Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Qué ha pasado con Blue Ivy?

Zeleb.es Zeleb.es 04/09/2016 zeleb.es

¿Qué ha pasado con Blue Ivy? ¿Qué ha pasado con Blue Ivy?¿Qué ha pasado con Blue Ivy? © Proporcionado por Zeleb.es ¿Qué ha pasado con Blue Ivy?¿Qué ha pasado con Blue Ivy?

Gala de los VMA 2016. Una radiante Beyoncé irrumpe en la alfombra roja con su hija de cuatro años, Blue Ivy, de la mano.

Es su primera noche en un evento así; a pesar de su corta edad, la pequeña está viviendo algo que la mayoría de las personas jamás tendrán la oportunidad de experimentar en toda su vida. La expresión ilusionada de su rostro habla por sí misma: con un poco de miedo y desconfianza por tal despliegue de flashes prestándole atención pero, a la vez, felicidad, ilusión y orgullo por poder acompañar a su madre a la fiesta en la que, sin duda, se convertirá en una velada inolvidable para ella.

ADEMÁS: Lo mejor de lo peor de los VMA: 10 looks de locos

Hasta aquí, todo genial. Todo  idílico. Sin embargo, a los pocos minutos de aparecer Beyoncé en la entrega de premios con Blue Ivy las redes sociales comenzaron a echar humo con comentarios de todo tipo sobre el tema.

Beyoncé y Blue Ivy en los VMA 2016 © Proporcionado por Zeleb.es Beyoncé y Blue Ivy en los VMA 2016

Algunos, los más, a favor y en su mayoría alabando la actitud tanto de la artista como de su retoño sobre la red carpet, hablando de lo "mona" y "adorable" que iba la niña con su vestido de princesa (de precio estratosférico) o aplaudiendo la decisión de la cantante de no separarse de su hija ni sobre la red carpet.

Otros, unos pocos, criticando que Beyoncé fuese capaz de exponer públicamente de tal modo a una menor de edad; a una niña pequeña que, al fin y al cabo, aún es prácticamente un bebé.

ADEMÁS: Beyoncé cumple 35 años: su álbum de fotos

Pero ahí tampoco está el problema. Porque opiniones las hay de todo tipo y, además, (seguramente) Queen B ya contaba con ellas antes de salir de casa. Lo que de verdad aterra, y avergüenza, y no se pude tolerar de ninguna de las maneras, es que también surgieran en Twitter o en Instagram publicaciones de personas adultas (y en casi su totalidad, mujeres)insultando a Blue Ivy y metiéndose con ella por su físico. ¿Cómo puede ser eso posible?

"Blue Ivy es fea de narices" o "la pobre se parece a su padre" son solo algunas de las lindezas que Internet le dedicó a la hija de Beyoncé y Jay-Z. ¿Conclusión? No la hay. Pues, cuando una sociedad heteropatriarcal, machista y superficial como la nuestra saca lo peor de sí misma hasta llegar al deleznable punto de dañar a una niña de cuatro años, ya sea por envidia, por malicia o por simple aburrimiento, todo intento de buscarles un sentido a las cosas se vuelve vano.

ADEMÁS: Beyoncé y Jay-Z, la calma tras la tormenta de su crisis matrimonial

Fotos: Gtres

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Zeleb

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon