Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Telefónica: los seis desafíos a los que se enfrenta Álvarez-Pallete

Bolsamanía Bolsamanía 30/03/2016 Bolsamanía

José María Álvarez-Pallete ha sido el elegido por César Alierta para sucederle en la presidencia de Telefónica. Su nombramiento todavía no está cerrado, ya que tendrá que aprobarlo el consejo de administración el próximo 8 de abril, pero casi se da por hecho. Es por ello que no está de más conocer cuáles son los retos a los que se va a enfrentar el futuro presidente, que tiene ante sí varios frentes claves para la evolución futura de la 'teleco' digital.

Tras la expansión que ha vivido Telefónica con César Alierta al frente, ahora Álvarez-Pallete debe encargarase de afianzarla en el tiempo. Y no sólo eso, ya que el gigante de las telecomunicaciones también lucha por convertirse en algo más que propietaria de la infraestructura y una gestora de redes, tal y como recuerda Expansión.

Los retos a los que tendrá que enfrentarse la teleco en los próximos años son muchos y muy variados, aunque centrados todos ellos en la digitalización. Estos son los seis más acuciantes:

1- Pugna con los gigantes de Internet

Esta rivalidad es significativa, teniendo en cuenta que el consumidor es cada vez más exigente y está más volcado a los contenidos digitales. Las empresas están más que dispuestas a adaptarse a sus necesidades, por lo que se entiende que haya competencia en este campo. Álvarez-Pallete se adapta al perfil de empresa digital que quiere llegar a ser Telefónica, algo que ya quedaba patente en el comunicado de la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en el que se anunciaba la renuncia de Alierta. En él se decía que el hasta ahora presidente había propuesto a Álvarez-Pallete al considerarle "el directivo mejor preparado para favorecer el relevo y posicionar una vez más a Telefónica en la vanguardia, esta vez del sector digital".

2- Aprovechar la digitalización de la economía

Negocios como los pagos con el móvil, el coche conectado, el hogar conectado o el Internet de las cosas son la nueva frontera para las operadoras y pueden proporcionar un importante crecimiento de ingresos si las telecos son capaces de monetizar ese incremento de datos, principalmente en el móvil, o participar en la cadena de valor de los nuevos servicios. El reto es hacerlo mejor y más rápido que los gigantes de Internet o que las nuevas start up que exploten esos nichos de mercado.

3- Desapalancamiento

Los 49.921 millones de euros de deuda financiera neta con que finalizó 2015 suponen el principal problema a corto plazo del grupo. Telefónica ya busca cómo recabar los recursos, y piensa en varias opciones: además de la salida a bolsa de Telxius, un proyecto que estaba en la agenda, la operadora también ha manejado una posible OPV de su filial británica, así como una colocación en bolsa de su filial mexicana e incluso retomar la idea de colocar en bolsa toda la filial latinoamericana.

© Proporcionado por Bolsamanía

4- Retribución al accionista

El dividendo será otro de los retos fundamentales del grupo en el futuro. Está previsto pagar 0,75 euros por acción en para 2016 y según Alierta ese dividendo está asegurado para los próximos cinco o diez años. Esa retribución supone el desembolso de más de 3.700 millones anuales, y con la cotización actual, más de un 7,6% de rentabilidad, la más elevada de Europa.

5- México y Alemania

Aunque la evolución reciente de las filiales mexicana y alemana es muy positiva, en ambos casos obedece a circunstancias puntuales. En el caso mexicano, la nueva regulación asimétrica que perjudica a América Móvil -el gran rival con el 70% del mercado- beneficia a Telefónica. Sin embargo, la española está ahora amenazada también por el tercer operador. La llegada del gigante americano AT&T -que ha comprado dos operadoras y ya le supera en ingresos- supone un importante contratiempo. Por otro lado, en Alemania, la integración de su filial O2 con la adquirida E-Plus está generando grandes sinergias y ahorros en redes, tiendas y personal. Pero el grupo español sólo tiene presencia en el negocio móvil alemán, lo que puede suponer algún problema si, como en España, el mercado se orienta a la convergencia fijo-móvil.

6- Posición en Europa

El mercado europeo, que es el más fraccionado del mundo, ha acometido un proceso de consolidación en el que Telefónica ha adoptado un papel pasivo. Habrá que ver si el nuevo presidente es partidario de una estrategia defensiva o si pretende 'pasar al ataque'.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon