Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un 40% de los ex ministros de la Democracia se pasa al sector privado

Bolsamanía Bolsamanía 18/03/2016 Bolsamanía
© Proporcionado por Bolsamanía

El 40% de los ministros de la Democracia han cambiado su trabajo en política por los consejos de administración y las estructuras directivas de empresas privadas como Repsol, Indra, Iberia o Telefónica.

Tal y como informa el Diario.es, desde que comenzara la Democracia han pasado 71 ministros de los 176 que han tenido una cartera en un Gobierno de España.

El 49% de los ministros de los Ejecutivos de Unión de Centro Democrático, presididos por Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo Sotelo, se pasaron al sector privado. También el 49% de los que ocuparon los ministerios de Felipe González se pasaron a las grandes empresas. Y más de la mitad, concretamente el 51% de los ministros de José María Aznar se incorporaron al sector privado.

Sin embargo, de los ministros de José Luis Rodríguez Zapatero solo el 23% han fichado por grandes compañías. No obstante, hay que tener en cuenta el tiempo que ha pasado para poder dar el salto a la privada. Uno de los últimos ha sido el fichaje de Trinidad Jiménez, ministra en 2010, por Telefónica.

Entre las compañías que más ex ministros han incorporado a su plantilla están Repsol, Gas Natural y Endesa, con cinco y cuatro antiguos miembros del Gobierno cada una.

En Repsol, por ejemplo, se encuentran los casos de Ignacio Bayón Mariné, ministro de Industria durante la Transición; Luis Croissier, responsable de Industria con Felipe González; Marcelino Oreja Aguirre, que mantuvo la cartera de Exteriores durante el gobierno de Adolfo Suárez; Juan Antonio García Díaz, vicepresidente y titular de Economía durante la Transición; y Juan Antonio Ortega, ministro de Educación en la primera legislatura de la democracia, según detallan desde Diario.es.

Para evitar controversias a tal efecto surgió la ley que regula los conflictos de interés, aprobada en 2006 que establece que los altos cargos de Estado no podrán “desempeñar sus servicios en empresas relacionadas directamente con las competencias del cargo” durante los dos años siguientes a su cese.

Esta ley fue un intento de regular “puertas giratorias” aunque también tenía sus vacíos legales. Elena Salgado, vicepresidenta del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, por ejemplo, fichó como consejera por Chilectra, filial de Endesa en Chile, solo tres meses después de dejar el Gobierno. La exministra buscó el hueco a la ley al incorporarse a una filial en un país extranjero.

¿Qué pasará ahora con los ministros del Ejecutivo de Rajoy?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon