Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Y si nos casamos en San Valentín? Cuando las novias cambian el blanco por el rojo

¡Hola! ¡Hola! 08/02/2016 hola

© Proporcionado por Hola

Con San Valentín a la vuelta de la esquina, el chip del 'día de los enamorados' está a pleno rendimiento, también en territorio nupcial: el año pasado Lady Gaga se comprometió en esta fecha con el anillo en forma de corazón que le entregó su ahora prometido, Taylor Kinney, y Benedict Cumberbatch y Sohpie Hunter también aprovecharon para darse un discreto 'sí quiero' el 14 de febrero. Dos perfiles de pareja completamente distintos (Lady Gaga es la reina de la extravagancia mientras que Benedict Cumberbatch anunció su compromiso con un anuncio en el diario 'The Times'), que sin embargo tuvieron una idea muy parecida: enlazar su boda al día de los enamorados.

Aunque a veces puede ser arriesgado casarse en una fecha especial (por ejemplo, en una fiesta como San Valentín es posible que tengamos más bajas en nuestra lista de invitados si alguna de las parejas ya tenía planes), la idea en sí resulta seductora por romántica. Además, al hacer de Cupido el hilo conductor de la ceremonia, muchas parejas se permiten unas licencias muy especiales, que sólo tienen sentido en este día.

Piensa en otras bodas fuera de lo común: si una boda en Las Vegas está dominada por las licencias de matrimonio exprés, las bodas en pocos minutos y los regalos en forma de souvenirs, en las bodas que se celebran en San Valentín son los corazones y los mensajes de amor los que llevan la voz cantante, con un único color de fondo: el rojo. Un sueño para muchas novias, el de vestirse de rojo en su día, y que cuenta con sus propias ventajas a la hora de encontrar el vestido perfecto.

El vestido de novia de color, especialmente si es un color dominante como el rojo (hoy en día muchas firmas incorporan varias gamas de off-white a sus colecciones, nudes, pasteles e incluso celestes), suele salirse de los cánones que normalmente encontramos en los catálogos y tiendas con colecciones pre-á-porter de novia, y que suelen ser los primeros a los que se refieren las novias españolas a la hora de buscar su vestido.

Las alternativas para tener un traje de novia de color rojo pasan por el taller de costura, donde podemos llevar varios recortes -o su versión 2.0: un tablón de Pinterest o una selección de hashtags de Instagram-, del tipo de vestido que tenemos en mente y crear uno a medida en color carmín, escarlata, rubí o rojo vamp; o, quizás la opción más económica de todas, buscar entre las propuestas de ceremonia y fiesta de las firmas de moda nupcial, y muy especialmente de aquellas que tienen una línea principal de novia, y una colección paralela de trajes para madrinas, damas de honor e invitadas.

La principal ventaja de estas colecciones es que suelen ser más atemporales; es decir, aún podemos seguir encontrando disponibles modelos de varias temporadas atrás, al contrario de lo que sucede con los vestidos de novia, que suelen ceñirse a las propuestas de temporada.

Algunas firmas como Pronovias, además, incluyen en sus propuestas de fiesta modelos gemelos, idénticos a su trajes de novia blancos sólo que en color, y con precios más asequibles que el all white (un vestido de novia puede costar varios miles de euros mientras que uno de noche o ceremonia suele rondar los 700 en la gama más alta).

La pasarela también sirve de inspiración a la hora de encontrar el vestido ideal: este otoño-invierno, Dolce & Gabbana bordan muchos de sus vestidos de línea recta con flores de lentejuelas en color escarlata brillante sobre fondos de crepe en blanco o rosa, algunos incluso acompañados de mensajes de amor, perfectos para una boda en San Valentín. También hemos encontrado destellos de cristales en rojo sobre blanco, y diseños de línea 'A' en las colecciones couture de Zuhair Murad o Giambattista Valli: te los enseñamos todos en la galería de imágenes.

Inspiración para la Lady in Red de San Valentín

1. Barra de labios Rouge Pur Couture en color Le Rouge, de YSL (33 €). 2. Minivestido en color rojo con escote en 'uve' en la espalda que termina en un twist en forma de lazo sobre la cadera, de Lanvin. A la venta en Net-À-Porter (1.860 €). 3. Vestido bandeau de Lavish Alice, con escote palabra de honor y abertura delantera en la falda. A la venta en Topshop (65 €). 4. Mono de crepe en rojo encendido, con pantalones y cut-out en la espalda, de Narciso Rodríguez. A la venta en Net-À-Porter (1.875 €). 5. Esmalde de uñas Le Vernis, de Chanel, en color Coquelicot. 6. Vestido capeado con falda a medio muslo y escote en pico, de Haney (2.647 €). 7.Stilettos de ante de color rojo de Lolita Blu (79,90 €).

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon