Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Qué tienen de especial los niños con altas capacidades?

¡Hola! ¡Hola! 29/03/2016 hola

http://www.hola.com/imagenes/ninos/2016032984701/educacion-ninos-altas-capacidades/0-357-686/nino-superdotado-1-c.jpg

http://www.hola.com/imagenes/ninos/2016032984701/educacion-ninos-altas-capacidades/0-357-686/nino-superdotado-1-c.jpg
© Proporcionado por Hola

Para muchos padres, en ocasiones, y contrariamente a lo que pueda parecer, tener un hijo con altas capacidades puede convertirse en un foco de dudas y problemas. Hemos hablado con Cecilia Rodríguez, pedagoga, psicóloga y asesora de Cuadernos Rubio para que nos cuente cómo son estos niños y qué podemos hacer para que tengan un correcto desarrollo intelectual y emocional.

¿Qué engloba el concepto ‘altas capacidades’? ¿Cómo lo definen los expertos?
No es fácil definir el concepto de altas capacidades, ya que hoy en día estamos ante un nuevo paradigma de la inteligencia y de las altas capacidades y no existe una definición consensuada por los diferentes expertos.

Tradicionalmente se ha empleado el término superdotación, que podíamos definir como una capacidad intelectual sobresaliente, superior a la media, en concreto aquella capacidad correspondiente a un CI (Coeficiente Intelectual) de 130 o más. Actualmente, no nos podemos limitar al CI para definir las altas capacidades, ya que las nuevas teorías han demostrado que la inteligencia no es estática y tampoco dependen de un único factor general. La alta capacidad intelectual engloba superdotación (un CI de 130 o más), pero además talento y precocidad intelectual. Es decir, las altas capacidades suponen la existencia de unas aptitudes que, con unas determinadas características de la personalidad y cuando estas reciben una estimulación adecuada, llevan a la persona a potenciar y multiplicar sus aprendizajes.

Los expertos comentan que en nuestro país sólo se detecta un 10% de alumnos o niños con altas capacidades. ¿A qué edad se advierte que una persona tiene altas capacidades?

Más que de edad podemos hablar de etapas del desarrollo. Cada niño sigue su propio ritmo de desarrollo intelectual. Ocurre lo mismo que con el crecimiento físico, aunque todos siguen un patrón general de desarrollo, éste tiene su propia forma de manifestarse en cada niño. Es cierto que desde un primer momento podemos observar indicios de un desarrollo más avanzado de lo esperado para su edad, sin embargo, no es fácil hacer un diagnóstico claro de las altas capacidades intelectuales hasta que el niño ha alcanzado cierto nivel de desarrollo.

En edades tempranas podemos encontrar niños con un desarrollo avanzado, pero no podemos confirmar un diagnóstico de altas capacidades hasta que no tengan 6-7 años. La razón principal es que antes de los 6-7 años los niños experimentan muchos cambios a nivel físico y psíquico. En torno a esta edad es un buen momento para hacer un primer diagnóstico que ha de llevar un seguimiento y volver a confirmarse más adelante en torno a los 11-12 años.

¿Qué señales pueden indicar a los padres que su hijo tiene altas capacidades?
Existen niños con talento, niños listos, niños precoces y sólo un grupo de estos niños serán niños con altas capacidades intelectuales. Es importante prestar atención a las señales y ante cualquier duda consultar con un especialista. Algunas características que pueden alertar a los padres de la presencia de altas capacidades intelectuales son las siguientes:

  • En un primer momento podemos tomar como referencia los logros esperados para su edad. Así cuando el niño alcance estos logros antes de lo esperado podemos sospechar altas capacidades, por ejemplo emiten frases cuando otros ni siquiera dicen una palabra.
  • Presentan un talento precoz:

-Se fijan en detalles que suelen pasar desapercibidos.
-Comprenden fácilmente datos, información, relación entre conceptos.
-Son capaces de hacer reflexiones muy adelantadas para su edad.
-Tienen una gran memoria y aprenden con facilidad.

  • Pueden mostrar una gran sensibilidad a ciertos temas, incluso llegar a ser exagerada para su edad.
  • Hacen muchas preguntas, algunas pueden ser realmente complicadas.
  • Se motivan con los retos intelectuales.
  • Suelen aburrirse y desmotivarse en clase.
  • Normalmente se relacionan mejor con niños mayores y con adultos.
  • A veces se preocupan demasiado por cosas.

¿Padres y profesores están preparados para detectar y desarrollar la capacidad de estos niños? ¿Cuál es el papel de cada uno?
Detectar las altas capacidades intelectuales no siempre es algo sencillo, tanto padres como profesores deben estar atentos a las señales que indiquen un desarrollo por encima de lo normal. La detección viene por parte de la familia y el profesorado que son las personas más cercanas al niño y el diagnostico viene por parte de un especialista. El papel de padres y profesores en la detección consiste en prestar atención a los detalles y llegado el momento poner en marcha el diagnóstico.

En cuanto al desarrollo, siguiendo unas sencillas indicaciones y haciendo uso del sentido común, tanto el profesorado como la familia pueden impulsar su desarrollo. Se trata de entender que siguen siendo niños y de permitirles dar respuesta a su necesidad de aprendizaje y de conocimiento. Son niños que necesitan mucha motivación, pero que cuando están motivados ellos solos buscan y construyen sus aprendizajes.

¿Es bueno que estos niños estén en clases o grupos diferentes, es decir, que tengan una educación al margen del resto?
Debemos recordar que estos niños destacan por sus altas capacidades intelectuales, pero en otras áreas del desarrollo suelen seguir el ritmo esperado para su edad. Debemos tener en cuenta este desfase en el desarrollo de los niños, porque aunque sean muy inteligentes y sean capaces de hacer reflexiones de adulto, en otro sentido siguen siendo niños, a nivel emocional, afectivo, físico e incluso social. En este sentido, lo aconsejable para su escolarización es seguir el principio de normalización y mantener (siempre que sea posible), al niño en su grupo correspondiente.

En lugar de hacer grupos diferentes podemos hacer experiencias de aprendizaje diferentes dentro de su grupo de referencia, de este modo podemos dar respuesta no sólo a las necesidades educativas de los alumnos con altas capacidades intelectuales, sino a las necesidades de todos los alumnos.

Uno de los problemas frecuentes de estos niños es el fracaso escolar, pero ¿qué otros problemas de adaptación pueden sufrir?
Los niños con altas capacidades intelectuales pueden sufrir los mismos problemas que cualquier otro niño, incluido el mencionado fracaso escolar. El tener altas capacidades no implica necesariamente la existencia de determinados problemas, pero si puede ser un factor que facilite la ocurrencia de los mismos, entre ellos podemos señalar:

  • Dificultades de adaptación. Suelen ser niños muy sensibles, ya que su razonamiento les hace alcanzar niveles que no se corresponden con su nivel afectivo o emocional.
  • A veces pueden tener dificultades para relacionarse con otros niños ya que al no compartir intereses son vistos como raros por los niños de su edad.
  • Suelen ponerse metas muy altas y si no las consiguen experimentan frustración.
  • También suelen ser muy sensibles a la crítica, necesitan tener éxito.
  • Suelen responsabilizarse de demasiadas cosas y no debemos olvidar que siguen siendo niños, aunque razonen como adultos en algunos aspectos.

Unida a la anterior cuestión, ¿tener una alta capacidad puede ser un lastre para que el niño sea feliz y disfrute de su niñez? ¿Cómo se consigue una adecuada canalización de estas altas capacidades?
Como ya hemos mencionado en la respuesta anterior los niños con altas capacidades intelectuales pueden tener problemas, pero como cualquier otro niño. Lo que determina la capacidad de afrontar los problemas y superarlos no es el tener o no altas capacidades intelectuales, sino el desarrollo de otras habilidades emocionales.

En este sentido, al ser los niños con altas capacidades intelectuales más vulnerables que otros niños, es fundamental prestar atención al desarrollo de su inteligencia emocional. Las habilidades personales y sociales, la resiliencia y la tolerancia a la frustración serán imprescindibles para su desarrollo.

Se tiende a pensar únicamente en las capacidades intelectuales, ¿pero qué ocurre con las capacidades emocionales?, ¿se desarrollan y estimulan por igual?
Normalmente, como ya venimos mencionando en otras preguntas, las capacidades emocionales siguen un ritmo normal de desarrollo. Este ritmo emocional normal tiene un gran desfase con el desarrollo intelectual y, como consecuencia, suelen ser niños muy sensibles. Es decir, tienen una capacidad de comprensión intelectual enorme, pero no disponen de recursos afectivos para entender emocionalmente lo que su intelecto comprende, y esto puede generar malestar. Es por ello que es fundamental, como mencionaba en la pregunta anterior, prestar atención a su educación emocional.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon