Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

A la venta por 450.000 euros el refugio gaditano de Alfonso Diez y doña Cayetana

Vanitatis Vanitatis 22/11/2016 M. Bolonio

En 2012 Cayetana de Alba cumplió una de sus últimas voluntades. Unos meses antes había logrado casarse con Alfonso Diez, un funcionario 24 años más joven, pese a la inicial oposición de sus hijos, y ya convertida en una mujer casada quiso hacerle un generoso regalo a su recién estrenado marido. Se trataba de una bonita casa en la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda en la que la aristócrata soñaba con poder disfrutar de tranquilas estancias en compañía únicamente de Alfonso y su doncella. El capricho de la duquesa costó 450.000 euros, curiosamente la misma cifra que, con la duquesa ya fallecida, ahora pide Alfonso por esa misma casa.

© Proporcionado por Vanitatis

Pincha aquí para ver todas las imágenes de la casa que la duquesa compró en Sanlúcar de Barrameda

Desde que murió la aristócrata, hace justo ahora dos años, se especuló con la posibilidad de que Diez decidiese deshacerse de su refugio gaditano. Aquel inmueble fue un antojo de su esposa y ya sin ella para el duque viudo no tenía sentido mantenerla. Reacio a comentar nada que tuviera que ver con su difunta esposa, era un enigma si finalmente Alfonso mantendría o no esa propiedad, pero Vanitatis ha localizado el inmueble y puede confirmar que este está a la venta en un portal inmobiliario por los 450.000 euros por los que un día Cayetana lo compró.

Sin embargo, aquella casa tiene hoy un valor superior. Una vez comprada, la duquesa y su marido emprendieron una serie de reformas valoradas en más de 100.000 euros para adaptar la vivienda a las limitaciones de la propia aristócrata, ya por entonces con la salud deteriorada y con serios problemas de movilidad. Un amigo de la familia, Diego Noguera, se hizo cargo de los cambios y Manuel Colonques, dueño de Porcelanosa, con el que Diez ha hecho alguna colaboración, se encargó de “alicatarlo hasta el techo”.

Alfonso Diez con la duquesa de Alba en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Alfonso Diez con la duquesa de Alba en una imagen de archivo (Gtres)

El resultado fue una casa muy acogedora tan bonita como práctica. Entre las remodelaciones estaba hacer tres amplios dormitorios de los seis iniciales que tenía la vivienda y posibilitar que en la planta baja se pudiera hacer vida sin tener necesidad de subir a la planta de arriba. Tal y como reza el anuncio localizado por Vanitatis, ese es uno de sus principales atractivos y por ende el mejor reclamo para la inmobiliaria. “Casa sin escaleras”, titula el anuncio para atraer a los compradores.

Fachada de la casa de Sanlúcar de Barrameda (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Fachada de la casa de Sanlúcar de Barrameda (Gtres)

Además, también llama poderosamente la atención el tamaño de las distintas dependencias de la propiedad. Con 214 metros cuadrados repartidos en dos plantas, solo el salón tiene 56 metros cuadrados; el dormitorio principal, 25, y la cocina, 19. Las tres habitaciones cuentan con baño propio y el comedor tiene una bonita chimenea de leña para calentar la casa en los meses más fríos del año. Sin embargo, la parte más emblemática (y bonita) de la vivienda y la que terminaría conquistando a la duquesa es el patio, donde reina una decoración muy andaluza.

Vendiéndola por 450.000 euros Alfonso no recuperará todo el dinero invertido en la casa. Sobre cómo se pagó esta propiedad se ha escrito mucho, pero lo cierto es que fue doña Cayetana quien la adquirió para regalársela a Alfonso y era ella quien pagaba mes a mes la hipoteca. Antes de morir, le pidió a su primogénito que continuase pagando la casa de Sanlúcar para no poner en un aprieto económico al funcionario y, según confesó el actual duque de Alba a Vanitatis, así sigue siendo hasta que finalmente se deshagan de ella. “Esa casa la compró mi madre y la hipoteca la pago yo. He asumido el compromiso y, por lo tanto, Alfonso no tiene que preocuparse”, explicó Carlos Fitz-James a este medio hace un año.

Según figura en el anuncio, el comprador que adquiera la vivienda de Sanlúcar de Barrameda podría subrogarse la hipoteca que, según se indica, es de 300.000 euros. Por tanto, la casa no se ha terminado de pagar.

La duquesa de Alba con su hijo Carlos y Alfonso Diez en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis La duquesa de Alba con su hijo Carlos y Alfonso Diez en una imagen de archivo (Gtres)

Para Alfonso la venta de esta propiedad gaditana es una manera de cerrar una etapa de su vida. Aunque con el reparto de la herencia que Cayetana hizo en vida él y los seis hijos de su esposa limaron asperezas, con la muerte de la duquesa su relación se ha ido enfriando y Alfonso prefiere mantener ese perfil bajo del que siempre hizo gala pese a casarse con la mujer que más títulos nobiliarios poseía en España. Tanto es así que en sus estancias sevillanas ni siquiera se hospeda en Dueñas y ha hecho de su residencia madrileña su cuartel general. Dicen que el dinero de la casa de Sanlúcar podría ser para comprarse una nueva casa en la capital, donde él continúa con la misma vida que tenía antes de conocer a Cayetana.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon