Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Aiko de Japón y Gabriella de Mónaco, las dos víctimas de la variante de la ley sálica

Vanitatis Vanitatis 14/07/2016 Núria Tiburcio

El nacimiento de Aiko de Japónen 2001 fue una verdadera alegría para los príncipes Naruhito y Masako, quienes, tras varios intentos fallidos de inseminación artificial y algunos abortos, veían hecho realidad su sueño de convertirse en padres. Sin embargo, a la severa Casa Imperial y a los miembros del Gobierno nipón no les hizo tanta gracia. Ellos esperaban con ansias que su heredero tuviera un varón para poder continuar con la dinastía, pues en Japón sigue estando vigente la ley sálica que impide que las mujeres puedan acceder al trono. A pesar de ser la única hija del próximo emperador, Aiko jamás se convertirá en emperatriz porque así lo estipulan unas leyes milenarias que nadie está dispuesto a modificar.

Galería: descubre quién es quién en la familia imperial nipona © Proporcionado por Vanitatis Galería: descubre quién es quién en la familia imperial nipona

Cuando la joven princesa vino al mundo, los sectores más modernos y abiertos de la sociedad así como del Gobierno intentaron trasladar a la Corona la importancia de derogar una ley que dejaba en tan mala posición a las mujeres. Aunque se hicieron varios trámites y debates sobre ello, finalmente nunca se dijo nada más. Y menos después de que en 2006, el hermano de Naruhito, Fumihito, se convirtiera en padre de un varón, Hisahito. Nada hacía por aquel entonces presagiar que Fumihito y su esposa Kiko volverían a 'abrir la fábrica de bebés' casi doce años después de dar la bienvenida a su segunda hija, la princesa Kako. Este gesto de la pareja real de querer tener un nuevo hijo se vio como una estratagema para conseguir el poder y un golpe claro para Naruhito y Masako: nosotros sí tenemos un varón que será el heredero.

Con detalle el árbol genealógico de la familia imperial de Japón © Proporcionado por Vanitatis Con detalle el árbol genealógico de la familia imperial de Japón

Pero estos problemas con la ley sálica no son solo cosa del reino del sol naciente. Aquí en Europa también existen casos de monarquías que continúan teniendo problemas. Este es el ejemplo del pequeño principado de Mónaco, en donde sigue vigente la ley agnaticia, una variante de la ley sálica que sitúa a las mujeres por detrás de los hombres en la línea de sucesión al trono. Así pues, aunque la princesa Gabriella nació dos minutos antes que su hermano Jacques, será él quien algún día se convierta en soberano de la Roca dejándola a ella como a la eterna segundona.

Los príncipes Jacques y Gabriella © Proporcionado por Vanitatis Los príncipes Jacques y Gabriella

Al igual que en Mónaco, en España también sigue estando vigente la ley agnaticia. Sin embargo, en el caso de la princesa de Asturias no ha tenido efectividad, pues los actuales Reyes no han tenido un varón que haya podido 'destronar' a Leonor. Asimismo, en Reino Unido los hombres tienen preferencia sobre las mujeres, pero tampoco se ha dado ningún problema porque los primogénitos de todos los reyes han sido varones: Carlos en el caso de Isabel II, Guillermo en el de Carlos y George en el de Guillermo.

Suecia logró cambiar la ley

La princesa Victoria nació en 1977 siendo la primera hija del rey Carlos XVI Gustavo y la reina Silvia. A pesar de ser la primogénita, Victoria nunca fue considerada heredera, pues por aquel entonces estaba en Suecia la ley sálica. La llegada de su hermano Carlos Felipe y su designación como heredero desató una verdadera 'revolución feminista'. Las continuas presiones de grupos feministas que veían en este hecho una discriminación hacia las mujeres lograron reformar la Constitución aboliendo la norma con carácter retroactivo, por lo que Victoria se convirtió automáticamente en la heredera dejando a su hermano el puesto de 'segundón'

La princesa Victoria y su hermano (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis La princesa Victoria y su hermano (Gtres)

A pesar de que la ley cognática lleva ya varias décadas vigente en Suecia, Carlos XVI Gustavo nunca pierde la oportunidad de recalcar que preferiría que Carlos Felipe fuera su heredero. Cuando se modificó la ley en 1980, el rey ya protagonizó una polémica al declarar que "personalmente, me gustaría que fuera Carlos Felipe mi sucesor. Además, estoy seguro de que los ciudadanos suecos también prefieren un rey en el trono". Asimismo, en 2003 volvió a enfurecer a las feministas asegurando que "es absurda la nueva disposición de los herederos y naturalmente ha sido un error. Una ley constitucional que actúa con carácter retroactivo es ridícula”. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon