Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Así se combina un vestido de novia + 'clutch' en invierno

¡Hola! ¡Hola! 22/12/2015 hola

© Proporcionado por Hola

Los vestidos de novia de invierno son diferentes: el tul, las transparencias y las espaldas al aire se cambian por frunces, capas de volantes, mangas largas y escotes ilusión. El objetivo es cubrir la piel sin restar puntos, añadiendo tejido o apliques, y a veces multiplicando el volumen de la silueta. Una de las ventajas de este tipo de vestidos es que el bolso suele complementar de manera más natural a las siluetas y detalles de temporada: las bodas suelen celebrarse en ciudad o en entornos urbanos y no tanto al aire libre, y a menudo el traje de la novia se complementa con otros accesorios de abrigo extra, como por ejemplo las medias y botines en vez de sandalias, las estolas o los abrigos, que también admiten el clutch y el bolso con correa con naturalidad.

Lo ideal en este caso son los clutch con varias vidas -especialmente si el bolso es de diseño y es una inversión-, y los bolsos que permiten pasar de una versión a otra, con y sin correa, especialmente si durante la ceremonia vamos a tener las manos ocupadas con el ramo, o si el vestido tiene muchas capas y es complicado de manejar. ¿Quieres ver cómo se combinan los vestidos de novia invernales con un bolso de mano? Te proponemos 16 combinaciones diferentes.

VER GALERÍA

LA NOVIA MINIMALISTA

Líneas depuradas y simples, patrones muy bien cortados que se ajustan como una segunda piel, y detalles sin muchos artificios, como la manguita corta o un clásico cuello barco. Las novias minimalistas son poco menos que las Reinas de las Nieves en los meses más fríos, donde el atuendo de la novia suele complementarse con otras prendas extra que ya de por sí sobrecargan el look final. Un vestido de líneas puras como este de Pronovias (foto superior), con una pequeña cola y sin ningún adorno, es perfecto para sacar del armario un clutch-joya de los de verdad, completamente cubierto de apliques de pedrería, destellos de colores, strass o bordados en oro sobre blanco. No tengas miedo de adentrarte en el terreno de los bolsos excesivos o con muchos detalles: la pureza de líneas del vestido equilibrará el diseño de lo complementos, y vice versa.

Nuestra propuesta: empezamos con un clutch joya completamente cubierto de pedrería en color carbón, con cristales de talla esmeralda que multiplican sus reflejos al estar bordados sobre satén negro. Es de la colección de bolsos joya de Natasha Couture. Los bolsos de colores (oro, morado, carmín, esmeralda...) son perfectos para este tipo de vestidos de novia, al contrario de lo que sucedería por ejemplo con un traje princesa o con uno con muchos bordados. Este modelo en concreto está a la venta en Nordstrom (115,15 €).

Igual de impactante es el bolso de mano con espirales de cristales y correa desmontable, también de Natasha Couture (290,81 €). Los dos diseños con bordados dorados, tanto en hilo de oro sobre nude como con strass golden sobre blanco, son de Oscar de la Renta, mientras que el minaudiere con purpurina dorada, un bolso inspirado en los bolsos de mano de aire francés, añade una nota de color al vestido, especialmente si es blanco nuclear. Es de Glint (56,60 €). Para las más atrevidas, se puede optar por una cartera de mano de diseño, que nos valga para otras ocasiones, y en un color radical como el negro. Ésta de corte rectangular tiene como único adorno el icónico monograma YSL de Saint Laurent (1.122 €).

VER GALERÍA

LA NOVIA CON MUCHOS VOLANTES

Los volantes en invierno son tan esenciales como las plumas: añaden capas de tejido que evitan que se escape en calor, y de ahí que encontremos más ruffles en las colecciones de vestidos de novia de invierno que en las de verano. Este diseño pertence a las propuestas de Angel Rivera para el invierno que viene, y combina un cuerpo en forma de corsé de varillas con bordados de encaje y escote corazón, con una falda con maxivolantes en cascada. Para este tipo de look hemos escogido cuatro bolsos de mano a medio camino entre el clutch tipo cóctel y el de novia, que van a juego con el cinturón de pedrería del propio traje.

El primero es una versión del bolso Goa, de Oscar de la Renta, que incorpora lentejuelas doradas en varios tonos, en forma de flores y cierre de joyería. Los colores complementan los del cinturón, lo mismo que los motivos de aire art decó. El clutch metálico con cristales de Swarovski y una cascada de flores en 3D en tonos plata y oro es de Jimmy Choo. Funciona con el juego de estructuras del traje, que también gana volumen tridimensional gracias a los volantes. Está la venta en Net-a-Porter (6.795 €). El bolso Sammy de Perfect recupera los aires vintage de la novia añadiendo pequitas de cristales de strass a lo largo de toda su superficie, que se remata con un sencillo cierre en forma de bola. A la venta en Egvolo (69 €). Y por último, una cartera de mano para novia modelo BENEVOLI de la española Menbur, con bordados de perlitas en color blanco y una perla más grande, también en el cierre (104,95 €).

VER GALERÍA

LA NOVIA CON ESCOTE INVISIBLE

Pronovias ha sido una de las firmas que ha elevado a la categoría de arte el tejido ilusión con bordados de encaje tipo 'tatuaje', aunque no es la única: éste vestido de Francesca Miranda es un sueño hecho realidad, con falda en forma de campana, cascada de flores bordadas en la cintura y bajo, y escote transparente con malla invisible que sustituye a los hombros descubiertos. Para este look hemos escogido seis bolsos de mano con correa, y uno con 'truco': a esta novia le van los bolsos lisos y cuadrangulares, sin muchos adornos

Empezando desde arriba, el primero es un bolsito tipo caja inspirado en el bolso de Grace Kelly en la película 'La ventana indiscreta', en piel italiana de color blanco y con correa desmontable. Funciona particularmente bien con este vestido que aspira a princesa, aunque se queda en falda 'A' (por norma más favorecedora), y recuerda al vestido de novia con el que se casó Grace de Mónaco. Es de Mark Cross (2.008 €). El minaudiere en forma de rectángulo con las esquinas cortadas, en satén de color baby blue para las novias que busquen su 'algo azul', es de Oscar de la Renta, mientras que el bolso metalizado inmediatamente inferior, imitando piel de serpiente en color plata, pertenece a la colección de accesorios de Topshop (38 €).

Diamond, de Pink, es un bolso de mano exclusivamente de novia, también rectangular pero con formas redondeadas, forrado en satén de seda y con un broche con forma de rosetón de cristales en el centro. Está a la venta en Egvolo (79 €). Los dos últimos diseños pertenecen a Oscar de la Renta: el primero, un modelo de bolso con varias vidas, tiene 'truco' ya que incorpora tres opciones en una gracias al asa transversal en negro; el segundo, en satén color cáscara de huevo, es completamente liso excepto por el cierre joya.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon