Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un empleado de los parquímetros de Madrid roba 45.000 euros con una habilidosa estrategia

Bolsamanía Bolsamanía 12/05/2016 Bolsamanía
© Proporcionado por Bolsamanía

Un empleado de la UTE Madrid Sur Movilidad, que gestiona la zona sur de la capital regulada por parquímetros ha sido denunciado por trucar algunas de las terminales y robar la recaudación obtenida. La empresa ultima un informe en el que trata de dilucidar cuánto tiempo llevaba haciéndolo y cuál ha sido la cantidad exacta sustraída.

Tal y como informa El Confidencial, el Ayuntamiento de Madrid espera las conclusiones del informe ya que, aunque una empresa privada se encargue de recaudar el dinero de los parquímetros, la recaudación es municipal.

ASÍ OPERABA

Todo empezó cuando la UTE detectó una incidencia particular en uno de los terminales, que resultó ser todo un fraude. Hay que saber que los parquímetros se vacían al menos una vez a la semana, el técnico que acude a hacerlo se lleva el dinero y el parquímetro le entrega un 'tique colecta' con el total de lo recaudado. La máquina siempre informa a la UTE y al Ayuntamiento de todos los detalles de las operaciones que se realizan.

Sin embargo, el empleado denunciado encontró una brecha en la seguridad de estos aparatos. Cuando abría el parquímetro para llevarse la recaudación oficial, sustituía la placa que registra todos los datos por otra pirata que no comunicaba al centro de control ningún tipo de operación, aunque el parquímetro seguía aceptando dinero y entregando a los conductores el tique por un aparcamiento que nunca se registraba, detallan desde El Confidencial.

Por ejemplo, el técnico abría el parquímetro un martes a las 10:00, cogía la recaudación oficial y sustituía la placa original por la falsa. Allí la dejaba unas horas en las que no se registraba ninguna operación, después cambiaba de nuevo las placas y se llevaba todo el dinero que el parquímetro hubiera tragado en esas horas. El único rastro que dejaba la maniobra era que la placa oficial dejaba de estar sincronizada, era necesario ajustar la hora, una pequeña incidencia que solucionaba el propio técnico.

Por eso, poco se sabe de cuánto tiempo llevaba haciéndolo y cuánto dinero se ha podido llevar, pues el técnico era uno de los trabajadores más veteranos de la empresa. La empresa, ante esta situación, afirma que cambiará los protocolos de actuación.

El fabricante de los parquímetros, por su parte, cree que es un error que una misma persona tenga las llaves de los dos habitáculos de recaudación y mantenimiento.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon