Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Volkswagen y el engaño de sus motores: el estudio de 60.000 euros que lo descubrió

Bolsamanía Bolsamanía 18/10/2015 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

Un investigador colombiano, de nombre Francisco Posada y un equipo de ingenieros de la Universidad de West Virginia se propuso conocer la realidad sobre las emisiones contaminantes de lo coches diésel en Estados Unidos. El estudio no poseía un presupuesto nada desproporcionado, únicamente necesitó unos 62.000 euros pero se topó con los motores trucados de Volkswagen.Según ha informado El País, un Volkswagen Passat recorrió hace ya dos años y medio, gran parte de la autopista estadounidense que se extiende desde la frontera de México a la de Cánada. En total el coche, con los ingenieros de la Universidad West Virginia a bordo, recorrió 4.000 kilómetros entre la ida y la vuelta, entre Los Ángeles y Seattle.LA INVESTIGACIÓNEstos investigadores portaban en el maletero del vehículo Volkswagen el PEMS, un aparato conectado al tubo de escape y capaz de registrar las emisiones contaminantes del coche mientras circula.Este camino formaba entonces parte de la investigación para conocer si tres coches diésel cumplían la ley de emisiones. En la investigación de estudiaban el ya citado Volkswagen Passat, un Volkswagen Jetta y un BMW X5. De esta manera, y siempre según El País, durante esas 39 horas y 31 minutos de pruebas, estos investigadores no se imaginaban que iban a descubrir el mayor escándalo del sector del automóvil.La asociación que financiaba dicho estudio, sin ánimo de lucro, únicamente puso 70.000 dólares para el mismo con el objetivo de saber si los vehículos diésel estudiados cumplian los criterios de emisiones de óxidos de nitrógeno en Estados Unidos y todo el Joint Research Centre de la Comisión Europea publicó un informe en 2011 en el que alertaba de que los niveles de emisiones en conducción real excedían "sustancialmente" los datos recabados en laboratorio.Francisco Posada comentó: "Despertó la curiosidad de acá. El dato de los vehículos diésel en Europa no era muy alentador y queríamos ver el desempeño de los norteamericanos" a lo que añade que cuando estaban llevando a cabo el estudio :"Pasamos las duras y las maduras", porque incluso tuvieron que poner anuncios para encontrar el coche que necesitaban. De esta manera, consiguieron el Volkswagen Passat que con el PEMS acoplado al tubo de escape partiría rumbo. Una vez tenían ya los tres coches, el ICCT pidió al organismo estatal que mide la calidad del aire en California, el CARB, que se encargase de hacer las pruebas de laboratorio mientras el ICCT y la Universidad de West Virginia hacían las de conducción real."Nosotros no detectamos el software, medimos en el laboratorio y en la calle y comparamos. La diferencia era gigantesca", ha indicado PosadaCuando ya en el año 2013 terminó la recolección de datos, empezó el análisis. Poco más de un año tardó el ICCT en presentar los resultados y alertó a la EPA. En el mismo señalaban que las emisiones de NOx en el Jetta superan en hasta 35 veces lo permitido, en hasta 20 veces en el Passat, ambos modelos de Volkswagen. En el BMW sin embargo, los niveles se mantenían dentro de los límites que fija la ley."Nosotros no detectamos el software, medimos en el laboratorio y en la calle y comparamos. La diferencia era gigantesca. Alertamos a la EPA y ellos hicieron la investigación", explicó el ingeniero.LA ACUSACIÓN PÚBLICA DE LA EPAEl pasado día 18 de septiembre, la EPA sacó a la luz pública la acusación a Volkswagen: "Ha violado la Clean Air Act", dice en un comunicado y el mismo añadía: "Utilizó presuntamente un software para esquivar las pruebas de emisiones en laboratorio".Lo que viene después ya lo sabemos por el gran despliegue mediático que ha tenido la nueva: Volkswagen reconoció el engaño y señalaba el problema a nivel global con la cifra de que 11 millones de coches estaban engañando a las autoridades con sus emisiones.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon