Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Telefónica sufre también por el 'efecto Trump': la devaluación del peso mexicano arrastra a la operadora

Bolsamanía Bolsamanía 11/11/2016 Nieves Amigo
© Proporcionado por Bolsamanía

El Ibex 35 lo está haciendo peor que el resto de plazas europeas y esto es así porque dos de los grandes valores que sostienen su evolución, BBVA y Telefónica, no están en su mejor momento. En el caso de BBVA, el triunfo de Donald Trump ha deteriorado su aspecto a corto después de que el miércoles la entidad se dejara un imponente hueco bajista en los 6,50 euros con uno de los mayores volúmenes de su historia. En cuanto a Telefónica, su aspecto técnico ya era malo (cae en el año un 12%) pero el 'efecto Trump' también la está penalizando (ha perdido el soporte de los 8,60 euros).

La operadora presidida por José María Álvarez-Pallete registró unas ventas de 1.700 millones de euros en México en 2015, lo que supone un 3,6% del total. En el tercer trimestre de este año, los ingresos de Telefónica México bajaron un 19,4% y un 7,7% en los nueve primeros meses del año. En la presentación de resultados del tercer trimestre, Álvarez-Pallete ya dijo que no estaba contento con la evolución del negocio allí -"Está claro que no estamos satisfechos con la situación mexicana", apuntó. Telefónica compite en México con América Móvil y la operadora estadounidense AT&T y mantiene con ellas una 'guerra abierta' de tarifas a la que se suma el hecho de que todas ellas se han visto penalizadas por la reducción de las tarifas de interconexión en redes móviles en un 25%. La compañía ha cerrado este viernes con una caída del 2,7% hasta los 8,35 euros.

La caída del peso mexicano es un elemento más de presión añadida en una situación de Telefónica en México que no satisface a la compañía. Tras la victoria de Donald Trump, y ante el temor de que el nuevo presidente de Estados Unidos aplique las políticas que viene prometiendo relacionadas con el país -como construir un muro en la frontera sur de Estados Unidos para impedir la entrada de inmigrantes ilegales y devolver a sus países de origen a aquellos que estén en el país de forma irregular- el peso sufrió una de las mayores depreciaciones de su historia, de un 13% (hasta alcanzar mínimos históricos frente al dólar). En la sesión del jueves llegó algo de tranquilidad a la divisa pero también se vio volatilidad, un elemento que podría convertirse en habitual a medio plazo hasta ver qué es lo que realmente va a hacer Trump.

Esta situación de incertidumbre que afecta a la divisa mexicana está penalizando a las compañías con intereses allí, entre ellas Telefónica o BBVA, que generó, entre enero y septiembre, un beneficio de 1.441 millones en el país.

"BBVA y Telefónica están presionando a la baja. BBVA está tocado al mismo tiempo que el peso mexicano se está depreciando con fuerza y, en el caso de nuestra operadora, tres cuartas partes de lo mismo", señala el experto de Bolsamanía José María Rodríguez. "En realidad son muchas las monedas latinoamericanas que se están devaluando y Telefónica tiene exposición en México y Brasil, entre otros", añade Rodríguez.

DE TELXIUS AL RECORTE DE MOODY'S

Telefónica no levanta cabeza desde que suspendió la salida a bolsa de Telxius a finales de septiembre. La operadora decidió desistir de la operación "por no considerar adecuada la valoración" de Telxius que se observaba según las órdenes de compra recibidas y aseguró que seguiría "analizando alternativas estratégicas en relación a dicho activo".

El 'fracaso' de la OPV supuso un golpe más para la compañía, que tiene la necesidad de reducir deuda y no lo consigue (la OPV de su filial en Reino Unido, O2, parece cada vez más lejana). Precisamente con ese fin la operadora comunicó un recorte de dividendo con la presentación de sus resultados hasta los 0,55 euros por acción para este año (20 céntimos menos que los 0,75 previstos inicialmente).

Este recorte de dividendo, que los analistas de Bankinter consideran "la decisión más acertada" habida cuenta de la necesidad que tiene de recortar deuda, fue otra noticia negativa más que ha pesado sobre la cotización de la compañía en los últimos tiempos. En este sentido, la última ha llegado hace apenas cuatro días de la mano de Moody's, que ha recortado su nota sobre la operadora desde 'Baa2' hasta 'Baa3' alegando, precisamente, que la nueva estrategia de Telefónica retrasará la reducción de la deuda.

"Reducir la deuda de manera orgánica con la generación de flujo de caja libre y vendiendo sólo activos no estratégicos cuando se dé la oportunidad (...) retrasará los esfuerzos para reducir su endeudamiento para diciembre de 2017", señaló la agencia de calificación. Aun así, también consideró que el recorte del dividendo era un paso "en la dirección correcta".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon