Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

20 cosas que no sabes de Mario Vaquerizo (dichas por él mismo)

Vanitatis Vanitatis 03/04/2016 Jose Madrid

Atención, amigas (como él mismo diría). Ha nacido un nuevo 'ismo'. Lo ha creado Mario, el marido de Alaska al que todos conocemos bajo el nombre deMario Vaquerizo. O mejor, olviden la frase anterior porque hace tiempo que no hace falta presentarlo, ni como 'marido de' ni como nada. Hace ya más de un lustro que el 'reality' 'Alaska y Mario' lo convirtió en un personaje y en un fenómeno social que se ha materializado en programas de televisión, discos y en varios libros. El último, 'Vaquericismos' (Editorial Espasa), se pone a la venta la próxima semana y parece fruto de un Mario que, aunque suene a cliché, ya no puede ni quiere callarse nada. La supuesta religión o el 'ismo' por el que aboga el señor de Olvido Gara no es más que una prolongación de su forma de ser: verborréico, 'controversy' (como él mismo nos dijo en una entrevista), disperso pero divertido, disquisitivo a la par que desenfadado. 

Mario Vaquerizo (FOTO: Anthony Cord) © Proporcionado por Vanitatis Mario Vaquerizo (FOTO: Anthony Cord)

A estas alturas es difícil decir algo que no se haya dicho ya sobre Mario Vaquerizo. Sin embargo, nos citamos en el hotel Emperador, el lugar de su boda española (la celebrada en 1999 solo tenía validez legal en Las Vegas, donde se casaron) con Alaska allá por mayo de 2011, con ese objetivo. Llega como todo un profesional, disculpándose por hacerlo cinco minutos tarde a un lugar que es especial para él, ya que desde el camarero que pone las copas a la señora que barre el suelo lo conocen. Sin embargo, quizá ni siquiera ellos sepan muchas de las cosas que quisimos preguntarle, desnudando a un hombre que prefiere que le llamen 'mariquita' a maricón, que puede hablar de Todd Browning (director de cine en los años 30) o de Esperanza Aguirre, del 'bullying' o del consumismo, de Marifé de Triana o de Lady Gaga. Este es, sin aditivos, sin anestesia y con mucho humor, un perfil del sumo sacerdote del 'Vaquericismo' a través de veinte frases que nos enseñarán (o eso intentaremos) al Mario Vaquerizo más desconocido, a una persona inclasificable en la España de las dicotomías, de la derecha y de la izquierda, del Madrid y del Barcelona, de los 'vaquericistas' y de aquellos a los que, hagamos lo que hagamos, no les gustará este reportaje. 

Progresista pero con matices:

"Siempre digo que soy una mujer del siglo XX. Todo lo que creo que va a llegar me parece un poquito peor, aunque estoy a favor del avance, del progreso, siempre que se utilice bien"

Detractor de los autocorrectores:

"Yo le digo a mi secretaria que no use autocorrector porque tiene faltas de ortografía... ¡es que es una máquina! Y eso no es quedarme en el pasado; solo quiero tener las dos cosas, lo nuevo y lo viejo. No hay que elegir. Yo lo noto porque cada vez que cojo un boli la letra es ilegible porque estoy acostumbrao al ordenador"

Defensor de la música de todo tipo:

"A mí me gusta la música heavy pero también la chochi. Mi naturaleza es desprejuiciada. Mi padre y mi madre cuando follaron y me engendraron me hicieron así. Creo que el no tener prejuicios te salva la vida. Y no tener pretensiones. La única pretensión que tengo es hacer la vida feliz a la gente que quiero"

Admirador de Esperanza Aguirre según para qué:

"Claro que soy defensor de Esperanza. Eso no quiere decir que esté de acuerdo con todo lo que hace, pero siempre admiraré su educación, que es lo que tiene que regir la vida de todos, más allá de que fomente la privatización de la sanidad y la educación, ya que yo no estoy nada de acuerdo con eso. Y ella igual, habrá cosas que le gusten de mí y otras que no, pero por eso ya soy un facha ultraderechista como han dicho por ahí"

FOTO: Anthony Cord © Proporcionado por Vanitatis FOTO: Anthony Cord

Filtros favoritos en Instagram, su único perfil en una red social:

"Mira que llevo diciendo desde hace tres años que no tengo ni Facebook ni Twitter y la gente me sigue preguntando. Yo creo que como hablo tanto la gente ya me ve y me dice: “Mira el maricón este hablando y ya desconectan”. Si yo tengo denunciados todos mis perfiles falsos porque me han suplantado la identidad. El Amaro y el Valencia son filtros preciosos. Yo vengo del folclore, de Sara Montiel, de Marujita Díaz, y estos te difuminan mucho"

Fan de Marifé de Triana:

"La copla me encanta, sobre todo Marifé. Es un género que a lo mejor nos lo quieren quitar porque como dicen que es del franquismo... pues a lo mejor nos la quitan también. Eso es como si se cargan 'Cine de barrio' porque las películas son de esa época, de una dictadura que fue deleznable, una tontería"

Admirador de Karina:

"Karina es una mujer maravillosa que ha hecho lo que le ha dado la gana, y cuando se ha querido casar con el peluquero por el rito balinés ese, se ha casao. Ole el coño de Karina. Y como artista y como intérprete es buenísima"

Amenábar y él, espectadores fieles de '¡Qué tiempo tan feliz!':

"Cuando empezó '¡Qué tiempo tan feliz!' los primeros que fuimos allí fuimos Fangoria y las Nancys... Ahora todo el mundo va. Se han dado cuenta de que es el único programa musical que hay donde puedes promocionar las cosas. Yo si quiero estudiar filosofía no veo la televisión, me voy a la biblioteca, me cojo a Nietzsche y me lo leo. Me lo dijo una vez Alejandro Amenábar, que es muy fan de '¡Qué tiempo tan feliz!' y dice que es un programa que acompaña. No te imaginas a él viendo eso por los prejuicios que tenemos"

Añora 'El programa de Ana Rosa':

"Echo mucho de menos estar en Ana Rosa. Yo jamás me he ido de Cuarzo, de hecho me voy a ir de invitado a la boda del hijo de Ana. Echo de menos los momentos con la 'rubia' (Bibiana Fernández), que la quiero con locura y aprendo mucho de ella. Lo que pasa que yo también sé cuáles son mis limitaciones. Yo no soy un profesional de la prensa del corazón. A mí no me sale hablar de la Pantoja más que a nivel coloquial. Yo qué voy a estar hablando… ¿de la problemática de la Pantoja y de Cantora? Yo no soy profesional de eso. Y no digo que tengas que tener un título o una carrera para estar ahí. Yo tengo amigos de la facultad con matrícula de honor y no saben hacer una puta entrevista"

Inicios en Canal Plus:

"En Canal Plus hacía los making ofs de las películas que producían ellos. Era periodismo, como es mi libro. Yo no tengo capacidad para hacer novelas. ¿Tú sabes lo difícil que es darle dimensión psicológica a unos personajes?"

FOTO: Anthony Cord © Proporcionado por Vanitatis FOTO: Anthony Cord

El escritor que lo despreció en la Feria del Libro:

"Una vez fui a la Feria del Libro y un escritor muy reputado me hizo un desplante… No voy a decir quién es porque podrá escribir muy bien pero educación tiene poca. Dijo en voz alta que ahí iba a firmar cualquiera porque no soportó que él estuviera muerto del aburrimiento en su caseta y yo haciéndome fotos y firmando ejemplares. No le dije nada porque yo sí soy muy educado. El Día del Libro es para que la gente lea. Si yo por salir en la tele hago que esa gente se compre un libro entonces, ¿qué pasa?"

Su crisis de los 40:

"La tuve a los 38 o 39, que fue cuando me vino toda esta fama del 'reality' de golpe. Con mi afán de hacerlo todo de la forma más profesional me acabé volviendo loco. Me levantaba a contestar mails a las 4 de la mañana. Eso ya es de loca pirulera. Yo empezaba a no ser yo mismo y me acuerdo que el espíritu de las Nancys se perdía, que era un auténtico coñazo para mis amigos. Me afectó hasta con Alaska porque estaba como irascible y desde entonces se acabó. Fue cumplir los 40 años y me puse como nueva, como dice ella"

FOTO: Anthony Cord © Proporcionado por Vanitatis FOTO: Anthony Cord

La Yoko Ono de Fangoria:

"Como promocionero te diré que cuando Fangoria logró un número 1 en los 40 principales ya no querían entrevistarlos… Después me dicen que yo soy la Yoko Ono de Fangoria porque cuando empezaron a interesar más con el 'No sé que me das' con el mismo compositor y la misma cantante ya decían que se habían vendido. Esas mismas tontas que dicen eso no me interesan nada. Claro que soy la Yoko Ono y felices que están Alaska y Nacho Canut de que haya llegado una Yoko Ono a sus vidas"

¿Mariquita o maricón?

"A mí no me importa que me llamen 'maricón' pero prefiero que me llamen mariquita"

Fan de los vídeos de La Veneno:

"Ese vídeo de La Veneno contra Nova, la presidenta del club de fans de Tamara, en 'Dónde estás corazón' lo puedo ver como dos veces al día sin cansarme. Olvido a veces me dice: 'Por favor no lo veas más'. Es que me fascina"

Seguidor de la Roja:

"En Londres, grabando la 'Astracanada' de Fangoria estuvimos un día en el apartamento viendo un partido de la selección. Y yo decía: “¿Estamos locas? Con lo que nos gusta Londres”. También es verdad que ya llevábamos un mes y medio allí. El fútbol me gusta si se genera un poquito de expectación y se produce como una reunión social. Si es una cosa como un derbi me gusta más porque pones las aceitunas, las cervecitas…"

Lady Gaga, "fea":

"Me he enganchao mucho a 'American Horror Story'. La última temporada me encanta. Gracias a esa serie he descubierto aLady Gagaporque antes me parecía una fea y no me gustan sus canciones. En 'American' le han hecho un papel tan bombón, que le dije a Olvi: “Fíjate que ahora me gusta más”

Espectador de cine clásico:

"Me gusta mucho el cine de los años 40 y 50, las películas de Douglas Sirk, que son maravillosas con esas puestas en escena. El otro día estuve viendo 'La gata sobre el tejado de zinc' y te das cuenta de que en la película Paul Newman no es maricón, ¡es que pasa de Elizabeth Taylor! Es que no te aguanta cariño. No es maricón aunque lo dijese Tennessee Williams en la obra. Es como lo de 'Ben-Hur', que decía Gore Vidal, el guionista, que estaba liado con Messala porque era un maricón con acento en la o" 

¿Miedo a la muerte?:

"Conforme va pasando el tiempo y vas asistiendo a pérdidas, vas pensando más en eso. A mí me da miedo que mis padres lo pasen mal como lo pasaron con mi hermano, porque fue tan antinatural por lo que pasaron, la pérdida de un hijo… Yo no tengo miedo a la muerte, tengo miedo al sufrimiento de los que se quedan. Que luego habrá otros que si me muero se aliviarán y dirán: “El maricón al fin ha descansao”. Eso sí, el día que me muera quiero un entierro por todo lo alto, con un coche fúnebre que me lleve por Vicálvaro y una foto enorme en el féretro"

Sara Montiel y Newton: 

"A gente como Sara Montiel yo los considero genios… pero claro si solo consideramos genios a personas como el de la manzana… ¿cómo era? ¿Newton?"

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

Atención, amigas (como él mismo diría). Ha nacido un nuevo 'ismo'. Lo ha creado Mario, el marido de Alaska al que todos conocemos bajo el nombre de Mario Vaquerizo. O mejor, olviden la frase anterior porque hace tiempo que no hace falta presentarlo, ni como 'marido de' ni como nada. Hace ya más de un lustro que el 'reality' 'Alaska y Mario' lo convirtió en un personaje y en un fenómeno social que se ha materializado en programas de televisión, discos y en varios libros. El último, 'Vaquericismos' (Editorial Espasa), se pone a la venta la próxima semana y parece fruto de un Mario que, aunque suene a cliché, ya no puede ni quiere callarse nada. La supuesta religión o el 'ismo' por el que aboga el señor de Olvido Gara no es más que una prolongación de su forma de ser: verborréico, 'controversy' (como él mismo nos dijo en una entrevista), disperso pero divertido, disquisitivo a la par que desenfadado. © Externa Atención, amigas (como él mismo diría). Ha nacido un nuevo 'ismo'. Lo ha creado Mario, el marido de Alaska al que todos conocemos bajo el nombre de Mario Vaquerizo. O mejor, olviden la frase anterior porque hace tiempo que no hace falta presentarlo, ni como 'marido de' ni como nada. Hace ya más de un lustro que el 'reality' 'Alaska y Mario' lo convirtió en un personaje y en un fenómeno social que se ha materializado en programas de televisión, discos y en varios libros. El último, 'Vaquericismos' (Editorial Espasa), se pone a la venta la próxima semana y parece fruto de un Mario que, aunque suene a cliché, ya no puede ni quiere callarse nada. La supuesta religión o el 'ismo' por el que aboga el señor de Olvido Gara no es más que una prolongación de su forma de ser: verborréico, 'controversy' (como él mismo nos dijo en una entrevista), disperso pero divertido, disquisitivo a la par que desenfadado.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon