Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Alfredo Fraile: “Yo compraba los relojes para las chicas de Julio Iglesias”

Vanitatis Vanitatis 16/10/2016 Paloma Barrientos

Alfredo Fraile fue durante 15 años todo para Julio Iglesias. Representante, amigo, confesor y hasta psiquiatra. Acabó la relación y solo en dos ocasiones se han vuelto a encontrar. Fraile indica que nunca volvería con él y señala que “Julio es su peor enemigo”. Se toma con humor la famosa frase del cantante que aseguraba “me acosté con 3.000 mujeres” afirmando que “no le hubiera dado tiempo”. El asesor de Adolfo Suárez, Hassan de Marruecos, Berlusconi y Javier de la Rosa, entre otros, vive entre Miami y Madrid y no echa de menos el mundo pasado de poder y de gloria. Se considera un hombre afortunado por haber formado una familia con María Eugenia, sus seis hijos y sus tres nietos. Fraile, que almorzó con la Peña Cuarto Poder en el restaurante Lucio, comentó a los periodistas que “a mis 73 años mis aspiraciones futuras son muy básicas y consisten en tener salud y tranquilidad”.

Julio Iglesias e Isabel Preysler en una imagen de archivo © Proporcionado por Vanitatis Julio Iglesias e Isabel Preysler en una imagen de archivo

Pregunta: Siempre serás el hombre que hizo a Julio Iglesias. ¿Te molesta que ese sea el resumen de tu vida profesional?

Repuesta: No, en absoluto. Pasé 15 años con él y con vivencias buenas, malas y regulares. Pero me quedo con los buenos momentos. Lo dejé y eso no le sentó muy bien. Sigo manteniendo una relación muy buena con Isabel, pero con Julio es inexistente. Isabel es más señora que Julio señor. Nos vimos en una ocasión, aquí en Lucio, me preguntó por su ahijada (mi hija Alejandra) a la que no le regaló ni una muñeca, ni el coche que le prometió cuando cumpliera 18 años.

P: ¿Sabe pedir perdón?

R: No, solo los pequeños perdones. Los importantes no. Siempre ha evitado tener problemas porque para solucionarlos estábamos los demás. En realidad a mi no me defraudó porque sabía perfectamente cómo era. Yo quiero que le vaya muy bien.

P: En una ocasión dijiste que el peor enemigo de Julio Iglesias era él mismo…

R: Nunca está satisfecho con lo que hace y eso tiene una doble lectura. Positiva porque acarrea creatividad y negativa al transformarse en inseguridad.

P: ¿Cómo es realmente?

R: Un solitario desconfiado. Vivió en una familia desestructurada por la mala relación entre sus padres y eso ha sido también la constante en su vida. Solo le interesa él y después él. Ni familia, ni hijos, ni amigos... Lo único que tiene es subirse a un escenario. Tiene una gran cualidad que es que encanta...

P: ¿Cuál es la relación de Julio con su hijo Enrique?

R: Ninguna. Cuando Enrique enseñó su primer disco, el padre le dijo que era una porquería. Al cabo del tiempo le llamó y le dijo que ya había vendido cinco millones, más que él. A partir de ese momento no se volvieron a hablar. Julio fue incapaz de felicitarle por su éxito.

Julio Iglesias con sus hijos Enrique y Julio (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Julio Iglesias con sus hijos Enrique y Julio (Gtres)

P: ¿Es verdad, como dice él mismo, que tuvo relaciones con 3.000 mujeres? ¿Es adicto al sexo?

R: A él le gusta conquistar a las mujeres y lo consigue. Pero te aseguro que no hubo 3.000, ni 2.000, ni 1.000, ni 500... Solo se trata de una exageración.

P: Tú eras el encargado de comprar los relojes Cartier a sus amantes ¿Verdad o leyenda?

R: Es verdad. En Puerto Rico teníamos un amigo que era el delegado de Cartier. Un día Julio me dijo: “Dile a Santiago (el dueño) que me traiga un reloj porque se lo quiero regalar a esta chica. Y así fue. Después llegaron otros seis y otros seis más… Los guardaba en la mesilla de noche.

Alfredo Fraile © Proporcionado por Vanitatis Alfredo Fraile

P: Quince años con Julio son muchos, pero después llegó el poder con Berlusconi, De la Rosa y Hassan II de Marruecos...

R: Personas importantes en mi carrera han sido tres. Primero mi padre, que me enseñó a trabajar como el más pequeño de los empleados que tenía en su empresa de cine y espectáculos. Después Berlusconi, que ha sido el mejor jefe que he tenido en la vida y que mejor ha cuidado a sus trabajadores. En una ocasión, cuando mi padre tuvo un infarto y estaba en la UVI, vino hasta tres veces al día al hospital para hacerme compañía. Y por último el consejero de Asuntos Económicos del rey Hassan, Andrea Zulay.

P: Algunos de tus clientes, como Javier de la Rosa, acabó en la cárcel ¿Has vuelto a tener trato con él?

R: No, nunca. Estuvo siempre en el filo de la navaja. No solo por culpa de él, sino por los árabes con los que trabajaba.

P: ¿De qué te arrepientes?

R: De nada porque de los errores se aprende. Bueno, de no haberle dedicado a mis hijos y a mi mujer tiempo ni dedicación. No les he ayudado y eso que todos son artistas en lo suyo. No quería que llevaran la vida que llevé yo. Es muy duro. Ellos lo saben. Son universitarios, hablan varios idiomas, se buscan la vida desde muy jóvenes, estoy muy orgulloso de ellos, pero todo ha sido gracias a su esfuerzo. He tenido la inmensa suerte de tener a María Eugenia, que siempre me ha apoyado, y lo más importante, nunca ha preguntado.

P: ¿Había mucho que callar en tu vida?

R: Bueno… Hay una película que hizo mi padre donde Clint Eastwood le pregunta a Lee Van Cleef “¿le puedo hacer una pregunta indiscreta?” y responde: “Lo único indiscreto son las respuestas”.

Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon