Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Algo pasa con la reina Máxima de Holanda: mala cara y poca agenda

Vanitatis Vanitatis 11/02/2016 Núria Tiburcio

"¿Qué le ocurre a la reina Máxima?". Esta es una pregunta que muchos holandeses se están haciendo en estos últimos meses. Desde que se anunció a mediados de noviembre de 2015 que la argentina sufría una infección renal que la llevó a cancelar su visita oficial a China y a tener que ingresar en el hospital, Máxima no ha vuelto a ser la misma. Los principales tabloides de los Países Bajos y también los argentinos están especulando sobre las causas que han provocado que la agenda de la reina se haya visto reducida a mínimos y que luzca un aspecto físico bastante deteriorado que nada tiene que ver con el que presentaba en verano.

Máxima durante su visita a China que tuvo que ser cancelada (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Máxima durante su visita a China que tuvo que ser cancelada (Gtres)

El tema de la reducción de su trabajo ha sido analizado por la prensa neerlandesa y las cifras son realmente alarmantes. Máxima ha pasado de cubrir casi una veintena de actos al mes a presidir tan solo siete como ha ocurrido en este mes de enero. En lo que llevamos de febrero, la argentina ha realizado un viaje a Pakistán como embajadora de honor de la ONU y no tiene nada más programado en su agenda hasta el día 22, cuando se desplazará hasta la estación de esquí de Lech (Austria) para disfrutar de unas cortas vacaciones. Este cambio de intensidad de trabajo no ha gustado nada a sus ciudadanos -que son siempre muy críticos con la monarquía- y hay quienes se están empezando a quejar por la "relajada vida que llevan nuestros reyes".

Máxima en Pakistán © Proporcionado por Vanitatis Máxima en Pakistán

Otro de las factores que ha hecho pensar que a Máxima le ocurre algo es su cambio de imagen. Y es que, en cuestión de meses, la argentina presenta un aspecto físico desmejorado. Un ejemplo de ello es la cara con la que se la fotografió al llegar a Pakistán. Es cierto que no llevaba ni una pizca de maquillaje y que no había pasado por peluquería, pero hay quienes afirman que ese rostro desmejorado tiene un significado. "Las ojeras, las manchas en la piel y el pelo despeinado... ¿dónde está nuestra Máxima?", se pregunta la revista 'The Weekend'.

Máxima en su llegada a Pakistán © Proporcionado por Vanitatis Máxima en su llegada a Pakistán

Aparte de estos dos hechos, otro cambio que ha experimentado Máxima tiene que ver con su actitud. Y es que su eterna sonrisa de oreja a oreja ha desaparecido. Ahora se la puede ver más contenida y distante, algo nada habitual en ella, pues si algo la ha caracterizado siempre es su espontaneidad y su alegría. Esa seriedad también se refleja en su vestuario. Desde que ha empezado el año apenas hemos visto sus típicos 'looks' espectaculares y coloridos que solo ella podía lucir con gracia. En su armario mandan ahora los colores neutros y las prendas sobrias.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon