Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Theresa May, ¿la Angela Merkel de Reino Unido?

Bolsamanía Bolsamanía 14/07/2016 Bolsamanía

Las comparaciones entre la nueva primera ministra de Reino Unido, Theresa May, y la canciller alemana, Angela Merkel, están surgiendo, mientras que nadie comparó los cortes de pelo y los vestuarios del predecesor de Merkel, Gerhard Schröder, con su contraparte británico, el primer ministro Tony Blair.

La canciller alemana será la interlocutora más importante de May en las conversaciones sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE). Merkel ha reiterado en varias ocasiones que las negociaciones serán entre Londres y los 27 Estados miembro de la UE, no de la Comisión Europea, aunque no hay duda que su voz será la más influyente, según BBC.

Merkel es la líder que más tiempo lleva en la UE y está al frente de la economía más sólida de Europa, Alemania. Por tanto, si las negociaciones son entre los países y Reino Unido, la química entre la líder británica y la canciller será crucial. Pero, más allá de las comparaciones como líderes de dos economías fuertes, se han hecho sobre ellas mismas. Ambas están casadas y no tienen hijos. A su vez, no se ha pasado por alto que a las dos les gusta la cocina y el senderismo. Además, tanto Merkel como May son mujeres reconocidas por su consistencia y atención al detalle.

REINO UNIDO DEJA LA UE, ALEMANIA "LLORA"

El país germano mostró su tristeza al conocer que el sí al 'Brexit' se había impuesto al no y lo vió como una ruptura emocional, según BBC. No obstante, la prioridad para muchos en Berlín es hacer que el proceso sea tan rápido como sea posible, para evitar daños económicos.

Lo único que Merkel ha dicho acerca de su homóloga de Reino Unido es que su primer deber será el de "aclarar qué tipo de relación quiere construir Reino Unido con la Unión Europea". Después, el artículo 50 del Tratado de Lisboa debe ser activado, matiza Merkel, que inicia el plazo de dos años para la salida de los británicos de la UE. Una vez se hayan realizado las dos acciones, las negociaciones pueden comenzar.

Esta será la primera confrontación entre las dos líderes, pues May quiere iniciar conversaciones antes de activar el ya famoso artículo, y el mayor desafío es que ambas tienen objetivos opuestos de cómo debería ser el 'Brexit'. Theresa May ahora estará bajo la presión de los defensores de la salida del país, quienes quieren que se mantenga el acceso al comercio en el mercado único europeo, pero al mismo tiempo desean controlar la migración proveniente de la UE.

MERKEL INFLEXIBLE

La canciller alemana se ha mostrado inflexible y, a pesar de lo que quieran los impulsores del Brexit, ha dicho que eso no es posible. Para Alemania, el mercado único no se trata simplemente de libre comercio. Se trata también de libre circulación de trabajadores. Uno sin el otro minaría todo el proyecto. Ambas mujeres tienen reputación de ser buenas negociadoras y de tener un enfoque no ideológico y flexible para la resolución de problemas, según BBC.

Tanto Merkel como May, han construido su camino hacia la cima en partidos dominados por hombres, siempre marcado por su apariencia, los zapatos de leopardo de la británica o el peinado de la alemana. Hubo mucha discusión en los medios de comunicación sobre cómo la canciller cambió su apariencia de científica desaliñada a su estilo actual con un pelo que parece un casco listo para la batalla.

Merkel ha usado el equivalente femenino del traje de un político varón cualquiera, aunque ha alternado con chaquetas de colores. Las chaquetas son lo suficientemente estándar como para no llamar demasiado la atención, pero lo suficientemente brillantes como para sobresalir en medio de los trajes grises de las cumbres de la UE.

© Proporcionado por Bolsamanía

Ambas son hijas de pastores protestantes, aunque la infancia de Merkel en una familia protestante en la Alemania Oriental la hizo una persona diferente. El cristianismo fue visto por los comunistas gobernantes con sospecha y como una fuerza disidente. Y la Iglesia jugó un papel crucial en la caída del muro de Berlín. En Gran Bretaña la familia de un vicario anglicano podría ser una parte muy importante de la clase dominante. Para las dos su pasado religioso suele aparecer al comunicar sus decisiones políticas.

La canciller Merkel ha justificado su decisión de acoger a refugiados como un imperativo moral, y su partido democristiano, fundado en valores religiosos, no sólo es conservador, sino que también ve el bienestar de la sociedad en general como parte de sus mandatos. Los recientes comentarios de May acerca de la reforma social y la reducción de la desigualdad indican que en el fondo puede tener más un estilo alemán democristiano que un "no hay tal cosa como la sociedad" del conservadurismo de Margaret Thatcher.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon