Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Nacho Guerreros (LQSA) relata el bullying que sufrió de niño: "No los he perdonado"

Logotipo de Vertele Vertele 13/08/2017 Redacción
Nacho Guerreros en Sábado Deluxe © Proporcionado por Portal Vertele, SL Nacho Guerreros en Sábado Deluxe

Nacho Guerreros, acostumbrado a hacer reír como Coque en La que se avecina, mostró un lado muy distinto en su entrevista en Sábado Deluxe. El actor acudió a presentar su libro, Yo también sufrí bullying, donde relata el acoso escolar que padeció siendo un niño. 

El actor explicó a Jorge Javier Vázquez como fue el "fatídico" curso en que llegó al instituto, cuando iba a cumplir 14 años, y dos compañeros se dedicaron a hacerle la vida imposible. "Había vivido una infancia feliz en el colegio, y llegas allí y te miran mal. Recuerdo que el primer día supe que algo malo iba a pasar", narra.

"El curso empezó en octubre, en Navidad quise dejarlo"

"Quizás era muy niño, no había dado problemas nunca. Ellos estaban más adelantados que yo, ya fumaban. Claro, debieron ver en mí una víctima muy fácil que no iba a protestar por nada", prosigue Guerreros, que explica cómo fueron los primeros síntomas de lo que ocurría en su aula: "Había un rechazo... No recuerdo cuál fue la primera mirada de desprecio, que la hubo; la primera colleja, que también la hubo; un día te desaparece el rotulador o el abrigo... No recuerdo cuál fue la primera vez. pero si el curso empezaba en octubre, yo en Navidad quería dejarlo".

Las peores tardes para él eran las de "las clases de los jueves por la tarde, de tres a seis", porque no salían del aula y debía pasar todo el tiempo con sus acosadores. "Quería poner a todos en mi contra. que hicieran corrillos". "Hubo tortazos, pero hiere más lo psicológico. Los guantazos no eran tan hirientes como una mirada inquisitiva o discriminatoria". 

De hecho, contó que intentó abandonar los estudios. Ofertaban un puesto de repartidor en una panadería al que se presentó. "El señor me vio muy pequeño", recuerda. No le quiso decir nada a su familia porque "a mí se me decía que cuando pasabas al instituto, ya eras mayor y podías solucionarte la vida".

"Genera un sentimiento horrible"

También habló de la culpabilidad que sentía cuando veía a otros compañeros sentir lo mismo. "Me callé, porque como se suele decir, pensaba: "Virgencita, virgencita, que me quede como estoy". Genera un sentimiento horrible". Explicó cómo un compañero italiano y muy corpulento fue objeto de varias palizas por tener una risa distintiva.

Preguntado por si había perdonado a sus maltratadores, el intérprete fue tajante: "No, no tengo por qué perdonarlos".

Su episodio en una obra de teatro

Esa experiencia le ha servido a posteriori para reaccionar cuando ha visto situaciones de este tipo. "Te hace una coraza y te hace ver qué tipo de gente tienes en frente".

Narró un ejemplo vivido en una obra en teatro, "con un director que ya no está, con Pepe Sancho de protagonista": "Me habían elegido por casting y estaba súper ilusionado. Pero noté que el director se lo estaba haciendo pasar mal a otro compañero. Nos comparaba continuamente y me estaba sintiendo muy incómodo. Me sentía fatal y en uno de los ensayos al director se le ocurrió cambiarnos el personaje. El suyo era mucho más grande que el mío. Yo hay paré y dije que no quería seguir. Y me fui. Me fui a poner copas".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vertele

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon