Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Así se desmorona el imperio inmobiliario de Isabel Pantoja

Vanitatis Vanitatis 09/01/2016 Kike Calleja

Sin lugar a dudas, 2015 será un año que nunca olvidará Isabel Pantoja y no solo por haber logrado el tercer grado penitenciario. El año que acaba de terminar quedará grabado para siempre en la historia de la familia de la tonadillera, quienes comenzaron a ver cómo el imperio que Isabel creó durante décadas de trabajo, empezaba a desmoronarse tras su controvertida relación con Julián Muñoz.

El 16 de abril de 2013 la Audiencia Provincial de Málaga condenaba a la cantante a la pena de 24 meses de prisión y una multa de 1.147.148,96 euros. Desde este momento comienza el martirio de la artista para obtener dinero con el que saldar lo antes posible esa multa, puesto que no tiene liquidez para hacer frente a la misma. Sí un importante patrimonio: la finca Cantora, la casa Mi Gitana en la urbanización La Pera de Marbella, el chalet en la lujosa urbanización de La Moraleja (Madrid), dos áticos en Fuengirola, una casa en El Rocío y un par de locales comerciales en Sevilla, entre otras propiedades.

Así estaba la casa marbellí de Isabel Pantoja, Mi Gitana (Galería) © Proporcionado por Vanitatis Así estaba la casa marbellí de Isabel Pantoja, Mi Gitana (Galería)

Enseguida pone en venta sus casas de Marbella y La Moraleja. Pero las ofertas que llegan no la satisfacen. No quiere malvenderlas. El 21 de noviembre de 2014, Isabel Pantoja ingresa en prisión sin haberse deshecho de ninguna de ellas y, por tanto, sin hacer frente a la multa impuesta. No obstante, unos días antes, por un auto fechado el 3 de noviembre, se le autoriza el pago fraccionado de dicha multa, habiendo abonado hasta octubre de 2015 la cantidad de 747.148,96 euros, tal y como consta en la documentación que Vanitatis tiene en su poder. Pero ¿cómo ha conseguido Isabel Pantoja hacer frente al pago de todas las deudas que acumula desde hace años?

Caen Mi Gitana y el chalet de La Moraleja

En marzo de 2015 la tonadillera se desprendía por fin de su chalet marbellí, el casoplón de 770 metros cuadrados con estudio de grabación incluido que tantos quebraderos de cabeza trajo a la artista y a su expareja, Julián Muñoz, y que desencadenó la investigación por blanqueo de dinero. La tonadillera pedía por Mi Gitana 3,8 millones de euros, aunque se desconoce si la operación se cerró por esa cantidad. Lo que sí se sabe es que con su venta Pantoja canceló el crédito de 3,3 millones de euros que solicitó a una entidad bancaria en 2004 para su compra.

Pero con esta venta, tras quitarse la hipoteca que pesaba sobre ella, la tonadillera seguía sin poder hacer frente a la multa. Tenía que seguir desprendiéndose de sus propiedades.

El pasado 14 de octubre de 2015, según los documentos que obran en poder de Vanitatis, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Málaga desbloqueó los saldos y cuentas de la condenada, así como de siete de sus sociedades –Pantomar SL, Paniver 56 SL, Franbel Artist SL, La Cantora Producciones Audiovisuales SL, Belfran Artis SL y Agosbril SL– que bloqueó el Juzgado de Instrucción Nº 5 de Marbella en mayo de 2007. Gracias a este desbloqueo, Isabel Pantoja pudo vender el pasado 3 de diciembre su chalet de La Moraleja por un precio de 2,3 millones de euros a una pareja compuesta por un suizo y una venezolana. Eso sí, los compradores pusieron como condición que la casa quedara libre de cualquier tipo de cargas: una hipoteca de 1.412.378,45 euros a favor del Banco Gallego más todos los intereses, que rondan los 600.000 euros; una anotación preventiva de embargo de tres millones de euros como concepto de fianza de las responsabilidades por un presunto delito de blanqueo de capitales y una hipoteca a favor de la Agencia Tributaria de 445.000 euros.

Así se fraguó la compra y ahora venta de La Moraleja (Ver noticia) © Proporcionado por Vanitatis Así se fraguó la compra y ahora venta de La Moraleja (Ver noticia)

Ante esta única petición Isabel Pantoja puso las siguientes condiciones previas a escriturar la casa:

Comunicación a la Audiencia Provincial de Málaga sobre la ejecutoria 50/2014 contra la vendedora de la intención de vender el inmueble y condiciones de la venta para que de su conformidad y una vez liquidada la deuda con la misma soliciten la anulación en el Registro de la Propiedad de la anotación preventiva de embargo a favor del Juzgado de Instrucción Nº 5 de Marbella.

Deposito del 10% de arras ante el notario elegido por la parte compradora hasta que se haga efectiva la compraventa mediante escritura.

Retención de las cuantías pendientes de pago ante el Banco Gallego y la Agencia Tributaria con sus correspondientes cartas de pago para hacerlas efectivas en el momento de la firma.

El día de la compraventa, a la que acudió Agustín Pantoja con un poder de su hermana, se realizan varios talones. Uno, el más importante, fue para abonar los 400.000 euros restantes de la multa por el caso blanqueo, lo que liquidaba su deuda con la justicia. El resto, para satisfacer las cargas que pesaban sobre la vivienda.

Agustín Pantoja, fiel compañero de su hermana en prisión (Galería) © Proporcionado por Vanitatis Agustín Pantoja, fiel compañero de su hermana en prisión (Galería)

Los próximos en caer, los áticos de Fuengirola

No obstante, ni con la venta de estas dos importantes propiedades la tonadillera ha satisfecho la totalidad de sus deudas. Por ello, mientras llega la libertad condicional, ha tenido que poner también a la venta dos áticos situados en el centro de Fuengirola cuyo valor ronda los 400.000 euros.

Al final, tras toda una vida con una gran trayectoria profesional repleta de éxitos, ¿qué le va a quedar a Isabel Pantoja? Pues básicamente la herencia que le dejó Paquirri: La Cantora, la joya de la corona de su imperio y de la que, salvo catástrofe, no se desprenderá. En definitiva, 40 años fabricando una gran fortuna y un más que importante patrimonio inmobiliario para que un mal amor, algo de codicia y, por supuesto, una mala gestión se lo lleve todo por delante. Cabe recordar que ya en 2007, antes de ser detenida, la artista vendió tres fincas colindantes a Cantora.

No obstante, al margen de la finca de Medina Sidonia, todavía tiene en su poder una casa en El Rocío, un piso en el barrio sevillano de Los Remedios, dos locales en Sevilla (uno de ellos de 600 metros cuadrados) y una plaza de garaje.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon