Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

A la abdicación, viruelas: la reina Beatriz de Holanda se echa un novio más joven que ella

Vanitatis Vanitatis 22/09/2016 Raoul Higuera
© Externa

La felicidad ha regresado a la vida de la princesa Beatriz de Holanda (78 años), tras los duros varapalos que esta le ha propinado en los últimos años. La jubilación le ha sentado de maravilla y ha sabido aprovechar al máximo el tiempo, una vez que decidió alejarse del trono y ceder la corona a su hijo, el rey Guillermo de Holanda, y su esposa, la reina Máxima. Una proceso que ha empleado como cura personal y en el que ha tenido un papel importante la compañía de un nuevo hombre. Y es precisamente esta la razón de su renovada sonrisa: el amor.

La que fuera reina de los holandeses ha reconstruido su malherido corazón tras la muerte de su hijo Friso y ha iniciado una relación sentimental con Thilo von Watzdorf, un noble de ascendencia alemana seis años más joven que ella, tal y como ha informado este miércoles el diario germano 'Bunte'. Este medio asegura que la soberana jubilada se encuentra en un auténtico “cuento de hadas” este verano tras esta nueva ilusión, después de guardarle luto durante 14 años a su marido, Nicolás de Amsberg, fallecido en 2002 a consecuencia de un infarto de miocardio y tras superar un cáncer de próstata, enfermedad que se unió a una profunda depresión.

Ahora, en la vida de la princesa Beatriz todo es felicidad. Al menos así lo confirman desde la prensa alemana, que señalan a su novio aristócrata como responsable de su renovada sonrisa. Bajarse del trono y relegar sus responsabilidades en su hijo mayor han supuesto un alivio para la monarca, que necesitaba un periodo de reflexión para asegurar se integridad emocional después del duro varapalo que supuso la muerte de su hijo Johan Friso, tras un año y medio en coma. El príncipe quedó atrapado más de 20 minutos bajo una avalancha mientras esquiaba en Austria. La falta de oxígeno le provocó fallos neurológicos y cerebrales y, tras casi dos años bajo los cuidados del Hospital Universitario de Innsbruck, las peores previsiones se confirmaron al conocerse su muerte.

La princesa Beatriz en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis La princesa Beatriz en una imagen de archivo (Gtres)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon