Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Este es el que se considera el mejor lugar de España para ver las estrellas

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 03/07/2017 Elsa Velasco
El nuevo observatorio es el primero en España situado en un Parque de Cielo Oscuro © Image LaVanguardia.com El nuevo observatorio es el primero en España situado en un Parque de Cielo Oscuro

La noche en Albanyà es oscura. Tan oscura que la Vía Láctea, la Luna y los planetas resplandecen casi tanto como antaño, cuando eran la única guía del ser humano en la noche. Este pequeño municipio de la provincia de Girona, rodeado por los Pirineos, se ha convertido desde este sábado en el primer Parque Internacional de Cielo Oscuro de España, un reconocimiento que otorga la International Dark-Sky Association (IDA). Y desde el mismo sábado, el mayor telescopio de Girona escruta el cielo nocturno desde el recién inaugurado Observatori Astronòmic d’Albanyà.

El observatorio nace de la iniciativa de un científico computacional apasionado por la astronomía, Pere Guerra, y un astrofotógrafo, Juan Carlos Casado. Su principal objetivo es potenciar el turismo astronómico, el viajar para disfrutar de las estrellas en un enclave privilegiado. 

“También queremos acercar el Universo a los más jóvenes. Que los más pequeños puedan ser partícipes de las grandes preguntas que los científicos se hacen sobre el cosmos”, declaró Guerra durante el acto de inauguración el sábado. Y es que otra de sus metas es la divulgación de la astronomía a estudiantes de todas las edades, desde la primaria hasta la universidad. El observatorio pondrá a alcance de todos una tecnología capaz de visualizar la actividad solar, los detalles de los planetas del Sistema Solar e incluso asteroides y cometas.

El telescopio del Observatori Astronòmic d'Albanyà es el más grande de Girona © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. El telescopio del Observatori Astronòmic d'Albanyà es el más grande de Girona

Su potencia permitirá además realizar investigaciones astronómicas a nivel profesional durante los meses de invierno. “Reto al observatorio a descubrir un asteroide y ponerle el nombre de Albanyà en menos de dos años”, desafió a Guerra y Casado el director del Observatorio del Teide, Miquel Serra Ricart, quien ha colaborado con el diseño del nuevo observatorio del municipio de Girona. “Está a nuestro alcance identificar cuerpos pequeños como asteroides, y también planetas fuera del sistema solar: los exoplanetas”, explicó a Big Vang Juan Carlos Casado.

“No es el mejor sitio para poner un observatorio profesional”, puntualizó a Big Vang Miquel Serra Ricart, ya que para observar el cielo hace falta tener una gran proporción de noches despejadas, algo que sólo es posible en Canarias, en Hawái y en Chile. “Pero aquí hay mucha oscuridad, y las noches que se pueda observar el cielo se podrán hacer descubrimientos interesantes”, añadió.

La Vía Láctea sobre el nuevo observatorio en Albanyà © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. La Vía Láctea sobre el nuevo observatorio en Albanyà

Un oasis de oscuridad

“Albanyà ha conseguido un oasis de oscuridad”, afirmó Casado en la inauguración. El municipio apuesta por el turismo cultural y sostenible. Con sólo 147 habitantes, en verano acogen 500 turistas en el camping Bassegoda Park, que gestiona la familia de Pere Guerra, y que es donde está localizado el observatorio.

Los residentes de Albanyà hacen lo posible por preservar el cielo nocturno, tanto por su belleza como por la salud y el medio ambiente. “Ahora las personas duermen mejor. Y han regresado especies muy sensibles a la contaminación lumínica, como la mariposa Graellsia isabellae”, remarca Pere Guerra. El nuevo reconocimiento por parte de la IDA se suma a la Certificación Starlight, que el pueblo obtuvo en 2015. La clave, explica Guerra, no es sólo minimizar el alumbrado público. “Lo más factible es cambiar el color de las luces, hacerlas de color ámbar en vez de blanco, y apantallar y enfocar las bombillas hacia abajo”. Algo tan sencillo como eso podría devolver el espectáculo del cielo estrellado a muchas personas que lo han perdido.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon