Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Yellen tenía razón y el mercado estaba equivocado: cinco claves por las que la Fed subirá tipos en diciembre

Bolsamanía Bolsamanía 07/12/2015 oscar.gimenez@webfg.com
© Proporcionado por Bolsamanía

Tanto en la última semana como durante varios periodos a lo largo del año, los discursos de la presidenta de la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés), Janet Yellen, y el sentimiento de los mercados han ido en direcciones diferentes.

El momento en el que más se distanciaron fue tras la reunión de septiembre. La reunión de aquel mes del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) se saldó sin subida de tipos y con pesimismo en torno a la economía por el impacto de la devaluación del yuan y la desaceleración del crecimiento. Yellen pronunció un discurso que hundió al mercado por su pesimismo, pero en sólo una semana, antes de que terminara septiembre, cambió el mensaje para retomar la idea que ha repetido ante la saciedad: la economía crece de forma constante aunque moderada, y es conveniente subir los tipos en 2015.

La tasa de fondos federales (tipos de referencia en Estados Unidos), llevan ancladas en el rango entre cero y 0,25% desde diciembre de 2008. “Mucho se ha hablado de cuándo se producirá la subida, pero lo importante es que la política monetaria seguirá siendo acomodaticia”, ha repetido siempre Yellen para tratar de restar importancia a este hecho, que aun así ha sido uno de los grandes temas del mercado este año.

Analistas, economistas y traders tienen sus quinielas. En septiembre, a pesar de las palabras de Yellen, el mercado otorgaba una probabilidad inferior al 50% de que se produjera una subida de tipos en 2015, según el indicador FedWatch de CME, usado como referencia para esto.

PUNTO DE INFLEXIÓN EN OCTUBRE

En aquel momento Wall Street estaba dominado por el pánico que infundía una desaceleración económica en China, y cerró su peor trimestre desde 2011. Pero octubre fue otra historia. Los datos macro mejoraron, el gigante asiático quedó en el olvido, y la Bolsa de Nueva York se disparó en torno a un 8% en sus principales índices. En la reunión de octubre el FOMC decidió por 9 votos a 1 mantener los tipos, pero el mensaje dejó claro que era posible subirlos en diciembre ya que las condiciones económicas lo permitían.

Desde entonces, la mayoría de datos macro han empujado la probabilidad otorgada por el mercado hasta el 75% a inicios de semana. Los dos discursos de Janet Yellen en menos de 24 horas el miércoles y el jueves, en los que aseguraba implícitamente que se cumplen las condiciones para subir tipos, han lanzado la probabilidad hasta el 79%. Sin embargo, las últimas estadísticas económicas en torno al sector manufacturero habían decepcionado, especialmente el dato ISM que reflejó la primera caída mensual de la actividad desde hace tres años. Wall Street respondió con ventas a las palabras de Yellen que justificaron los analistas en un menor optimismo en torno a la economía que el que tiene la Fed. Finalmente, Wall Street se ha disparado este viernes con el Informe de Empleo y acaba en positivo la semana.

Así, los últimos datos del mercado laboral, con 211.000 puestos de trabajo creados en noviembre, parecen indicar que Yellen tenía razón al afirmar que la economía estadounidense es cada vez más fuerte y está cerca del pleno empleo. En este contexto, hay cinco claves por las que apostar por una subida de tipos en diciembre, después de la reunión de los días 15 y 16.

Una de las dos grandes variables que sigue la Fed junto a la inflación. Lejos de la decepción de septiembre, los dos últimos Informes de Empleo han mejorado las expectativas de los analistas. “La economía estadounidense se ha recuperado de la Gran Depresión. La tasa de paro ha caído del 10% al 5% desde 2010”, recordaba el jueves Yellen en el Congreso. Además, la tasa de actividad se incrementa hasta el 62,5%. “La economía está cerca del pleno empleo”, añadía la presidenta de la Fed. “Cualquier duda en torno al mercado laboral ha sido borrada con este informe”, señalan los economistas de Capital Economics.

INFLACIÓN Y DÓLAR

El crecimiento de los precios sigue lejos del 2% que tiene como meta el banco central estadounidense, y es la única variable que podría hacer dudar a algunos altos funcionarios de la Fed en torno a la conveniencia de subir los tipos. La propia Yellen dejó claro la semana pasada que una condición indispensable para iniciar la normalización de la política es tener la previsión de que la inflación se moverá hacia el 2% en el medio plazo, una predicción que aseguró tener en otro momento del discurso. En Capital Economics creen que la Fed “se verá obligada a subir los tipos más rápidamente de lo esperado el próximo año porque tenemos un pronóstico de que la inflación repuntará con mayor rapidez”.

POCOS DATOS

Yellen ha asegurado que la decisión de la reunión de diciembre no está tomada y que tanto ella como los otros nueve miembros del FOMC analizarán los datos disponibles para dilucidar el futuro inmediato de los tipos de referencia. Sin embargo, recuerdan en Capital Economics, “apenas quedan datos importantes que puedan disuadir a la Fed de tomar la decisión de subir los tipos este mes” después de conocerse el Informe de Empleo. En este sentido, destacan las ventas minoristas, para las que esperan un crecimiento modesto del 0,3% mensual.

EL MERCADO LO DA POR HECHO

Una de las razones por las que la Fed podría estar tentada de no subir los tipos sería evitar una ola de ventas e inestabilidad en el mercado que, a su vez, pudiera afectar a la economía real. Sin embargo, la probabilidad actual que dan los operadores es del 79%, con lo que es difícil encontrar un momento mejor para no sorprender a Wall Street. De hecho, desde Goldman Sachs dan por segura la subida de tipos en diciembre y anticipan otras cuatro para 2016.

LA CAPACIDAD DE CONVENCIMIENTO DE YELLEN

Cuando Yellen u otros altos funcionarios actuales de la Reserva Federal se retiren y publiquen sus memorias podremos saber más sobre la capacidad de la presidenta para convencer a sus colegas y generar consensos en el FOMC. Lo que sí sabemos es que la semana pasada Yellen aseguró implícitamente que se cumplen las condiciones para subir los tipos, y en varias ocasiones a lo largo del año ha dicho que “es conveniente” comenzar a elevar la tasa en 2015. Si no sucede, su credibilidad quedaría dañada.

La economista cree que la fortaleza del dólar es un impedimento para el repunte de la inflación. Precisamente el comportamiento de la divisa, que alcanzó máximos en siete meses esta semana con el euro, podría frenar a la Fed. Pero la política del Banco Central Europeo (Fed) no ha sido tan expansiva como se preveía, y este jueves el euro rebotó en su mayor subida contra la divisa norteamericana desde 2009.



Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon