Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Alonso Caparrós toca fondo, deja 'Sálvame' y alerta a sus familiares más cercanos

Logotipo de Cotilleo Cotilleo 12/06/2018 Cotilleo.es

Ayer la tarde de Sálvame empezaba con una “dura” noticia. Nada más y nada menos que el abandono de Alonso Caparrós del universo Sálvame. Una decisión que pilló a todo el mundo de sorpresa. Poca gente se imaginaba que el presentador que había vuelto a los platós de televisión relativamente hacía poco, dejaría la televisión para centrase en su ámbito más personal. Al parecer la decisión no fue tomada de un día para otro, el colaborador lleva unos meses meditando sobre el tema. Pero ya está todo decidido. Y así lo comunicó ayer en Sálvame, deja el programa.

Los motivos por los que deja el programa

© Proporcionado por Mercados y Estilos de Vida, S.L.,

No fue una buena tarde para Alonso Caparrós. El programa comenzaba con Alonso sentado en una silla y queriendo comunicar algo al público. De pronto saltaron todas las alarmas, ya que no quería entrar al plató, como el mismo dijo “quiero irme”. Su amiga Terelu se sentaba al lado de él para solucionar un problemilla que habría tenido hace tiempo por unas declaraciones que hizo. Quizás fue demasiado tarde o quizás perdió todo el valor que tenía hace días, porque ese tema no se tocó.

De lo que si que quiso hablar es de que quería, y así lo hace minutos más tarde, abandonar Sálvame. Una decisión que ya se lo había comunicado a sus directores. ¿Los motivos? Los conflictos que tiene con su familia y además una crisis de pareja. Asegura que el haberse volcado en el trabajo le ha hecho no darse cuenta del momento por el que estaba pasando con su pareja. El mismo ha reconocido que estos momentos tan difíciles por los que ha pasado, han estado a punto de acabar con su relación.

El conflicto con Las Campos

© Proporcionado por Mercados y Estilos de Vida, S.L.,

Una de las semanas más complicadas para Terelu fue cuando en su propio programa no paraba de salir información de cómo era ésta en el ámbito laboral. Muchas declaraciones de personas que habían trabajado con ella aseguraban que recibían malas contestaciones por parte de la hija de María Teresa Campos. Además de ser toda una “diva” que necesitaba a gente para que le sirvieran un refresco o para que le encendieran el cigarrillo. En esta delicada semana para Terelu, su hermana Carmen Borrego fue quien la defendió en Sálvame.

Y como era de esperar, la hermanísima tuvo que enfrentarse con diestro y siniestro. Entre ellos, Alonso Caparrós. Amigo de las dos hermanas. Que afirmaba que con Terelu no se podía hablar y que le había hecho la cruz. Ademas de declarar que, Terelu y Carmen, parecen un clan chungos. Afirmaciones que no gustaron nada a la Borrego que le contestó diciendo que ella era una agraciada y que no iba a hacer lo mismo que él. Además, ya muy cabreada, añadió: “yo si estoy aquí es gracias a que tu padre me dio una oportunidad y si tú estás aquí es porque mi madre te la dio”.

La familia

© Proporcionado por Mercados y Estilos de Vida, S.L.,

Alonso Caparrós y su familia están completamente distanciados. El presentador no ha tenido reparos en manifestar que su padre siempre ha metido la cabeza debajo del ala ante los programas. Que jamás se ha preocupado de si los suyos sufrían y que toda su energía la ha concentrado en el trabajo.

Lógicamente, las acusaciones del colaborador de Sálvame han hecho mucho daño a Andrés Caparrós, que optó por retirarse de los medios tras considerar que su hijo le había hecho una encerrona en el Deluxe. Tampoco se ha ido de rositas la madre de Alonso, que ejerció de manager de su hijo y ha salido trasquilada.

Según Alonso, el dinero que ganó en su época de máximo brillo profesional fue mal gestionado por su madre. Habla de que esto le costó una inspección de Hacienda que incluyó una importante indemnización económica. El colaborador de Sálvame tiene claro que sus ganancias revirtieron en el bienestar de su familia en detrimento de él. Asegura que sigue recibiendo facturas a su nombre de servicios y bienes que no adquirió.

Preocupación

© Proporcionado por Mercados y Estilos de Vida, S.L., Los padres de Alonso Caparrós están alarmados ante la situación que observa su hijo. No le ven bien y creen que no está encauzando su vida de la mejor manera. Al igual que otras personas del entorno del presentador, creían que participar en GHVIP significaría para Alonso una renacer profesional. Algo parecido a lo que ocurrió con Carlos Lozano.

Cierto es que Alonso ha trabajado como colaborador desde que abandonó el reality de Telecinco. Sin embargo, su personaje ha engullido al comunicador. Quizás hayan sido los problemas económicos los que le han llevado a explotar su faceta más íntima. Recuperó del pasado su problema con las drogas y protagonizó un mano a mano con su hija hablando de esta cuestión.

El espectáculo más duro que Caparrós ofreció tenía a su padre como sparring. Sobre él descargó su ira y le acusó de muchas cosas. Al final, todo pivotaba sobre lo mismo, la falta de atención. Desde entonces, Andrés Caparrós decidió alejarse de los medios y no volver a comentar nada sobre su hijo. A lo más que llega cuando se le contacta es a manifestar que Alonso no está en su mejor momento y que eso le quita el sueño. Sin embargo, ¿cómo ayudar a quien no quiere ayuda?

Las drogas

© Proporcionado por Mercados y Estilos de Vida, S.L.,

Tras salir de GHVIPAlonso habló sobre su adicción a las drogas. Explicó que soñaba con montañas de cocaína. La adicción le producía espasmos nerviosos que no podía controlar. Un auténtico problema que cuando presentaba Furor solo pudieron paliar atándole las piernas al taburete.

En esa época de descontrol, Caparrós llegó a consumir droga “como para matar a siete caballos”. No tenía fin y tomaba hasta que su cuerpo decía basta. En alguna ocasión, vio la muerte de cerca, quizás solo fuera una alucinación producida por la ingesta de cocaína. Viendo que el asunto se le había ido de las manos, Alonso acudió a un centro privado para que le ayudaran.

Lo cierto es que el colaborador no guarda un buen recuerdo de sus ingresos, pues le practicaban un tratamiento que incluía electroshocks y eso le provocaba fuertes dolores, amén de ponerlo en un estado de seminconsciencia. Era como un autómata. Eso sí, Alonso ha expresado que está completamente recuperado y que aunque alguna vez siente la punzada del deseo, logra vencerla.

Kiko Matamoros

© Proporcionado por Mercados y Estilos de Vida, S.L.,

La llegada de Alonso Caparrós a Sálvame coincidió con el adiós de Kiko Matamoros. Algunos creyeron que el presentador sería el recambio perfecto para el colaborador. Alonso se expresa bien, sabe batirse en duelo verbal… En definitiva, se maneja sobradamente en los platós. Sin embargo, tras explotar sus problemas familiares, el presentador optó por un perfil bajo. A esto se unía otra circunstancia que jugaba en su contra, además de no generar contenidos por sí mismo, tampoco aportaba noticias.

Poco a poco, el globo de Alonso se fue desinflando en las tardes de Telecinco. Perdió fuelle y eso hizo que sus colaboraciones se vieran reducidas. Es cierto que firmó un contrato cuando se enroló en Sálvame pero eso no le salva de que le bajen del programa. Hay semanas que acude una vez y otras, ninguna.

El futuro profesional de Alonso no se vislumbra demasiado halagüeño. Es cierto que es un gran comunicador pero su vida personal le ha pasado factura. El problema de las drogas hizo que estuviera en dique seco durante mucho tiempo. Fueron veinticinco años el tiempo que duró su adicción. Sin duda, muy difícil volver a retomar comba.

La ruina económica

© Proporcionado por Mercados y Estilos de Vida, S.L.,

Alonso Caparrós confió en su madre para que gestionara su carrera profesional. Ella era su manager en sus tiempos de mayor gloria profesional. Según explica el presentador, todos sus ingresos iban a parar a una empresa familiar en la que únicamente tenía firma para sacar su dinero. Alonso siempre ha querido dejar muy claro que su responsabilidad sobre la sociedad era nula: “Yo ni administraba, ni gestionaba ni tenía en absoluto conocimiento de nada. Mi madre era mi representante, y eso era una empresa familiar”.

La empresa en cuestión se cerró y años más tarde el colaborador de Sálvame recibió una notificación de Hacienda donde le comunicaban que debía 120.000 euros y también que “mi casa, mis cuentas, todo está absolutamente embargado. Cuando voy a Hacienda, descubro que la deuda viene de esa empresa. Para levantar los embargos y hacer un primer pago, vendí mi casa, con eso pagué una parte, quedaban unos 30.000 euros más por pagar”.

Alonso pidió a sus padres que le dejaran alojarse en una vivienda que tenían en Marbella. A los pocos días de estar allí, sus progenitores le comunicaron que tenía que marcharse porque habían vendido la casa. El dinero percibido por Andrés Caparrós y su mujer no lo utilizaron para pagar los 30.000 euros pendientes a Hacienda. Razón por la cual, Alonso manifiesta que no solo se quedó sin casa, sino que también tuvo que apechugar con la deuda reclamada por el Fisco.

Más noticias en MSN

-Alonso Caparrós abandona la tele para salvar su matrimonio

-El juez ordena a Angelina que los niños vean más a Brad (Fuente: SucoPress)

Volver a reproducir vídeo
SIGUIENTE
1
Cancelar
SIGUIENTE
SIGUIENTE

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Cotilleo.es

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon