Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bebe otra copita, Espe

Vanitatis Vanitatis 17/05/2016 Nacho Gay

Comenzó este lunes el programa de Bertín Osborne como siempre, con diez cañones apologéticos por banda y viento en prosa. Lo que le gusta al amigo un adjetivo, una guirnalda lingüística, un lametón de vaca… ¡Muuu!

Los espectadores sujetábamos la vela de este barco pirata, como de costumbre, porque las citas del latifundista y sus amigos 'premium' son eso, citas de enamorados. No he tenido la suerte de estar presente en ninguna, pero apuesto a que hay más mala baba en una quedada de princesas Disney que un programa de 'Mi casa es la tuya' (Telecinco).

A la gente este rollo parece que le gusta, porque en España está visto que somos de extremos. O todo o nada. Si, como decía Aristóteles, la virtud estuviera de veras en el término medio, puede que el entrevistador español perfecto solo pueda nacer de una relación amatoria del propio Bertín con Ana Pastor. Ahí dejo ese guante para quien lo quiera recoger.

Así fue la llegada de Esperanza Aguirre: en bici (Ver vídeo) © Proporcionado por Vanitatis Así fue la llegada de Esperanza Aguirre: en bici (Ver vídeo)

Pero hablemos de Espe.

Fue escuchar Ramón Sijé esa presentación sin mácula del personaje del día, esa oda 'en off' de un minuto y pico a la presidenta Aguirre, y al pobre, que a esa hora intempestiva estaba ya muerto, como hace más de ochenta años, se le calló el alma literalmente a los pies al temer que su elegía, la que le hizo su amigo Miguel Hernández, ya no sería una de las tres más famosas de la historia de la literatura española.

Efectivamente, el ranking de elegías (actualizado este martes por la RAE) queda ahora de la manera que sigue:

- Puesto número uno para el padre de Jorge Manrique.

- Puesto número dos para Ignacio Sánchez Mejías. By Lorca.

- Puesto tres, desplazando del podio a Sijé, para Esperanza Aguirre, por la elegía de un trovador llamado Bertín Osborne. Un autor del que sabemos aún bastante poco. Apenas que ha bebido de la fuente de otros maestros loadores como José Luis Moreno (Generación perdida del 98).

He oído decir muchas veces en estos últimos meses que gente que jamás daría una entrevista personal en televisión se la ha acabado concediendo a Osborne y que, por tanto, algo estará haciendo bien el otrora cantante de rancheras. Evidentemente, sí. Miren, a un servidor le escribe Bertín un texto de presentación como el que le hizo este lunes a Esperanza y a la entrevista posterior la tienen que poner dos rombos en el margen superior derecho de la pantalla.

Menos mal que este país es pequeño y nos conocemos todos, porque si no Bertín daría la vuelta cada lunes a una entrada de la enciclopedia Larousse. El 'rescribidor' de enciclopedias, le llamaban. El tío cabalga continuamente por la autopista del 20%, sí, pero esa carretera es claramente de peaje.

Las mejores imágenes de la entrevista a Esperanza Aguirre (Galería) © Proporcionado por Vanitatis Las mejores imágenes de la entrevista a Esperanza Aguirre (Galería)

Por suerte para Ramón Sijé, Esperanza está, visto lo visto, más viva que de costumbre. Una muerta desde luego no se mete entre pecho y espalda una botella de vino para el cuerpo en hora y media. Y este lunes pasó. Un rancho, un hombre artista, una mujer culta, una botella de vino… ¿'Los Puentes de Madison'? No, 'Granjero busca esposa'.

¿Y de qué hablaron? Pues ni idea, porque yo, he de ser sincero en este punto, a los diez minutos estaba más muerto que la madre de Bambi. Dicen que las entrevistas de Bertín sirven para conocer más a la gente. Y es verdad. Yo me conozco mucho más a mí mismo desde que emiten este programa, porque sé que me voy a dormir con toda seguridad antes de que termine. De vez en cuando, ya en la fase REM, me venía un tufillo como a arroz quemado. Creo que Espe estaba cocinando por primera vez en su vida. También escuchaba palabras sueltas. Podemos, Venezuela, Pablo Iglesias, Corea del Norte… Creo que eran los ingredientes de la paella.

Abrí el ojillo un poco antes de la medianoche, cuando ambos estaban ya como un piano. Volvían justo de publicidad y pude comprobar que el espacio estaba patrocinado por unas latillas en conserva. “Qué apropiado”, pensé.

Bertín Osborne y Esperanza Aguirre entre copa y copa © Proporcionado por Vanitatis Bertín Osborne y Esperanza Aguirre entre copa y copa

Allí estaban los dos, Bertín y Espe, comiendo arroz, bebiendo vino y hablando de corrupción. De corrupción… “Qué apropiado”, volví a pensar. Pero de lo suyo sin embargo no hablaron.

Amenazaron por el contrario con charlar sobre sexo. Y entonces todos pensamos: “Gracias, amigos, pero mejor incluso de corrupción”.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon