Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Banderas, un aplicado estudiante en la corte británica

Vanitatis Vanitatis 21/01/2016 Paloma Barrientos

El recinto del Museo del Traje de Madrid y el cine Callao en la Gran Vía madrileña fueron los dos escenarios donde se esperaba la presencia de Antonio Banderas con motivo de Fitur, la Feria Internacional del Turismo. Había circulado el rumor entre los asistentes de que el actor iba a ser el invitado sorpresa en ambos actos para apoyar con su presencia las ciudades de Marbella y Málaga respectivamente. La primera por ser su lugar de veraneo, además de la localidad donde nació su hija Estela del Carmen. Y Málaga por ser su puerto de amarre, como él ha definido siempre a la capital de la Costa del Sol. Por lo tanto no era extraño que de pronto, como en la canción de Christina Rosenvinge, se hiciera 'chas' y apareciera en todo su esplendor respaldando a su tierra. Y en el caso de Marbella con más razón, porque la noche servía para que el alcalde, José Bernal, presentara la nueva campaña como 'destino cinco estrellas'

El actor Antonio Banderas junto a su novia, Nicole Kimpel (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis El actor Antonio Banderas junto a su novia, Nicole Kimpel (Gtres)

Banderas nunca apareció. Se trataba de un rumor con base, pero que se quedó en eso, en un rumor. El actor siempre que puede apoya las iniciativas no solo del Sur, sino de toda España. Recibió ambas invitaciones y él mismo contestó que le era imposible desplazarse desde Londres a Madrid, aunque fuera por unas horas. La razón tenía que ver con sus estudios de diseño en la prestigiosa y elitista escuela Central Saint Martins College of Arts and Design, donde desde el pasado mes de agosto estudia para iniciarse en el proceso de creación de ropa. Esta academia, en la que han estudiado grandes profesionales, fue el punto de partida de este cambio de rumbo en su vida. Él mismo aseguraba que era un reto y que le hacia mucha ilusión: “Me hace sentir muy joven eso de tener que hincar los codos en la mesa otra vez y tratar de comprender otra realidad. Y por supuesto no voy a abandonar la interpretación ni dejar de hacer películas”.

Esa nueva realidad significaba también un gran esfuerzo y una disciplina académica que Banderas ha cumplido a rajatabla. Dadas sus características profesionales, Antonio no es un alumno como el resto, pero tampoco le iban a regalar ningún título por ser uno de los grandes del cine internacional. Este centro se caracteriza por su prestigio y seriedad. El altísimo coste de sus matriculas no asegura el aprobado y mucho menos acabar los cursos. Si no hay interés por parte del alumno y no concluye los trabajos, se le invita a marcharse. Por eso, en el caso de Banderas lo que se hizo fue diseñarle un curso a medida, que ha cumplido a rajatabla. Diez horas diarias presenciales, exámenes, talleres y clases prácticas que han servido para que en breve reciba su diploma como alumno aventajado.

Por ello, interrumpir sus clases por dos fiestas previas a Fitur suponía un corte en su vida académica que no se podía permitir.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon