos híbridos, dan a la empresa suficiente margen para reducir su deuda a 2,35 veces el Ebitda y mantener su calificación crediticia.

Así explica en una infografía la Comisión Europea por qué no ha permitido la operación

© Proporcionado por Bolsamanía © Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon