Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

60 años de la gran duquesa María Teresa, otra royal que supo perdonar unos 'cuernos'

Vanitatis Vanitatis 22/03/2016 Núria Tiburcio

El 22 de marzo de 1956 nacía en La Habana, en el seno de una familia de la alta sociedad cubana, María Teresa Mestre Bautista. Seis décadas después, aquella mujer lleva el título de gran duquesa de Luxemburgo, es esposa de un soberano, madre de cinco hijos y abuela de tres nietos. Fue en 1980, mientras estudiaba ciencias políticas en la Universidad de Ginebra, cuando la joven María Teresa, quien por entonces tenía un cuerpo escultural, se cruzó en el camino del entonces gran duque heredero Enrique, uno de los solteros de oro del Gotha.

Los dos se enamoraron perdidamente y tan solo diez meses después, el 14 de febrero de 1981, celebraban su enlace matrimonial. Aunque para los luxemburgueses la llegada de María Teresa fue una gran alegría, ya que vieron en ella "un soplo de aire fresco", el 'enemigo estaba en casa' para la cubana. Y es que su suegra, Josefina Carlota, quien era a su vez hermana de los reyes Balduino y Alberto de Bélgica, y la abuela de su marido, la gran duquesa Carlota, no la querían por su origen plebeyo y la llamaban despectivamente 'la criolla'.

A pesar de que en aquella época ya se habló de la mala relación entre las damas de la familia gran ducal, lo cierto es que la propia María Teresa confirmó esas tiranteces en el 2002. "Mi suegra quiso destruir mi matrimonio por mi origen plebeyo", comentó la gran duquesa a un grupo de periodistas y aunque les pidió que no publicaran nada de lo hablado, finalmente la información salió en el diario 'Le Soir'. Ante tales declaraciones, Josefina Carlota, quien falleció en octubre de 2005, quiso acallar el tema asegurando que "visitamos a mi hijo Enrique y a su mujer con asiduidad y están muy bien. Todo está perfecto". 

Josefina Carlota y su esposo en la investidura de su hijo (Reuters) © Proporcionado por Vanitatis Josefina Carlota y su esposo en la investidura de su hijo (Reuters)

Aparte de la mala relación con su suegra, María Teresa también ha vivido en estos 60 años otro calvario: las infidelidades de su marido. Fue en la década de los noventa cuando los rumores sobre las relaciones extramatrimoniales de Enrique vieron la luz. Ante estos rumores, la cubana mandó seguir a su esposo y se enteró de que mantenía un romance con una mujer relacionada con el mundo de la política del gran ducado. Abatida, María Teresa decidió abandonar Luxemburgo junto a sus cinco hijos, Guillermo, Félix, Luis, Alexandra y Sebastián, pero las autoridades se lo impidieron. Finalmente, y tras la promesa de Enrique de que aquella relación se había terminado la cubana decidió quedarse y consiguió arreglar la situación con su marido. 

Aunque es cierto que Enrique tuvo sus escarceos en varias ocasiones, María Teresa quiso culpar de todo ello a su suegra. Tal como afirman sus allegados, la cubana está convencida de que fue la gran duquesa Josefina Carlota quien filtró a la prensa el rumor de las relaciones extramatrimoniales. "No es cierto que mi marido me fuera infiel, eso es una habladuría que corre por allí, pero no lo es", explicó. Sea como fuere, y a pesar de suegras y cuernos, Enrique y María Teresa siguen actualmente juntos. Este mismo mes de febrero cumplieron 35 años de casados y lo celebraron con su numerosa familia. Los dos están encantados con sus tres nietos: Gabriel, Noah y Amalia.

Los grandes duques con su nieta Amalia y el Papa Francisco este lunes (EFE) © Proporcionado por Vanitatis Los grandes duques con su nieta Amalia y el Papa Francisco este lunes (EFE)

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon