Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Cómo llevo...?' Respondemos las 5 preguntas de moda más repetidas en el mundo

¡Hola! ¡Hola! 12/01/2016 hola

© Proporcionado por Hola

Cada vez que buscas algo en Google, las búsquedas quedan registradas, y la frecuencia con la que se repite esa búsqueda en todo el mundo es lo que hace que a veces el mismo buscador te dé sugerencias, ya estés a la caza del último bestseller internacional, el nombre de los actores de 'Star Wars' o dónde encontrar unos zapatos en rebajas de tu talla. Con estos datos, todos los años Google elabora una lista con sus preguntas más buscadas, dividiéndolas por temas, y eso incluye la moda; una lista que muchas veces tiene que ver con el nombre más googleado (aquí las Delevingne y las Jenner baten récords), pero que también incluye muchas de esas preguntas que tú misma te has hecho delante del espejo. ¿Quieres saber qué es lo que inquieta al lado más fashion de la red? Respondemos cinco de las preguntas más frecuentes que reconcomen a las internautas adictas a la moda.

VER GALERÍA

1. ¿Cómo se camina con tacones?

Ah, la eterna pregunta... ¿cómo caminar (bien) con tacones? Esta duda se remonta a los inicios de la historia del zapato de tacón (en Europa se popularizó en la Edad Media aunque ya se llevaban en la Antigua Grecia y Roma), y tanto entonces como ahora lo mejor es tomárselo con calma: sin correr, y dando pasos un poco más cortos de lo normal hasta que habituemos la zancada. Del kittenheel al stiletto, es importante practicar la manera en que se apoya el pie en el suelo, especialmente cuando estrenamos modelo, y si estamos habituadas a un tipo de zapato de una altura diferente.

El talón debe ir por delante aunque la pisada ha de ser más firme que con unas flats, echando la espalda hacia atrás para compensar el efecto del tacón, que suele deplazar el centro de gravedad del cuerpo hacia adelante. La tecnología del zapato también es fundamental: no se trata de que sean más baratos o caros, si no de que la horma sea la adecuada, dejando espacio suficiente para el pie si tiene el arco muy alto, la talla la correcta, para liberar la presión excesiva de la parte delantera del pie, y que la suela y el tacón dispongan de suficiente tracción.

2. ¿Cómo se deshilachan los vaqueros?

Los ripped jeans han sido una de las tendencias más repetidas del año -ocupan el puesto número 1 entre las 'antitendencias' para 2016-, y de ahí el origen de esta pregunta, que se centra en los cortes a la altura del muslo y la rodilla en el tejido, pero también y muy específicamente, en los bajos: una de las pocas maneras de llevar esta tendencia que hemos salvado de la 'quema'. Los vaqueros deshilachados pueden tener mil y una versiones, desde el clásico short reciclado de unos pantalones viejos, a las complicadísimas aberturas XL en las perneras de las fashion insiders. La moda de los vaqueros deshilachados es tan popular que incluso el diario The Guardian le dedicaba un artículo completo al proceso DIY de rasgar los pantalones el pasado mes de febrero.

En 2016, esta tendencia seguirá dando qué hablar, por ejemplo en las mangas y bajos de las cazadoras o abrigos vaqueros, y en los skinny jeans con bajos 'extremos', que llegan a llevar jirones deshilachados de más de diez centímetros de largo. Para deshilachar el bajo de los vaqueros lo único que se necesita son unas tijeras o una cuchilla de afeitar: empezamos cortando el bajo a la altura deseada (puede ser al mismo filo de la prenda, o más arriba, si queremos unos pantalones pesqueros o incluso cropped), y seguimos raspando los bordes del tejido con el filo de las propias tijeras la cuchilla, hasta que el pantalón comience a soltar hilos de forma irregular. Se puede multiplicar este efecto desgastado dando algo de textura al borde del pantalón, con un sacahilos, un papel de lija o una piedra pómez; lo mejor es que no tienen que quedar perfectos, un par de lavados en la lavadora se encargarán de hacer el resto.

VER GALERÍA

3. ¿Con qué se pueden combinar unos botines?

No todos los largos de falda funcionan con botines, y lo mismo sucede a la inversa. Las ankle boots llegan solamente hasta el tobillo, una altura muy particular que puede lo mismo achatar la pierna que alargarla, dependiendo del largo de las prendas con las que las combinemos, o de si el botín es plano o tiene tacón ancho. Algunos ejemplos que suelen colarse a menudo en el armario de diario y que nos pueden servir de referencia:

1. ... con pantalón remangado unos centímetros, hasta la altura al tobillo.

2. ... con pantalón con bajo deshilachado, combinando dos tendencias en una.

3. ... con faldas midi o tipo lápiz, o vestidos a la rodilla.

El botín con faldas y vestidos mini muy cortos es mejor evitarlo, cambiándolo por un bota a medio muslo o por otro tipo de zapato, plano o con tacón. También hay que evitar meter el extremo del pantalón en el interior de la bota, a menos que se trate de un pantalón skinny.

4. ¿Qué color de zapatos va con un vestido en negro y azul?

A principios de 2015, Internet entró en una nueva era gracias a aquél vestido que nadie sabía decir a ciencia cierta si era negro y azul, o blanco y dorado. No sabemos si el vestido de marras fue el que inspiró una de las preguntas de moda más raras, y más buscadas de Google, pero lo cierto es que el black & blue parece haber sufrido un auténtico 'subidón' de búsquedas en los meses posteriores a aquel dilema 2.0.

La respuesta a esta pregunta: además de combinar con negro, un vestido negro y azul funcionaría con zapatos dentro de la gama de los nudes y las tonalidades maquillaje, los metalizados y los colores fuertes, como el fucsia, el naranja o el amarillo.

Una foto publicada por The Dreslyn (@thedreslyn) el 8 de Ene de 2016 a la(s) 9:27 PST

5. ¿Qué son los zapatos mules?

De origen francés, este tipo de zapato se define sobre todo porque lleva los talones al descubierto, y aunque tradicionalmente solían estar cerrados por delante, en la puntera, hoy en día encontramos otro tipo de variantes que van abiertas y que también se consideran mules. Los mules pueden ser tanto planos como con tacón, híbridos tipo botín, e incluso tipo peep-toes, dejando la punta de los dedos al aire. Viven su particular comeback entre las tendencias de moda en calzado, aunque se los hemos visto llevar desde a María Antonieta a Marilyn Monroe.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon