Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Una Escocia independiente debería abandonar la libra, según Alex Salmond

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 17/03/2017 Noemí Jansana

Ni libra ni euro. Una Escocia independiente debería tener una nueva moneda, que fluctuara según la demanda y la oferta del mercado o que estuviera anclada a la divisa de Reino Unido. Esta es la visión del ex primer ministro escocés, Alex Salmond, que también ha advertido al gobierno de Theresa May que Escocia está determinada a permanecer en la Unión Europea (UE) con o sin el resto de Reino Unido.

Durante una entrevista en el 'Financial Times', Salmond, que abandonó el cargo tras perder el referéndum sobre la independencia del país en 2014, ha reconocido que está dispuesto a cambiar su visión anterior. El ex líder del SNP defendía, en los meses previos a la votación, que en el caso de secesión, la mejor opción para el país era la de mantener una unión monetaria con Reino Unido.

Como nueva divisa, tampoco querría adoptar el euro y ahora apuesta por crear una moneda nueva o bien por mantener la libra, sin tener ni voz ni voto sobre la política del Banco de Inglaterra, durante un período de transición determinado, al final del cual se implementaría un nuevo sistema monetario.

ESCOCIA QUIERE MANTENER SU ACCESO AL MERCADO EUROPEO

© Proporcionado por Bolsamanía

Salmond también ha advertido a la primera ministra británica, Theresa May, que la única forma en la que puede impedir que se celebre un segundo referéndum sobre la independencia de Escocia, como muy tarde en la primavera de 2019, es negociando un acuerdo de Brexit con la UE que permita a los escoceses mantener su acceso al mercado único.

La actual primera ministro de Escocia, Nicola Sturgeon, ya ha anunciado sus planes para celebrar una nueva votación que decida el destino del país entre otoño de 2018 y la primavera de 2019. La respuesta de May ha sido rotunda y ha acusado a su homóloga escocesa de “jugar” con la política. El ejecutivo británico, además, ha dejado claro que el referéndum no se celebrará en las fechas propuestas por Sturgeon.

Según reconoce la cadena 'ABC', para Salmond, May tiene apenas dos semanas de tiempo para impedir lo inevitable. El ex primer ministro ha deseado que la premier se avenga a las peticiones de Sturgeon y contemple un acuerdo con la UE que contemple las concesiones que demanda Sturgeon.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon