Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Consejos de conducción para circular sobre nieve y hielo con seguridad

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 27/02/2018
Cuando nieva, hay que reducir la velocidad y evitar cualquier reacción brusca de aceleración y frenado © Image LaVanguardia.com Cuando nieva, hay que reducir la velocidad y evitar cualquier reacción brusca de aceleración y frenado

Ya hace días que los servicios meteorológicos están anunciado la llegada de un frente frío que traerá consigo nevadas a cotas bajas en determinadas regiones de nuestro país. Ante inclemencias climatológicas como ésta, lo mejor es dejar el coche en casa y realizar los desplazamientos, por ejemplo, en el transporte público. Como seguramente esta opción no es factible para todos los usuarios, queremos aprovechar la ocasión para dar algunos consejos de conducción que pueden ser útiles en el caso de que debáis circular sobre superficies resbaladizas cubiertas con nieve o una capa de hielo.

Aunque parezca una obviedad, nunca está de más recordar que hay que incrementar la prudencia y precaución al volante. Es importante circular de forma tranquila realizando un manejo suave del vehículo, sin reacciones bruscas. El menor agarre de los neumáticos al pavimento puede conllevar con mayor facilidad la pérdida de control del coche. De todos modos, la mayoría de vehículos actuales equipan control electrónico de estabilidad que ayuda a mantener la trayectoria.

Es conveniente conducir con la marcha más larga posible a un nivel bajo de revoluciones © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Es conveniente conducir con la marcha más larga posible a un nivel bajo de revoluciones

Si en una curva sufrimos un subviraje, es decir, el vehículo se va de morro, debemos levantar el pie del acelerador para recuperar la trayectoria. En el caso de que se descontrole la parte posterior (sobreviraje), hay que girar el volante en la dirección opuesta. Así pues, debemos orientar las ruedas hacia el mismo lado hacia donde derrapa la parte trasera. Es importante deshacer el giro justo a tiempo para tener la dirección bien orientada cuando se recupere la adherencia del eje trasero.

Sobre superficies resbaladizas, la distancia de frenado aumenta de forma notable. Según el RACE, “la distancia total de detención (reacción + frenada) es de 57 metros cuando se conduce en condiciones soleadas y a 90 km/h, una cifra que sube hasta los 89 metros cuando la calzada está mojada pero que se puede llegar a multiplicar por 10 si hay placas de hielo.”Por ello es muy necesario incrementar la separación con el vehículo precedente.

En situaciones de riesgo de nevadas resulta aconsejable llevar un juego de cadenas en el maletero © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. En situaciones de riesgo de nevadas resulta aconsejable llevar un juego de cadenas en el maletero

Los vehículos calzados con neumáticos de invierno ofrecen un mejor comportamiento en estas situaciones, pues garantizan un mayor agarre y tracción. Además, el dibujo de la banda de rodadura, más recortado y profundo, drena mejor el agua y reduce el riesgo de sufrir aquaplanning. Cabe señalar que estos neumáticos solo son recomendables durante los meses más fríos del año en zonas donde la temperatura habitual es inferior a los 7 grados.

Su uso evita tener que montar cadenas cuando sea obligatorio. Estos días, ante el riesgo de que nieve a cotas muy bajas, es conveniente llevar en el maletero un juego de cadenas, que deberán montarse en las ruedas motrices del coche. Hace unas semanas se hizo viral un vídeo en el que un automovilista no podía avanzar por haber colocado este accesorio en el eje equivocado.

Sobre pisos resbaladizos es aconsejable arrancar el coche con la segunda velocidad engranada porque ayuda a evitar que patinen las ruedas motrices. Una vez en ruta es recomendable circular con la marcha más larga posible a un nivel bajo de revoluciones. Bajo ningún concepto se deben realizar aceleraciones y frenadas bruscas.

Para reducir el ritmo es mejor levantar el pie del acelerador. Cuando no exista otra alternativa que frenar, primero hay que utilizar el freno motor bajando marchas y después pisar el pedal progresivamente. También hay que evitar dar volantazos, por lo que resulta clave anticiparse visualmente al trazado. Cuanto más lejos mire el conductor, podrá realizar movimientos con mayor antelación y evitar situaciones de riesgo que puedan acabar en un accidente.

MÁS EN MSN

VÍDEO: La nieve pone en jaque a 20 provincias del centro y norte peninsular

SIGUIENTE
SIGUIENTE

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon