Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Altas, flacas y bellas: así son las otras mujeres del 'playboy' Mauricio Macri

Vanitatis Vanitatis 15/12/2015 A.S.

Marisa Mondino, chica de portada

Marisa Mondino, chica de portada
© Proporcionado por Vanitatis

¿Quién no sabe que Mauricio Macri (56), nuevo presidente de Argentina, tiene a la bellísima Juliana Awada como consorte? Medio Cono Sur está analizando el estilo de esta bella diseñadora textil de 41 años con la que Macri contrajo matrimonio el 16 de noviembre de 2010 y es madre de su hija Antonia, de tres años. A menos de un mes de su elección nadie duda que ella es el valor añadido del exalcalde de Buenos Aires. Son continuas las referencias a la elegancia de esta hija de inmigrantes sirios musulmanes y las revistas no dejan de hablar de su buen gusto a la hora de salir a la palestra pública. El presidente no escatima piropos de contenido sexual a su mujer e incluso llegó a insinuar en un programa de televisión que tomaba Viagra para seguir el ritmo de su esposa (12 años más joven) en la cama.

Pero la estilosa Juliana, que tanto nos cautiva con su cuenta de Instagram, no fue la única mujer de este millonario empresario con un pasado de 'playboy'. Hijo del potentado Franco Macri, se desligó pronto de las empresas familiares y en 1995 desembarcó en el mundo del fútbol como presidente de Boca Juniors, equipo del que se declara fan confesa Juliana. El dinero y las mujeres han sido una constante en la vida de este atractivo político, tanto que ni siquiera se preocupa de que le surjan posibles amantes: es algo con lo que ha convivido desde adolescente. El presidente de Argentina se ha casado tres veces y tiene cuatro hijos. Conocemos solo cinco de sus conquistas y todas siguen el mismo patrón: altas, flacas y bellas.

Su primera mujer fue Ivonne Bordeau (1981-1991), hija del astro del automovilismo Juan Manuel Bordeau, y es la menos mediática de todas las conquistas de Macri. Con ella tuvo a sus hijos mayores: Agustina, Jimena y Francisco.

Después de esa década emparejado se le conoció una relación con la modelo Marisa Mondino (1991-1992). Ella era muy popular por ser una de las chicas protagonistas de la telecomedia juvenil 'La banda del Golden Rocket'. Fue novia de Macri cuando lo secuestraron en la puerta de su casa de Tagle 2804, en uno uno de los barrios más elegantes de Buenos Aires. Su padre pagó seis millones de dólares por el rescate y recuperó a su hijo en 48 horas. La relación no sobrevivió a tanta tensión.

El romance más mediático fue con la modelo Isabel Menditeguy, hija del polista Carlos Menditeguy. Se conocieron en el verano del 92, cuando ella volvía de un viaje por Estados Unidos y él recién salía del pozo depresivo provocado por su secuestro de 12 días (no olvidará cuando le metieron en un féretro), un año antes. Fue un flechazo y el 21 de diciembre de 1994 se casaron en la intimidad. Según cuenta el diario 'Clarín', "la boda se postergó una semana porque Franco Macri quería que su nuera firmara un contrato prenupcial: ella primero se negó y Mauricio la convenció". La luna de miel fue en Punta del Este con Francisco, el tercer hijo de Mauricio.

Ella era la mujer para crecer, a ella le apasionaba la política (estudió Ciencias Políticas en la Universidad de San Andrés), aunque luego se fue perdiendo la complicidad. El comienzo del matrimonio fue viento en popa, pero los problemas surgieron cuando él decidió presentarse como candidato a la presidencia del Boca. "Lo de la presidencia del club no la pone muy contenta porque sabe que es algo que te absorbe. Pero no le di elección. Para mí es un tema prioritario", le dijo él a la revista 'Para Ti' en 1997. Se separaron dos años después y el divorcio fue costosísimo. Macri acusó a Isabel de "parar poco por casa". Actualmente la prensa argentina se ceba con el abuso del bótox de Isabel.

En 2005 comenzó un romance con la bella uruguaya Malala Groba, la mujer que lo acompañó durante el despegue de su carrera política. Se conocieron en Punta del Este, en un gimnasio, nada más separarse de Menditeguy. Ella vivió de cerca la campaña que lo llevó a ser jefe del Gobierno porteño. Sin embargo, Groba se comportó de manera similar a todas. Fue sobria al vestir, mantuvo un bajo perfil y, aunque era una mujer cultísima, no le importó limitarse a sonreír. Su amor duró cinco años.

El desamor con Malala llenó portadas de las revistas del corazón que la adoraban por "su refinado estilo europeo". En 2010 Macri conoció a Juliana Awada, que entonces tenía 35 años. Lo hizo en un gimnasio de Barrio Parque donde todos eran vecinos. Muchas veces coincidían en el mismo horario: él hacía aparatos; ella, pilates, y Malala se decantaba por el yoga. Juliana trabaja en diseño e imagen de la empresa familiar (son cinco hermanos). Estuvo casada dos veces; la última, con el nieto de uno de los hombres más ricos de Bélgica, quien tiene inversiones agropecuarias en Argentina. El resto de la historia amorosa de Macri con Juliana se está escribiendo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon