Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

‘El Chavo’: un fenómeno atemporal que sigue conquistando generaciones

Variety LatinoVariety Latino 20/06/2016 Nagidmy Márquez
© Provided by Variety Latino

¡El Chavo del Ocho está de cumpleaños! Este lunes 20 de junio se celebra el 45 aniversario de la primera emisión del programa más visto en Latinoamérica. Desafortunadamente, esta festividad se da solo días de la lamentable muerte del querido actor Rubén Aguirre, quien interpretó a uno de los personajes más populares de la serie de televisión, el Profesor Jirafales.

Nacido en 1971, El Chavo conquistó los gustos y corazones tanto de grandes como pequeños. Un buen número de generaciones latinoamericanas de todos los rincones crecieron viendo al famoso personaje creado por el genio de la comedia y el entretenimiento Roberto Gómez Bolaños, también conocido como Chespirito, apodo que le dio un amigo, director de teatro, que se refería a él como “Little Shakespeare”, que en español es “Shakespearito”.

El personaje creado por Bolaños ha trascendido las barreras del tiempo y fronteras de tal manera, que hasta el sol de hoy sigue vigente, a pesar de la invasión de programas y numerosas caricaturas estadounidenses. Chespirito fue capaz de unir a todo un continente a través de un programa de TV que supo reflejar a través de sus personajes y temas la idiosincrasia latina.

RELACIONADO 8 datos que no sabías sobre ‘El Chavo del Ocho’

Situado en un barrio muy humilde de la Ciudad de México, el programa de TV más visto de todos los tiempos nos cuenta las historias del día a día de personajes comúnmente marginados por los más intrínseco de la sociedad. El niño huérfano que vivía en un barril conquistó con un ‘verbito’ coloquial y popular a las audiencias de todas las edades. El Chavo fue un personaje que, bajo la pluma de Bolaños, nos mostró de una manera magistral y cómica las dolencias y contradicciones sociales muy típicas de los países latinoamericanos.

Ya para 1975 se estimaba que el Chavo era vista por 350 millones de televidentes cada semana. La serie fue doblada a más de 50 idiomas y en el 2006 se lanzó la versión de dibujos animados. Así como los Estados Unidos tienen a los Simpsons, Latinoamérica también tiene a su Chavo del Ocho. Hasta Google reconoce y conmemora al personaje de Chespirito con un doodle en Latinoamérica, honor que solo lo tienen muy pocos.

El Chavo no tiene nuevos episodios desde 1980, pero, aun así, de vez en cuando vemos que algunos canales de televisión transmiten el programa, además de que está disponible a través de Netflix en Estados Unidos, México, Argentina, Brasil, Costa Rica y Panamá. Lo que reafirma que esta es una serie de larga vida sin fecha de caducidad, un fenómeno totalmente atemporal.

Ultimadamente, El Chavo es un producto universal y simboliza las cualidades de la comunidad latina, entre los que destacan la solidaridad de los vecinos ante las adversidades, además de tener muy presente la pobreza como uno de los elementos protagónicos. Si ahondamos un poco más allá en lo que Chespirito nos ofreció con su comedia, nos damos cuenta que existen muchas variables importantes, en un programa de televisión, que según el propio Bolaños, no fue creado inicialmente para los niños. Temas como las carencias familiares, la madre soltera, la familia, la educación, la desigualdad social, solo por nombrar algunos, se ven constantemente reflejadas en la serie.

Las críticas siempre han estado presentes por ser un programa de TV altamente realista en cuanto a las verdades del drama social. Pero es ahí donde brilla el genio de Bolaños, pues, a través de la risa nos devuelve la dignidad. Algunos lo han llegado hasta a catalogar como el Molière de Latinoamérica.

Como dice El Chavo, “fue sin querer queriendo” que éste conquistó los corazones de generaciones de latinos que crecieron con el niño humilde de México. “Es que no me tienen paciencia”, “bueno, pero no te enojes” o “eso eso eso eso eso” son frases célebres que seguirán sonando por muchos años. Y, hoy por hoy, 45 años después de su primera emisión, me atrevo a decir que hay Chavo para rato.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Variety Latino

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon