Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Alain: "Sé que no puedo tener nada serio con Meritxell, somos muy diferentes"

Vanitatis Vanitatis 16/11/2016 Marian Galv

Meritxell y Alain han hablando durante las últimas horas de forma profunda. El francés dejó claro a su 'compañera en Guadalix' que no en ella "nada más allá de una amistad" y que los 'edredoning' que han tenido hasta el momento "son errrores que no se volverán a repetir". Tras la tempestad, ha llegado la calma, o casi, porque la pareja, que ya vuelve a convivir con cierta normalidad, a jugar y hacerse bromas, está sufriendo una especie de 'parón' sentimental, al menos por parte del francés. Alain sigue manteniendo, a pesar de que su actitud se contradice con las palabras, que no puede tener nada serio con Meri: "Somos muy diferentes y estamos en dos etapas de la vida muy diferentes”.

Ain y Meritxell juegan a la entrada de las habitaciones. © Proporcionado por Vanitatis Ain y Meritxell juegan a la entrada de las habitaciones.

En el confesionario, el concursante se desahoga con cierta tranquilidad sin imaginar que los sentimientos de ella son bastante diferentes. Mientras el francés parece tener claro el tema, la opinión de ella es bastante diferente: “Tengo mucho miedo a que se vaya porque aunque hayamos discutido, le necesito aquí, es un apoyo fundamental, me alegra los días”.

Meritxell se está convirtiendo en una de las 'sufridoras' de 'Gran Hermano 17'. Al principio lo pasaba mal porque sentía algo por su compañero de edición, luego se declaró y le dio calabazas. Cuando al fin se besaron y la cosa fue a más, llegó Simona, la última en entrar en la casa. La rumana ha conseguido también que la pantera no pase un buen momento porque le ha distanciado de 'su chico'. La tensión generada ha provocado que tengan que tener una charla de la que Merixtell tampoco ha salido bien parada porque Alain le ha explicado que "no van a volver a tener nada". Convertida en un mar de lágrimas, la catalana confiesa que no sabe bien por donde tirar y cuando piensa que ha recuperado la normalidad con Alain, el francés que en apariencia vuelve a acercarse a ella con bromas y juegos, deja cada vez más claro que no hay posibilidad de que eso continue, y todo a pesar de que le ha salvado a ella de las nominaciones. El futuro de la pareja cada vez se ve más incierto. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon