Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tres lecciones de los escándalos de Volkswagen y la FIFA

Bolsamanía Bolsamanía 02/10/2015 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

Los escándalos de Volkswagen y la FIFA son dos de los temas de actualidad más relevantes de este año. Aunque los dos han generado una enorme cantidad de noticias, son muy diferentes, ya que las reacciones de sus líderes y la manera en que la empresa alemana y la federación del fútbol mundial han manejado sus respectivas crisis han sido totalmente distintas. CNBC ha hecho un balance de las lecciones que nos han dejado los comportamientos tanto de la FIFA como de Volkswagen, que se pueden resumir en tres lecciones.En directo | El engaño de Volkswagen y el escándalo de las emisiones de gases1.- ¿Debería quedarme o marcharme?"Una lección del escándalo de Volkswagen es que puedes hacer las cosas incorrectas durante un tiempo, pero terminan pillándote", explica Andre Spicer, profesor de Cass Business School, en declaraciones a CNBC. "Hicieron lo correcto reconociendo sus problemas", opina."Una lección del escándalo de Volkswagen es que puedes hacer las cosas incorrectas durante un tiempo, pero terminan pillándote"Frente a la honestidad que está intentando mostrar Volkswagen tras descubrirse el fraude y la remodelación de su cúpula, se encuentra la férrea negativa del presidente de la FIFA, Joseph Blatter, a abandonar el organismo, como sí que hizo el CEO de Vokswagen, Martin Winterkorn, a pesar de que grandes patrocinadores de la FIFA, como Coca-Cola y McDonald's, lo han exigido. "Esto es común cuando un líder ha sido todopoderoso durante un tiempo", apunta Spicer, que advierte de que los líderes como Blatter pueden arrastrar con ellos a toda la compañía.2.- Cómo de rápido se olvida lo sucedidoSpicer también se ha fijado en cuánto tardan las compañías en reaccionar a los escándalos. Una vez se dan cuenta, tienden a olvidar muy pronto las lecciones que han aprendido. Estos recordatorios, señala, pueden ser incluso personas involucradas.De esta manera, apunta que, aunque la dimisión de Winterkorn fue un paso correcto, no lo fue tanto nombrar como sustituto a alguien de la propia organización, en este caso Matthias Müller. "La compañía ha perdido una oportunidad de restaurar la confianza y ha subestimado totalmente los retos a los que se enfrenta".3.- ¿Se debe recurrir a profesionales externos?"El nombramiento de un ejecutivo es una de las decisiones más importantes de la compañía"Nombrar a alguien de fuera puede ayudar. Es el caso de Tesco, que en 2014 decidió nombrar como CEO a alguien de fuera de la compañía, Dave Lewis, después de tres años de caída de beneficios. "Nombraron a un externo que restauró la confianza", valora Spicer."El nombramiento de un ejecutivo es una de las decisiones más importantes de la compañía. El coste, implicaciones y repercusiones de hacerlo mal son demasiado grandes para ser medidos", señala Rajan Mirpuri, director de la consultoría de reclutamiento Hudson Executive, a CNBC.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon