Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Polo Norte 25 grados más cálido de lo normal

Logotipo de Eltiempo.es Eltiempo.es 23/12/2016 Mario Picazo

El Polo Norte 25 grados más cálido de lo normal © Proporcionado por Eltiempo.es El Polo Norte 25 grados más cálido de lo normal

 Si no fuera meteorólogo y alguien me preguntará que temperatura esperaría encontrarme en el polo norte el día de Navidad seguramente diría que muchos grados bajo cero. De hecho, la temperatura por estas fechas puede rondar los 20 o 30 grados bajo cero. Sin embargo, estos primeros días del invierno, las temperaturas que se están registrando rondan los 0 grados, así es, ese valor que para muchos es sinónimo de ¨ni frío ni calor¨. Pues bien, para los habitantes de polo, animales en su gran mayoría, es sinónimo de mucho calor, unos 25 grados más de lo que están acostumbrados a sentir durante días en los que ni siquiera llega a asomarse el sol.

Cuando llegan datos como estos a nuestros ordenadores y los representamos sobre mapas, duelen a la vista, realmente impresionan, y los que llevamos años en la comunidad científica monitoreando y estudiando el clima de la tierra nos preguntamos ¿A que estamos jugando los humanos con nuestro planeta?

Aún no hemos cerrado el año, pero está claro que 2016 se va a convertir en el más cálido desde que hay registros. Este ya no ha sido un año marcado por un intenso y cálido fenómeno de El Niño, ha sido el de La Niña, el de un Pacífico ecuatorial más frío de lo normal. Un año con un mes de noviembre especialmente cálido y en el que el ártico ha perdido 30.000 kilómetros cuadrados de hielo en solo 5 días. Un artículo reciente publicado en la revista ¨Nature¨ muestra como este tipo de periodos acelerados de fusión de hielo ya se han registrado una o dos veces por ejemplo en la década de 1950 a 1960, pero también hace alusión al deshielo continuo y acelerado que se ha producido durante los últimos 50 años. 

El hielo se sigue congelando sobre el ártico después del final del verano, lo único, que ahora lo hace más lentamente y por eso este 2016 tenemos menos hielo tanto en extensión como en espesor, desde que se monitorea. Los niveles son incluso más bajos que los registrados en 2012, uno de los años de menor cobertura registrados.

La calidez que se registra este año en el polo tiene mucho que ver con dos factores. Por un lado, la escasez de hielo en la región y por otro el transporte continuo de aire más cálido y húmedo de lo normal desde latitudes bajas. No es normal que el polo registre temperaturas tan elevadas por estas fechas, pero lo es menos que este periodo cálido se extienda tanto en el tiempo. 2017 podría ser un año de sorpresas en lo meteorológico, dado que las condiciones atmosféricas y oceánicas que se registran en la región ártica, modulan el comportamiento de las corrientes de chorro que conducen las borrascas que afectan a América, Asia y Europa.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Eltiempo.es

image beaconimage beaconimage beacon