Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Así son las chicas del Pacma, el nuevo animal político

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 03/07/2016 M. P.

Se convirtieron en la sorpresa de las elecciones del 20 de diciembre. Volvieron a repetir la jugada. Con solo 20.000 euros de campaña, han superado los 284.000 votos al Congreso. Fue el partido más votado de la historia que no ha entrado en las instituciones. Lo suyo es romper barreras y no solo en datos. Las chicas del Pacma se han convertido en el nuevo ‘animal político’ de un panorama político en el que ningún otro tenía una mujer al frente de la formación. Aquí dan un paso más. Se presentaron en todas las provincias con un 75% de mujeres en la cabeza de lista para el Congreso y un 81% en el Senado. Y, además, tienen cuatro mujeres de cinco en la dirección de la formación. Lástima que se hayan quedado a las puertas del Congreso, justo ahí, a la altura de los leones.

Su cabeza más visible es Silvia Barquero, la presidenta del partido y candidata a la presidencia del Gobierno. Era miembro de la fundación Equanimal, que asaltaba plazas de toros en plena corrida para protestar contra la tauromaquia. Esa época pasó. De activista en la calle a activista en las redes. Después de muchos años voluntaria en Pacma, Silvia cobra ahora un sueldo, (aunque en nada se parece al de otros líderes políticos). Técnico superior en secretariado bilingüe, trabaja para los animales y, los fines de semana o cuando podía, ha acabado sus estudios en comunicación. 42 años, convive con algunos gatos y Camilo, un perro comilón que la arrastra a la cocina cuando tiene hambre. Vegana (como el resto de la dirección) porque, como ha confesado, “si reivindican los derechos de los animales no pueden comer a sus defendidos”.

Dicen quienes la conocen que, a pesar de su rubia y delicada apariencia, es fuerte, decidida y de voluntad férrea… La han llamado ‘rubita’ o ‘bonita’ en alguna que otra ocasión. Se enfrentó a Enrique Ponce en un duro debate, ha recibido amenazas de muerte y ha confesado que ha sufrido un trato discriminatorio en alguna ocasión. “He tenido que soportar debates en los que por ser mujer, me trataran como si fuera intelectualmente inferior. Miguel Angel Moncholi, el afamado crítico taurino, me espetó durante un debate en el que yo le contraargumentaba: ‘Piensa un poquito, mi vida, piensa un poquito, ¿Dónde está la cabecita?', dijo”.

Laura Duarte Domínguez de PACMA (Twitter) © Proporcionado por Vanitatis Laura Duarte Domínguez de PACMA (Twitter)

La acompañan en su lucha la gallega Laura Duarte Domínguez, de 29 años, como responsable de prensa. Se enteró que había un partido antitaurino justo antes de las pasadas elecciones europeas y se entregó a ellos. Pasó de simpatizante a cabeza de lista. Periodista, con más de diez años a las espaldas en Madrid, es pareja de otro plumilla y tiene dos gatas, Daniela y Adriana.

Las otras miembros de la dirección son Goizane Rodriguez Barroso, una joven activista por los derechos de los animales desde los 16 años y filósofa con inquietudes sociales. Pertenece a Pacma desde 2005. Tiene 29 años, nacida en Barakaldo, criada en Sestao, ahora reside en Leioa. Ana Bayle García es la última en llegar a la ejecutiva y cabeza de lista por Barcelona desde marzo de 2016. 48 años, barcelonesa, consultora jurídica, empezó a militar después de leer cómo los culpables de la muerte de 15 perros mutilados en una protectora de Tarragona quedaban impune.

El equipo femenino de PACMA © Proporcionado por Vanitatis El equipo femenino de PACMA

El único hombre al que dejan compartir puesto en la dirección es Víctor Moreno, un informático que trabaja en Madrid, activista desde 2002 y fundador de la plataforma La Tortura no es Cultura. Pero hay muchas otras: Amanda Luis, médico de familia en Santa Cruz de Tenerife; Yasmina Larumbe, que tiene un negocio en Huesca; Ana Gallego, la contable; Claudia Mañas, la responsable de comunicación o Laia Royo, la incombustible secretaria.

Se coordinan mediante skype y cuentan que en su oficina hay entrada libre para las mascotas. Como junta directiva, fueron elegidos por un mandato de dos años por unos 1.500 militantes que pagan una cuota de unos 6 euros mensuales y se reúnen una vez al año. No las verán en mítines, pero sí y mucho, en redes sociales. Su camino es paso a paso, cumplen a rajatabla aquello de lentas pero seguras…. Llevan la defensa de los animales por bandera y hacen vanguardia con una política nueva. No reciben subvenciones y a todas las caracteriza entrega, vocación de servicio e independientes (no quisieron unirse a Unidos Podemos por aquello de que su voz no se perdiera entre tanta sigla). Quizás, de repetirse las elecciones, las veremos, ahora sí, del otro lado de los leones.  

Uno de los mensajes lanzados por PACMA en contra de la caza © Proporcionado por Vanitatis Uno de los mensajes lanzados por PACMA en contra de la caza

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon