Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Así es la lujosa vida de los hijos de Ruiz-Mateos (a pesar de no tener ingresos)

Vanitatis Vanitatis 07/05/2016 Ana Sánchez Juárez

Son las 12.30 de la mañana. Estamos en el Centro Comercial Zielo, en Pozuelo de Alarcón (Madrid), rodeado de las urbanizaciones más vips de la capital. Una mujer elegantemente vestida entra en varias tiendas de firmas de ropa y sale con varias bolsas. El paisaje habitual de este centro de 'shopping' marcado por el alto 'standing' de sus clientes. La escena pasaría desapercibida si no es porque esta mujer es la periodista Lavinia Mateos, conocida más que por su actividad profesional por haberse casado en 2011 con Javier Ruiz-Mateos, el hijo financiero de Nueva Rumasa.

Del Opus, legionaria de Cristo, cinco hijos y residente en Majadahonda. Hasta aquí todo normal (lo del 'shopping', los hijos y la opción religiosa). Lo que choca es que legalmente están en paro los dos. No perciben ingresos. Y su marido duerme en el módulo de respeto de la prisión de Navalcarnero, en Madrid, donde entró con su hermano Álvaro –no voluntariamente– para cumplir una condena de dos años y nueve meses por un delito contra la Hacienda Pública y otro de alzamiento de bienes. Ella, sin embargo, sigue viviendo en su chalet de Aravaca y lleva semanalmente a sus retoños al Club de Hípica de Somosaguas. Todos los hijos varones del clan Ruiz-Mateos tienen embargados todos sus bienes conocidos y retirado el pasaporte. ¿De dónde sale entonces el dinero en esta familia? 

13 1: así son los herederos de José María Ruiz-Mateos (Galería) © Proporcionado por Vanitatis 13 1: así son los herederos de José María Ruiz-Mateos (Galería)

El nombre de Javier y el de sus otros cinco hermanos varones –​Zoilo, Alfonso, José María, Pablo y ÁlvaroRuiz-Mateos–(junto con Zoilo Pazos Jiménez, sobrino del empresario gaditano, y Nicolás Faure) han vuelto a saltar a titulares después de que la jueza de refuerzo del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma haya abierto la vía para sentarlos en el banquillo por una presunta estafa, por valor de 13,93 millones de euros, en la operación de compraventa del hotel Eurocalas, en Calas de Mallorca. Igualmente ha declarado extinguida la responsabilidad penal del fundador de Nueva Rumasa a raíz de su fallecimiento, en septiembre de 2015. Tres hijas del difunto magnate se han librado del banquillo porque vendieron sus derechos en Nueva Rumasa a cambio de una suma, según consta en el sumario al que ha tenido acceso Vanitatis. 

[Lea aquí: La abogada ‘rebelde’ del clan Camper y Lotusse que sentará a los Ruiz-Mateos en el banquillo]

Causas pendientes

Los hechos que ahora se van a juzgar responden a la querella interpuesta en 2011 por Inversiones Grupo Miralles contra el patriarca de la familia Ruiz-Mateos, sus hijos y los dos administradores. Sobre todos ellos pesan presuntos delitos de alzamiento de bienes y societario. En su querella, Miralles recalca que "todos ellos avalaron con evidente mala fe, aprovechándose de su 'acreditada solvencia de cara a la galería' gracias al nombre de Nueva Rumasa". 

La noticia ha sobresaltado a la familia Ruiz-Mateos, que sabían que momentos como este tenían que llegar, pero no tan pronto. Javier y Álvaro están en la prisión de Navalcarnero, donde disfrutan de las 'ventajas' de vivir en el módulo de respeto. Alfonso y Pablo pasaron de puntillas seis meses por la cárcel de Alcalá de Guadaíra sin que hubiera ningún revuelo mediático. Solo Zoilo y José María hijo aún no conocen lo que es dormir entre rejas. 

El fallecido patriarca del clan y su mujer, Teresa Rivero (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis El fallecido patriarca del clan y su mujer, Teresa Rivero (Gtres)

Sobre todos ellos aún pesa la instrucción del Juzgado nº 5 de la Audiencia Nacional sobre los pagarés de Nueva Rumasa. Precisamente, el juicio de estos pagarés lleva un camino muy lento. Los perjudicados con el impago culpan de la lentitud a la dejadez inusual de la Fiscalía Anticorrupción. Y, además, a José María hijo le queda un juicio en Valladolid por la venta de unos terrenos donde se le piden diez años de prisión. También les queda el juicio de los ERE en Sevilla y sus pagos al sindicalista Juan Lanzas a través de tres de sus sociedades.

Árbol genealógico de la familia Ruiz-Mateos © Proporcionado por Vanitatis Árbol genealógico de la familia Ruiz-Mateos

'Cretinos, no pongáis el dinero a flotar'

José María Ruiz-Mateos siempre ha sido una persona bastante austera. No era de malgastar el dinero ni vivir una vida de lujos, a pesar de que podría. Quienes le conocían aseguran que el padre, lejos de la estrafalaria imagen que se proyectó en la televisión en la era Miguel Boyer, era un hombre austero de un solo traje, que había tejido sus negocios en una sencilla mesa y que huía de los despachos opulentos. Por eso no llevaba bien que sus hijos vivieran como grandes ricos. Según cuentan a Vanitatis fuentes cercanas a la familia, el patriarca estalló el día que se enteró que su hijo José María se había comprado un yate en Sotogrande, embarcación que aún mantiene. "Cretinos, no pongáis el dinero a flotar", le dijo. Jose María Jr. es de gustos caros. Siempre fue el más ambicioso de los hijos. De hecho, terminó adelantando a su hermano Zoilo y se convirtió en CEO de Nueva Rumasa. Zolio, por su parte, era presidente de honor. 

José María Jr es licenciado en Económicas, quien más tiempo estuvo al frente de las empresas de alimentación y el que más veces ha actuado como portavoz de la familia. Está casado con Cristina Figueroa, sobrina de Raphael, nieta de los marqueses de Santo Floro y descendiente de la saga del conde de Romanones. Tienen cinco hijos y residen en Aravaca (Madrid). Veranean en Sotogrande, donde tienen casa y amarre. Vive en Aravaca y lleva sus hijos a colegios privados. Lo más sorpendente: José María júnior se ha dado de alta como autónomo y trabaja asesorando a industrias alimentarias en temas comerciales. También se dedica al sector de la consultoría empresarial relativa a asuntos de ahorro energético. Otros hermanos prestan sus servicios a compañías del sector de servicios, en ocasiones colaborando con sus mujeres.

Ruiz-Mateos y sus hijos anunciando el concurso de acreedores de Nueva Rumasa (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Ruiz-Mateos y sus hijos anunciando el concurso de acreedores de Nueva Rumasa (Gtres)

Zoilo se casó en 1988 con Carmen Fernández-Durán Soto, en una boda oficiada por su tío sacerdote, Alfonso María Ruiz-Mateos, a la que por cierto no asistió el patriarca por encontrarse en esa fecha en "paradero desconocido". La prensa aireó entonces que Ruiz-Mateos llamó a su hijo "para desearle felicidad". Declaró ante la jueza del Juzgado de Instrucción 5 de Palma que está apuntado al paro. A su mujer tampoco se le conoce trabajo. Tienen tres hijos, viven en Aravaca (Madrid) y llevan sus hijos a colegios privados. Es habitual verle pasear en bicicleta por el barrio. 

Alfonso es abogado y quien más tiempo estuvo al frente de la división vitivinícola de la familia, ocho bodegas bajo el sello Garvey. Casado en 2007 con Alejandra Cruz-Conde, abogada, cónsul honoraria de Gran Bretaña en la provincia de Cádiz e integrante de una de las más solventes familias andaluzas y muy vinculada a la entidad financiera de la Iglesia, Caja Sur. Su suegro, Rafael Cruz-Conde y Suárez de Tangil, ya fallecido, fue detenido por blanqueo de dinero. Tiene cuatro hijos, vive en Aravaca (Madrid) y lleva sus hijos a colegios privados. 

Álvaro, el benjamín, está en el módulo de respeto de la prisión de Navalcarnero. Estudió negocios en la Universidad de Miami y está casado con Ana Suárez de Lezo (ex de Rafael Medina), licenciada en Derecho, empleada de Telefónica y prima de la mujer de su hermano Alfonso. El patriarca tampoco fue al enlace, celebrado en un convento capuchino de Córdoba, porque le parecía inadecuado celebrar una boda tan fastuosa en pleno concurso de acreedores. Figuraba como administrador en Clesa y Dhul y era el número 2 en las empresas de alimentación. Es el único de los 13 hijos que aún no ha “tenido la suerte” de ser padre, según él mismo afirmó. A ninguno de los dos se le conoce trabajo.

José María Ruiz-Mateos en una imagen de archivo (EFE) © Proporcionado por Vanitatis José María Ruiz-Mateos en una imagen de archivo (EFE)

Las hijas, 'sin bocadillo' y sin imputaciones

Gracias a que en la familia "solo había bocadillos para seis", las hijas se vieron bendecidas por esta actitud machista de su progenitor y actualmente no están imputadas, ya que supuestamente permanecieron ajenas a los negocios familiares, tanto ellas como sus esposos. Todas son de gustos austeros y, menos Begoña, todas pertenecen al Opus Dei. Paloma vive en Sevilla, trabajó como directora de imagen y RRPP de las bodegas familiares en Jerez bajo las órdenes de su hermano Alfonso. La opinión pública le puso cara porque en 1989 le lanzó –sin éxito– una tarta a Isabel Preysler cuando acudía al ginecólogo embarazada de Ana Boyer. Se casó en 1986, en Mallorca, con el alemán Stephan Schoppe, a quien conoció en Fráncfort (Alemania) cuando su padre estaba pendiente de extradición. La oposición de su familia al enlace fue total y nadie asistió a la boda. Teresa Rivero dijo entonces que Paloma era “muy rebelde y que cuando se le metía algo en la cabeza...”. Se separó de Schoppe en 1991. Tuvieron tres hijos. En 1994 se casó con el empresario jerezano Juan García Jarana y tuvo dos hijos más. Nuria vive también en Sevilla y está casada desde 2001 con Marcos Fernández Halcón, alto cargo de la Junta de Andalucía. Ella es ama de casa y tiene cinco hijos. 

Begoña Ruiz-Mateos, la disidente del grupo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Begoña Ruiz-Mateos, la disidente del grupo (Gtres)

Begoña es la disidente del clan y la que cuidó a su padre hasta que sus nueras lo sacaron de su casa. Es la única que no pertenece al Opus Dei. Licenciada en Geografía e Historia, está separada de Carlos Perreau y casada con Antonio Biondini. Tuvo tres hijos del primer marido y otros tres con el segundo. Vive entre Madrid y Jerez. No trabaja, pero su marido es empresario.

Patricia fue en su día secretaria en el cuartel general de Somosaguas, sede de Nueva Rumasa. Casada en 1990 con el jerezano Joaquín Bohórquez, hijo de la marquesa de Las Palmas y sobrino del conocido rejoneador y ganadero Fermín Bohórquez. Tiene cuatro hijos y vive en el exclusivo barrio de El Viso (Madrid). A ninguno de los dos se les conoce ocupación. Almudena es enfermera, tiene cinco hijos y está casada con Alberto Wicke, abogado y uno de los cerebros financieros de la casa. Rocío es pedagoga y durante años asistió a su padre “en temas personales, desde pedirle cita con el médico a acompañarle al sastre. Siempre como hija, no como secretaria”, según sus hermanos varones. Está casada con Luis Ojeda y tiene cuatro hijos. Rocío es actualmente ama de casa y Luis trabaja en el Deutsche Bank. Por último la primogénita: Socorro, que actualmente vive en Pamplona y atraviesa un delicado estado de salud. Es la más religiosa, tiene seis hijos y está casada con Bernardo Landeta. Muchas drásticas decisiones familiares no se han tomado por su situación personal.

Clubs de hípica, colegios privados, compras en tiendas de firmas, residencias en los mejores y más exclusivos barrios de Madrid... A pesar de tanto familiar en paro, ni las imputaciones ni las deudas ni las cuentas congeladas han impedido que los trece vástagos de los Ruiz-Mateos continúen con su habitual ritmo de vida.

Recordar aquí que en octubre de 2015 cuando se abrió el testamento del patriarca, José María Ruiz-Mateos donó a sus hijos 13 partes iguales del matrimonio. Entonces sí hay bocadillos para todos y las hijas se incluyen por primera vez. Se abre un nuevo escenario que incluye seguirle la pista a ese patrimonio, que muchos ven oculto a través de testaferros en empresas relacionadas con la restauración. Desde el entorno de la familia lo dejan claro: "Hoy los escenarios han cambiado radicalmente y dan un giro de 360º. Los seis hijos varones de Jose Maria Ruiz Mateos no están legitimados y autorizados para seguir administrando y gestionando empresas y patrimonio de su 'padre y de sus testaferros', hay un testamento y habrá que respetarlo. Ahora según la ley testamentaria ellos deberán necesariamente dar cuenta a sus hermanas". 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon