Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Intolerancia a la lactosa? ¡No renuncies a la leche!

¡Hola! ¡Hola! 23/12/2015 hola

© Proporcionado por Hola © Proporcionado por Hola

Cada vez es más habitual sufrir dificultades para digerir correctamente la leche. Es posible, incluso, que no seas consciente de que tienes este problema, puesto que diversos estudios han demostrado que hasta un tercio de la población en nuestro país tiene dificultades para digerir la lactosa sin saberlo. Nada menos que un 34% de españoles, según la EFSA (Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos). Si has notado que tus digestiones son excesivamente pesadas o notes molestias tras consumir algún producto que contenga lactosa, es posible que padezcas algún grado de intolerancia. Si te sucede esto, coméntaselo a tu médico para verificar la existencia de intolerancia.

La lactosa, el azúcar de la leche, es un componente natural de este producto, y está compuesta por galactosa (necesaria para el correcto funcionamiento del sistema nervioso) y glucosa (que aporta la energía que necesita tu cuerpo). La encima que se encarga de su asimilación es la lactasa, y cuando hay una deficiencia en esta enzima la lactosa se acumula en el intestino, provocando serias molestias. Es entonces cuando hablamos de intolerancia a la lactosa. Pero la leche tiene una composición muy equilibrada y un alto contenido de nutrientes, con proteínas de calidad, hidratos de carbono, vitaminas y minerales (especialmente calcio y fósforo), y cuando renunciamos a su consumo estamos renunciando también a todos estos beneficios que aporta a nuestra salud. ¿Crees es un problema sin solución? Nada más lejos de la realidad.

Teniendo en cuenta que la población tiene una ingesta inadecuada de dichos nutrientes, dejar de consumir leche nos hace aún más propensos a estos hábitos alimenticios poco equilibrados. Muchas personas deciden dejar de tomar leche cuando no les sienta bien por una mala digestión, pero existen productos lácteos que evitan los problemas derivados de digerir la leche convencional aportando los mismos beneficios. La leche sin lactosa, como PULEVA Mañanas Ligeras Sin Lactosa, tiene todos los beneficios y el sabor de la leche de vaca, con la diferencia de que la lactosa se ha dividido en dos azúcares más simples, un proceso que se conoce como hidrólisis. De esta forma, las personas que son sensibles a este componente de la leche pueden tomarla sin ningún tipo de incomodidad intestinal.

Además, la leche sin lactosa es la mejor opción desde el punto de vista nutricional, ya que las bebidas vegetales derivadas de la soja, avena o almendras tienen un contenido calórico equivalente al de la leche, pero con una menor cantidad y calidad de otros nutrientes como las proteínas, minerales o vitaminas.

Empieza tu día cuidando tu salud con PULEVA Mañanas Ligeras Sin Lactosa, en sus variedades semidesnatada y desnatada, que te permite volver a disfrutar de este alimento fundamental en todas las etapas de la vida. ¡Y no renuncies al placer de tomar leche ni a sus beneficios!

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon