Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

10 días de los últimos 5 años en los que doña Cristina hubiese preferido no levantarse

Vanitatis Vanitatis 10/01/2016 M. Bolonio

Con toda seguridad, si la infanta Cristina tuviera que hacer balance diría que los últimos cinco años han sido los peores de su vida. Su pesadilla arrancó en julio de 2010 cuando el juez José Castro consideró el caso Nóos una pieza independiente del caso Palma Arena. El letrado vio ciertas irregularidades en las actividades llevadas a cabo por el instituto que presidían Iñaki Urdangarin y Diego Torres y decidió llegar hasta el final. Nada hacía sospechar a la todavía duquesa de Palma, que vivía su particular 'vie en rose' en Washington, que las fechorías de su marido terminarían sentándola en el banquillo. Por delante le quedaban los días más difíciles de su vida, esos que terminarían haciéndole poner los pies en polvorosa y dar con sus huesos en Ginebra, en lo que puede considerarse un exilio en toda regla. Este lunes vuelve a revivir su cita más amarga con la justicia y volverá a ser portada mundial bajo el titular 'una infanta en el banquillo'. Vanitatis repasa los 10 días más duros de la hermana de Felipe VI, esos en los que, de haberlo sabido, jamás se hubiera levantado de la cama.

Iñaki Urdangarin y doña Cristina en una imagen de archivo © Proporcionado por Vanitatis Iñaki Urdangarin y doña Cristina en una imagen de archivo

1. - 12 de diciembre de 2011. Casa Real anuncia que Iñaki Urdangarin es apartado de la agenda oficial

Un año y medio después de que Castro iniciase las investigaciones sobre el instituto Nóos, Casa Real entiende que es el momento de mover ficha. Las informaciones que cuestionan la honorabilidad de la familia del Rey son cada vez más frecuentes y la situación con la prensa se ha vuelto insostenible. Una gélida mañana del mes de diciembre, Rafael Spottorno, jefe de la Casa Real, reúne a los medios de comunicación en un desayuno informativo sin precedentes: quiere desvincular al monarca de las actividades de su yerno y por eso comunica que Iñaki Urdangarin no volverá, por el momento, a participar en ningún acto oficial de la agenda. Casa Real califica de “comportamiento no ejemplar” los desmanes de Urdangarin y quiere poner distancia con él. El 26 de enero de 2013, Casa Real lo borra hasta de su web.

2. - 25 de febrero de 2012. Primer paseillo de Iñaki Urdangarin

Como si de una premonición se tratase, apenas dos semanas después de aquel anuncio de Spottorno, Iñaki Urdangarin resulta imputado. El juez le atribuye nada menos que cinco delitos: evasión de impuestos, fraude fiscal, prevaricación, falsedad documental y malversación de caudales públicos. Estas supuestas irregularidades pueden hacerle entrar en prisión y un año después, el 25 de febrero de 2012, acude a declarar a los juzgados de Palma de Mallorca. Por primera vez un miembro de la Familia Real baja esa cuesta de la vergüenza que tantas portadas ha regalado a los periódicos. La infanta Cristina tenía que ver desde el otro lado del televisor cómo su marido se detenía ante los micrófonos para explicar que “demostraré mi inocencia, mi honor y mi actividad profesional”. “Durante estos años he ejercido mis responsabilidades y he tomado decisiones de manera correcta y con total transparencia”, se defendía el duque.

Iñaki Urdangarin ante la prensa © Proporcionado por Vanitatis Iñaki Urdangarin ante la prensa

3. - 17 de abril de 2012. Salen a la luz los 'emails' que implican a la infanta Cristina en el caso Nóos

Con la misma rapidez con la que se fraguó su amistad, Diego Torres e Iñaki Urdangarin emprenden una lucha encarnizada por defender su inocencia que les llevará a responsabilizarse mutuamente de las actividades fraudulentas en Nóos. Torres, que también ha tenido que acudir a declarar como imputado, se defiende como gato panza arriba de las acusaciones del duque de Palma y ataca con toda la artillería. Los 'emails' personales que él y el yerno real se han cruzado durante años dejan a la infanta muy mal parada. Según se desprende de ellos, doña Cristina estaba al tanto de todo lo que firmaba y de los acuerdos que cerraba su marido. Pero estos 'emails' no serían los únicos que traerían de cabeza a la infanta. Un año después la revista 'Mongolia' tiene acceso a otros correos personales del duque de Palma que podrían indicar una supuesta infidelidad por parte del duque. Urdangarin emprende entonces su particular batalla contra la prensa para preservar su intimidad. Una intimidad que, según él, ha sido filtrada por el propio Torres. Urdangarin pierde en los tribunales. Sus correos y, por ende, sus aventuras amorosas pueden publicarse para su bochorno y, sobre todo, para el de Cristina.

4. - Noviembre de 2012. Sale el libro 'Urdangarin. Un conseguidor en la corte del Rey Juan Carlos'

'Urdangarin. Un conseguidor en la corte del rey Juan Carlos' © Proporcionado por Vanitatis 'Urdangarin. Un conseguidor en la corte del rey Juan Carlos'

El día que

 'Urdangarin. Un conseguidor en la corte del Rey Juan Carlos'

es lanzado a las librerías de toda España a los Urdangarin Borbón se les atragantó el desayuno. Los autores, Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta, contaban entre otras cosas cómo

Iñaki se atrevió a culpar a su suegro

delante de Don Felipe de haber comprado un palacete como el de Pedralbes, que estaba por encima de sus posibles. El entonces príncipe le paró los pies de inmediato. La compra había sido solo cosa suya y suya debía ser, por tanto, la responsabilidad de pagarlo. Ni el Rey ni su familia le ayudarían con este asunto.

“Cada uno se paga su casa”

, le espetó el entonces príncipe de Asturias. Pero al margen de este capítulo, que deja a Urdangarin tan mal parado, se cuenta también que el anillo de pedida de Letizia se compró con dinero del instituto Nóos. Esta obra contribuyó a romper hielo a la hora de hablar de los trapos sucios de la Casa Real y tras ella

se sucedieron muchas otras.

El desgaste de la institución ya era imparable y doña Cristina se postulaba como la máxima responsable.

5. - Enero de 2013. El juez Castro impone a Urdangarin y a Torres una fianza millonaria

Precisamente Pedralbes se convirtió en el gran quebradero de cabeza de Cristina cuando supo que no le quedaba más alternativa que venderlo. El juez había impuesto a su marido una altísima fianza que solo era capaz de satisfacerse con la venta del palacete. El que había sido su hogar fue el primer indicio que hizo sospechar a muchos de las fraudulentas acciones del duque y se convirtió también al final en su única tabla de salvación. Finalmente, Pedralbes se vendía el pasado mes de junio por 6,9 millones de euros.

Así es el palacete de Pedralbes © Proporcionado por Vanitatis Así es el palacete de Pedralbes

6. - 3 de abril de 2013. Doña Cristina es imputada

Aunque siempre se barajó la posibilidad de que Cristina tuviera que acudir a declarar en calidad de imputada como titular de la sociedad Aizoon, lo cierto es que en su entorno nunca se dio veracidad a estas amenazas. Por eso, cuando el 3 de abril de 2013 se anunció oficialmente la imputación de la hija del Rey Juan Carlos, la noticia cayó como un jarro de agua fría. El malestar apenas duró unas semanas, porque en mayo se anunció de nuevo que la Audiencia de Palma aceptaba su desimputación. El pulso al juez Castro estaba echado y este finalmente se llevó el gato al agua. El 7 de enero de 2014 Cristina recibía el peor regalo de Reyes: quedaba finalmente imputada por dos delitos fiscales y debía acudir a declarar el 8 de febrero. Cristina de Borbón acababa de tocar fondo.

7. - 8 de febrero de 2014. Cristina acude a declarar a los juzgados de Palma pero evita el paseíllo

Sonriente y muy altiva, doña Cristina acude a prestar declaración ante el juez el 8 de febrero de 2014. La imagen de una infanta entrando a los juzgados da la vuelta al mundo, sobre todo, porque la actitud de la imputada no reporta el más mínimo signo de preocupación. Aquel día ya figurará en los libros de historia sobre los Borbón y eso en Casa Real no están dispuestos a dejarlo pasar. El cortafuegos que iniciaron con la imputación de Iñaki Urdangarin con el tiempo se hizo más intenso por si lo que amenazaba con ocurrir terminase pasando. Así fue, doña Cristina había terminado sentada en el banquillo y cualquier gesto que marcase las distancias con el Rey y su heredero se hacía entonces más necesario que nunca.

Doña Cristina el día de su declaración © Proporcionado por Vanitatis Doña Cristina el día de su declaración

8. - 10 de febrero de 2014. Se filtra el vídeo de su declaración

Solo dos días después del dia D, se publica un vídeo con la declaración íntegra de la infanta. El juez Castro había ordenado fuertes medidas de seguridad para impedir este tipo de filtraciones, pero al final sus medidas no fueron suficientes y las palabras de doña Cristina cayeron en manos de la prensa. Al bochorno que podía implicar verse sentada en el banquillo, Cristina sumó que se convirtió en el hazmerreír de los españoles por sus reiterados “no me consta” y “no lo recuerdo”. La indignación empezó a crecer entre la población y Don Juan Carlos decidió que llegaba el momento de tomar una firme decisión: la abdicación.

9. - 2 de junio de 2014. Con la abdicación de su padre Cristina deja de ser Familia Real

El 2 de junio de 2014, España se paralizaba para escuchar el discurso de abdicación del Rey Juan Carlos. La decisión, que llevaba meses gestándose, pilló por sorpresa a más de uno, pero no a Cristina, a quien la Casa del Rey ya había llamado meses antes para comunicarle que “no contaban con ella”. Con la soberanía del país en manos de su hermano Felipe, Cristina dejaba de formar parte de la Familia Real, ya que esta se reduciría a Don Felipe y Doña Letizia, sus hijas y Don Juan Carlos y Doña Sofía. El daño colateral de esta decisión, Elena, que tuvo que entender por qué había sido 'sacrificada'. Dejar de pertenecer a la Familia Real daba vía libre al juez José Castro a la hora de tomar cualquier decisión en el procedimiento. Los privilegios desaparecían de un plumazo para la por entonces duquesa de Palma.

10. - 12 de junio de 2015. El rey Felipe VI retira a su hermana el título de duquesa de Palma

Un día antes de celebrar su 50 cumpleaños, doña Cristina recibía el peor de los regalos. Su hermano, el Rey Felipe, la despojaba del título de duquesa de Palma. Los abogados de la infanta se apresuraron a confirmar que la decisión fue tomada por ella misma y que hacía unos días que así se lo había hecho saber al monarca a través de una carta. Sin embargo, a Zarzuela no le tembló el pulso a la hora de desmentir a Cristina y asegurar que esa carta llegó después de que la decisión fuese tomada por Don Felipe. Con este desaire familiar, Cristina tenía que agachar (por enésima vez) la cabeza.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon