Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ana Obregón y Antonia Dell'Atte empiezan 2016 con su reconciliación

Vanitatis Vanitatis 05/01/2016 Eva Bárcena

Echemos la vista atrás. Años 90. Ana Obregón sale con el italiano Alessandro Lequio, obligado a dejar su puesto de ejecutivo en Fiat por sus constantes apariciones en la prensa roja y cuya esposa, la exmodelo italiana Antonia Dell'Atte, ha montado en cólera con el noviazgo del conde y la actriz española. Han pasado casi 25 años desde que comenzara el enfrentamiento entre 'Anita' y Antonia, y ambas han decidido enterrar el hacha de guerra por el bien de sus hijos, Clemente y Álex, hijos ambos de Lequio. Aunque eso sí, Obregón apunta: "No somos íntimas, no nos adoramos y no lo hacemos todo juntas, pero nos llevamos muy bien". 

Ambas han posado juntas para '¡Hola!' porque "nuestras peleas han estado en la prensa durante un cuarto de siglo, y pensamos que nuestra reconciliación también debía ser pública", según Dell'Atte, quien asegura que han dado el paso "por nosotras y especialmente por nuestros hijos. No se puede vivir en el odio, se trataba de olvidar y perdonar". 

Obregón abre en este reportaje la puerta de su corazón y aunque lamenta que "Antonia sufrió", defiende que no hubo mala intención por su parte al iniciar su romance con Lequio. "No me siento culpable, viví mi historia de amor, pero nunca quise hacer daño". Eso sí, Ana no esconde que ha derramado lágrimas por el amor del conde italiano, si bien cree que "quizá ha sido más duro para Antonia".

Antonia Dell'Atte en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Antonia Dell'Atte en una imagen de archivo (Gtres)

Parece ser que el punto de inflexión en su relación tuvo lugar tras la muerte de la madre de Alessandro Lequio. "La muerte de mi suegra nos unió. Acudimos a la iglesia para acompañar a nuestros hijos y a la familia, y, de repente, en medio de aquella tristeza, las dos nos abrazamos", rememora Dell'Atte, quien entiende como Ana que son "muy diferentes, pero con mucho en común: familiares, fuertes y trabajadoras. Nadie puede con nosotras".

¿Y qué piensa Lequio de que por fin sus 'ex' se lleven bien? "Está encantado con que hayamos enterrado nuestra hacha de guerra", asegura su exmujer, "nuestra reconciliación le da paz. Somos las madres de sus dos hijos y se abre el camino de la armonía para todos.

Descarga la APP de Vanitatis en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon