Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

40 años del compromiso de los reyes de Suecia: así ha sido su agitado matrimonio

Vanitatis Vanitatis 16/03/2016 Núria Tiburcio

El tiempo pasa volando. Esto deben haber pensado el rey Carlos XVI Gustavo y la reina Silvia al mirar el calendario y ver que ya han pasado 40 años desde que hicieron público su compromiso matrimonial. Y es que hace cuatro décadas, el 12 de marzo de 1976, se anunciaba que el rey Carlos XVI Gustavo iba a casarse con Silvia Sommerlath, una joven azafata de ascendencia alemana y brasileña a la que conoció durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Múnich en 1972. Tras varios años de un noviazgo casi secreto, el monarca decidía oficializar su relación. Aunque en un principio existió algún que otro problema por el pasado nazi del padre de Silvia, Walter Sommerlath, finalmente el Gobierno aceptó a la joven.

El compromiso de los reyes de Suecia © Proporcionado por Vanitatis El compromiso de los reyes de Suecia

El compromiso entre los reyes se escenificó en uno de los salones del Palacio Real de Estocolmo. Ataviada con un camisa blanca, una falda de rayas negras, un pañuelo al cuello y una coleta alta, la bella Silvia declaró ante la prensa estar muy enamorada mientras que su flamante amante, quien lucía una enorme (y ahora inusual) sonrisa aseguró que cuando vio a su prometida sintió "un clic en el corazón" que le hizo saber que ella era la elegida. Para sellar este compromiso, Carlos Gustavo entregó a Silvia un anillo de pedida con un diamante que había pertenecido a su madre, la princesa Sybilla, quien había fallecido unos días antes del anuncio.

Tres meses después del compromiso oficial, concretamente el 19 de junio, Carlos Gustavo y Silvia contrajeron matrimonio en la catedral de Estocolmo. Tan solo un año más tarde, los reyes se convertían en padres con el nacimiento de Victoria. Hasta entonces todo había sido como un cuento de hadas. Sin embargo, tras el parto de su primogénita los médicos aseguraron que Silvia no podría tener más hijos, algo que decepcionó por completo al soberano, pues él siempre había deseado tener un heredero varón. Dicen las malas lenguas que fue en este momento cuando empezaron los problemas del matrimonio. A pesar del diagnóstico de los médicos, que resultó ser erróneo, Silvia volvió a quedarse embarazada y en 1979 daba a luz al príncipe Carlos Felipe, un niño que hizo las delicias de su padre.

Los reyes con sus tres hijos © Proporcionado por Vanitatis Los reyes con sus tres hijos

El pequeño nació con la condición de heredero, ya que por aquel entonces en Suecia seguía vigente la ley agnaticia. Las continuas presiones de grupos feministas que veían en este hecho una discriminación hacia las mujeres lograron reformar la Constitución aboliendo la norma con carácter retroactivo, por lo que Victoria se convirtió automáticamente en la heredera dejando a su hermano el puesto de 'segundón'. Cuando se modificó la ley en 1980, el rey protagonizó una polémica al declarar que "personalmente, me gustaría que fuera Carlos Felipe mi sucesor. Además, estoy seguro de que los ciudadanos suecos también prefieren un rey en el trono". Estas afirmaciones no gustaron nada a Silvia, pues dejaban en mal lugar a su hija mayor, por quien siempre ha sentido predilección.

Con el paso de los años, Carlos XVI Gustavo y Silvia se fueron distanciando, aunque de cara a la galería hacían ver que todo estaba perfecto, algo similar a lo que sucedía en España con los Reyes eméritos. Pero el teatro entre los suecos terminó en 2010 con la publicación de una biografía que reveló unas supuestas salidas nocturnas del rey a clubes y lugares comprometidos, además de infidelidades, corroboradas en la prensa por la popular cantante Camilla Henemark. "He leído algunos titulares que no han sido agradables, he hablado con mi familia. Pasamos página y miramos adelante", fue la sorprendente respuesta del monarca, quien no desmintió nada.

Carlos Gustavo y Camilla Henemark © Proporcionado por Vanitatis Carlos Gustavo y Camilla Henemark

La difusión meses más tarde de una grabación en la que un amigo íntimo suyo intentaba negociar con un mafioso la compra de unas supuestas fotos comprometedoras del rey enturbió aún más el asunto. Sus respuestas ambiguas y tardías provocaron críticas incluso en medios conservadores, y algunos sugirieron una posible abdicación en favor de Victoria, que la mayoría de los suecos respaldaba en los sondeos, aunque el monarca rechazó públicamente esa posibilidad. A pesar de todo lo que había sufrido, Silvia fue el verdadero apoyo de su marido, pero él nunca ha sabido agradecérselo, aseguran los medios suecos.

Actualmente, Carlos Gustavo y Silvia continúan teniendo un matrimonio de cara a la galería. Su relación es bastante distante aunque cordial, pues saben que tienen que llevarse bien para salvaguardar la imagen de la Corona. El rey pasa mucho tiempo con amigos yéndose de pesca o a cazar, mientras que Silvia está entregada a cuerpo y alma a sus cuatro nietos, que pronto serán cinco con la llegada del primogénito de Carlos Felipe. Tal parece que, cuarenta años después, aquel 'clic' que sintió el monarca ya es cosa del pasado. 

Los reyes en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Los reyes en una imagen de archivo (Gtres)

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon