Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿María Teresa al exilio? Un referéndum pone en jaque a los grandes duques de Luxemburgo

Vanitatis Vanitatis 18/09/2016 Núria Tiburcio

Enrique y María Teresa de Luxemburgo están muy preocupados y no es para menos. Su puesto como grandes duques está en juego. Según informa el portal 'Wort', el partido de izquierdas 'Dei Lenk' ha propuesto un referéndum para decidir si el gran ducado va a seguir siendo una monarquía como hasta ahora o, por el contrario, se va a convertir en una república por primera vez en su historia. El problema que ve el citado grupo político es que actualmente, la familia gran ducal percibe anualmente 10 millones de euros, una cantidad que consideran desmedida en comparación con la labor institucional que desarrollan. Aparte del presupuesto de los grandes duques, el gobierno de Luxemburgo también paga el elevado sueldo de las 80 personas que trabajan para ellos.

Los grandes duques con su familia (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Los grandes duques con su familia (Gtres)

De momento, se ha hecho una propuesta online en la web de la cámara de los diputados en la que los luxemburgueses podrán firmar si quieren que referéndum se lleve a cabo. La petición se abrió el pasado 12 de septiembre y tiene como título “Para la introducción de una república en Luxemburgo para reemplazar la monarquía”. “¿Quieren los luxemburgueses mantener la monarquía constitucional que se designa por herencia y en la que los ciudadanos no tienen voz para designar a su jefe de Estado, o prefieren una república en la que el presidente sea elegido directamente por las ciudadanos?”, puede leerse en la descripción de la propuesta. 

© Proporcionado por Vanitatis

Si la proposición obtiene más de 4.500 firmas, será llevada al parlamento para debatirla. De momento, lleva 418 signaturas, una cifra bastante inferior a la que esperaba el partido 'Dei Lenk'. La popularidad de Enrique y María Teresa es bastante elevada y son muchos los que se encuentran a gusto con la monarquía y consideran que implantar una república sería un quebradero de cabeza. Sin embargo, y a pesar de los actuales datos, los grandes duques no podrán respirar tranquilos hasta que llegue el día 24 de octubre, fecha en la que vence la petición, y vean que no se han alcanzado las casi 5.000 firmas de la petición.

La otra preocupación de María Teresa

Aparte del reférendum, la gran duquesa tiene otra gran preocupación y está relacionada con Jacqueline, la que fuera su doncella durante varios años. La joven, que prefiere no revelar su apellido por el momento, se encuentra escribiendo un libro en el que relatará la auténtica pesadilla que vivió la temporada que residió en el castillo de Colmar Berg. De momento, la protagonista ya ha revelado algunos detalles al medio 'Republican Lorrain' que podrán leerse de aquí unos meses en su obra.

Los Grandes Duques de Luxemburgo, María Teresa y Enrique (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Los Grandes Duques de Luxemburgo, María Teresa y Enrique (Gtres)

Jacqueline conoció a María Teresa por casualidad. Ella trabajaba en una tienda de alta costura del gran ducado y en una ocasión que la gran duquesa acudió a la boutique existió una gran química entre ellas. Tanto es así que la esposa del gran duque Enrique le hizo una suculenta oferta: 4.720 euros brutos al mes por encargarse de organizar su vestidor y prepararle la ropa cuando debía acudir a algún acto oficial. Según cuenta la doncella, “las peticiones de mi señora (nombre con el que aún se refiere a María Teresa) eran constantemente contradictorias y eso creó una gran tensión entre nosotras”.

La doncella no sólo mantenía una fría relación con su jefa. También tenía graves problemas con sus compañeros de trabajo. A pesar de todo ello, Jacqueline asegura que no dejó el puesto “por el buen sueldo”. Pero el 'punto y aparte' de esta historia sucedió en julio de 2014. Según cuenta la protagonista, sufrió una enfermedad que la tuvo de baja laboral. Cuando ya estaba recuperada y dispuesta a reincorporarse a Jacqueline se le envió una carta en la que se detallaban los motivos de su despido: “la insubordinación manifestada en diferentes momentos y el mal ambiente que creaba con sus compañeros”. 

Siempre según su versión, Jaqueline no recibió ninguna compensación económica por tratarse de un despido improcedente. La doncella decidió entonces interponer una demanda en el juzgado en la que pedía que se le diese una compensación económica de 300.000 euros por daños materiales y 50.000 por daños morales . Aunque el juzgado de primera instancia le dio la razón a la doncella, la casa gran ducal recurrió y ganó al considerarse que sus razones eran suficientes para un despido y se le recordó a Jacqueline que debía mantener “el secreto profesional”.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon