Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Los Beckham se divorcian? El patrimonio que está en juego

Vanitatis Vanitatis 16/02/2016 M. B.

El matrimonio más rentable de la historia atraviesa sus horas más bajas. O al menos así lo asegura la prensa estadounidense, que ya habla incluso de que David y Victoria Beckhamestarían a punto de divorciarse. Su separación podría fin a 16 años de matrimonio y no solo rompería su estabilidad familiar, sino que dejaría muy dañada esa empresa en la que se convirtieron tras su 'sí, quiero'. David y Victoria forman un tándem perfecto a la hora de hacer sumar ceros a su cuenta corriente. Un tándem indisoluble. Victoria no es nadie sin David y viceversa. En caso de que ese divorcio llegase a término, ¿qué patrimonio está en juego?

David y Victoria Beckham el día que se anunció su compromiso (1998) © Proporcionado por Vanitatis David y Victoria Beckham el día que se anunció su compromiso (1998)

A lo largo de sus respectivas carreras profesionales, esas que se relanzaron con aquella boda de cuento de hadas el 4 de julio de 1999, ambos han logrado amasar una fortuna cifrada en casi mil millones de dólares. Con Victoria reconvertida en diseñadora tras su éxito como Spice Girl y con David metido a modelo tras dejar su carrera futbolística, el matrimonio se convirtió en una marca capaz de rentabilizar al máximo cualquiera de sus movimientos. En un día la pareja es capaz de ingresar más de 100.000 euros, cifra tan desorbitada como su ingente patrimonio repartido por todo el mundo.

Casa de Londres (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Casa de Londres (Gtres)

El cuartel general del matrimonio y sus cuatro hijos, –Brooklyn, de 16 años; Romeo, de 13; Cruz, de 10, y Harper, de 4– está fijado en Londres (Reino Unido), más concretamente en el exclusivo barrio de Notting Hill. Allí compraron hace poco más de dos años una espectacular casa de estilo victorianopor 48 millones de euros, una inversión a la que después han tenido que sumarle otros seis millones para emprender las reformas necesarias para dejar el inmueble a su gusto. Al alto coste de esta vivienda le hicieron frente gracias (solo en parte) a la venta de otra de sus propiedades, la conocida como Beckingham Palace, una mansión situada en el condado de Hertfordshire en la que habían vivido varios años y que vendieron en octubre de 2013 por 14 millones de euros. Muy distinta a este palecete, la actual residencia de los Beckham tiene siete dormitorios, cinco baños y dos habitaciones exclusivas para los zapatos de Victoria. Además, el inmueble tiene un amplio garaje adaptado para albergar la colección de coches del futbolista, un gimnasio y una sala de masajes y tratamientos de belleza.

Pero esta no es la única casa que tienen en Inglaterra. La pareja tiene además otra mansión ubicada al sur de Londres valorada en 17 millones de euros. La casa tiene cuatro dormitorios y un eficiente sistema de seguridad con paredes a prueba de balas incluidas.

Casa del sur de Londres (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Casa del sur de Londres (Gtres)

Es cierto que los Beckham pasan la mayor parte del año en Londres, pero la familia compagina la estancia en la capital británica con largas temporadas en Los Ángeles, donde poseen una amplia vivienda de 1.200 metros cuadrados. La adquirieron en 2007, cuando David fichó por Los Ángeles Galaxy y pagaron por ella 20 millones de euros. Está situada en una de las mejores zonas de Beverly Hills, donde también residen otros famosos como Katie Holmes o Jennifer Aniston. 

Casa de Beverly Hills © Proporcionado por Vanitatis Casa de Beverly Hills

La compra de esta casa y cómo los Beckham se instalaron en ella cuando llegaron a Estados Unidos forma parte del reality que protagonizaron, 'The Real Beckhams'. 

Residencias vacacionales

David y Victoria también han querido invertir su patrimonio en otras residencias solo destinadas para las vacaciones. La primera que adquirieron fue en la Costa Azul, concretamente en Bargemon. Se trata de un chateau francés de 15 dormitorios que les costó dos millones de euros, donde la familia puede gozar de toda la privacidad que desee. Sin embargo, llevan años sin visitarla. Al parecer la historia que esconde el inmueble provoca cierto rechazo en Victoria, que decidió no volver a instalarse en ella desde que se enteró de que entre esas paredes se suicidó el anterior propietario, a quien algunos empleados de la finca dicen adivinar e incluso escuchar en ocasiones.

Casa de Francia © Proporcionado por Vanitatis Casa de Francia

Pero si no quieren visitar su residencia francesa, los Beckham siempre pueden cambiar el destino y pasar unos días de descanso en Dubai, donde poseen dos viviendas de lujo. Una está situada en la conocida como Palm Island, muy cerca de la casa en la que vive Diego Maradona. Esta vivienda la compraron en 2008 por algo menos de dos millones de euros. Algo más cara, cuatro millones de euros, les costó la otra vivienda que poseen en el país árabe. David y Victoria poseen un apartamento de siete dormitorios en el rascacielos Burj Khalifa.

Dubai © Proporcionado por Vanitatis Dubai

Y de una playa a otra, porque el matrimonio más rentable de la historia también compró hace unos años una estupenda casita en la costa de Koh Samui, en Tailandia. La vivienda costó cinco millones de euros y tiene playa privada.

Casa de Tailandia © Proporcionado por Vanitatis Casa de Tailandia

Entre las propiedades de los Beckham también está un viñedo que David mandó construir para su esposa debido a su afición por el vino. Allí se fabrica una marca propia de la familia, pero que no se comercializa.

Sus empresas

En caso de divorcio no solo tendrían que repartirse su fortuna y sus casas, también sus empresas, esas con las que llegan a facturar hasta 25 millones de euros en un año. Además, la familia ya no solo percibe ingresos por los trabajos de David y Victoria, ahora sus dos hijos mayores también contribuyen a expandir ese imperio que supone el apellido Beckham. Brooklyn protagonizó la portada de 'Vogue' y Romeo fue imagen de Burberry. En definitiva, los Beckham son todavía una marca a la que queda mucho por explotar y que un divorcio podría echar por tierra de un plumazo. Tiempo al tiempo.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon