Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tres razones por las que apostar por las bolsas europeas

Bolsamanía Bolsamanía 19/05/2016 Óscar Giménez
© Proporcionado por Bolsamanía

Una vez dejado atrás el turbulento primer trimestre para las bolsas europeas, los inversores llevan semanas recomponiendo sus carteras. Muchos apuestan por exponerse a economías desarrolladas, la duda es si hacerlo en Europa o en Estados Unidos y en qué tipo de títulos, preguntas a las que responden los analistas de Amundi.

La subsidiaria de Credit Agricole, participada además por Societe Generale, tiene entre sus convicciones una apuesta por la renta variable europea. En una “situación difícil para los mercados”, las acciones del viejo continente se están comportando mejor que las de Estados Unidos en los últimos tiempos, explica Laurent Ducoin, responsable de selección de renta variable europea de Amundi.

El experto aboga por la renta variable ante la dificultad de encontrar rentabilidades atractivas en la renta fija en un escenario de bajos tipos de interés por parte de la mayoría de bancos centrales de economías desarrolladas, y se queda con el viejo continente.

Sin embargo, no es sólo la valoración lo que guía el hecho de recomendar Europa, sino que hay tres factores que apoyan esta convicción. Uno de ellos es la recuperación económica europea, en base a los datos macro conocidos en los últimos meses que aumentan el optimismo sobre la marcha de la economía real del viejo continente.

En este sentido, la mejoría macro es consistente con los aumentos de nuevos pedidos industriales que han reflejado los últimos datos PMI. "La renta variable de la zona euro tiende a superar al resto cuando mejoran los datos globales de PMI", indica Laurent Ducoin.

La segunda razón es el mejor comportamiento exhibido por la renta variable europea históricamente desde picos, ya sean máximos o mínimos. Por ejemplo, este año el S&P 500 se revaloriza un 22% desde los mínimos anuales del 22 de abril. En tercer lugar, el experto destaca una nueva correlación entre la debilidad del euro y la evolución de los principales índices europeos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon